Por Tomás Del Val

@tomasdv55

Algo muy simple en lo teórico y laborioso en lo práctico se dilucida al hablar con Lalo Mir sobre su extensa y emblemática trayectoria en la radio: el verdadero enemigo es el conformismo.

En su visión, escaparle constantemente a la comodidad en su trabajo es una responsabilidad y un lujo que él se puede dar, y que todos deberían perseguir. Así, la decisión de dejar el histórico programa que condujo durante más de 11 años, tomarse un año sabático y luego volver a la radio con “Circo Súper Pop”, una propuesta artística totalmente distinta, en un lugar en que nunca había trabajado, es tan sólo una consecuencia de esa premisa. Aun así, incansable en su búsqueda, Lalo piensa que “debería salir aún más de la zona de confort”.

“Es más dificultoso, hay que trabajar más y en las épocas que corren no es lo que más sale”, explica el locutor que lideró programas esenciales de la radiofonía nacional como “Aquí, Radio Bangkok” o “Animal de radio”.

“En ‘Circo Súper Pop’ hay un trabajo conceptual de una ficción medio circense y todo eso obliga a laburar, a buscar, a investigar. Es lo que hago para no aburrirme. Las radios se volvieron una mesa con cuatro tipos hablando al pedo como si estuvieran sentados en su casa. Y la situación se resuelve llamando a dos ‘influencers’. Me parece poco serio. Quiero volver a la radio artesanal y de autor, como era, porque para eso me voy a cualquier mesa del café”.

La situación que él describe podría formar parte de lo que muchos llaman la “crisis de los medios”, pero Lalo prefiere marcar una distinción importante: “Para mí no es una crisis de los medios, sino económica. La radio en el fondo es una pyme, y como tal, está en el horno en Argentina. La economía se volvió algo muy violento. Te cambian constantemente las reglas del juego. Lo que les pasa a las personas que sacan un crédito para comprar su primer departamento y de la nada se dispara el dólar y se quedan sin nada, eso para mí es violencia”.

“Hace 50 años que no podemos parar la inflación. Todo el tiempo aparecen señores dando cátedra sobre cómo frenarla y no pueden hacer nada, me parecen unos payasos”, analiza Eduardo -su verdadero nombre- sobre la coyuntura actual de nuestro país, y agrega: “El primer problema que tenemos es la inflación. El resto del mundo ya no sabe lo que es, ya pasó. Y acá llego a otra pregunta: ¿no será que les conviene a los sectores concentrados? No tengo la respuesta. Tiendo a pensar que sí”. La certeza y la duda pesan lo mismo en Mir. Al fin y al cabo, Lalo no pretende tener todas las respuestas sino estar en su constante búsqueda.