Con las emociones a flor de piel está Juan Fuentes, ex cantante de Los Huayra, que acaba de editar "Es con mi voz", que no es solo su debut discográfico como solista, sino también en varias facetas artísticas que, según cuenta a DiarioShow.com, nunca había llevado a cabo.

Preparándose para sus próximos conciertos, entre ellos el que lo llevará a Buenos Aires para presentarse el 27 de noviembre en el Teatro Coliseo, Fuentes cuenta detalles de su primer álbum y sobre cómo tuvo que reinventarse en tiempos de pandemia.

"Todos los caminos se fueron allanando y después de todo lo que fue la pandemia, que la pude utilizar en algunas en algunos aspectos para bien", comienza diciendo sobre esta nueva etapa en su vida. Es que, tras 15 años con Los Huayra, grupo folclórico con el que alcanzó gran popularidad, decidió hacerse a un lado para expresarse de forma más personal. 

De esta forma nació "Es con mi voz". "Descubrimos junto con Andrés (Giménez, cantante de A.N.I.M.A.L y De La Tierra) y con Juan Blas (Caballero) un equipo de de composición muy lindo. También el hecho de poder encontrarme con la gente de Warner, todo se acomodó y por eso también podemos salir con este disco. Se dio se dio todo junto, salió el disco ese muy poquito, tiene una aceptación increíble".

Sobre los temas que componen el álbum, adelanta: "Las canciones son son muy lindas y el disco es como si fuera un una especie de autobiografía, cuento todo, canto canciones todas nuevas y y tiene un poco de todo lo que me gusta, así que, eh, tienen un par de sambas, tiene chacarera, otras con ritmos bien alegres también. Además hay poco de música un poquito más pop, que que también me gusta mucho".

Decidir irse de un grupo popular, con el que compartió tantas cosas, no fue tarea fácil para Juan, por lo que concibe eso como un acto de valentía: "Es dificilísimo porque el 90% de las cosas no las sabía hacer. Es muy difícil encarar un proyecto en algo donde estás solo y había distintas cosas que no las hacía con el grupo".

Por eso necesitó de la ayuda de gente en la que confiara: "El desafío estaba en armar un equipo, en buscar gente idónea, en todos los factores y en todos los puntos en los que yo no tenía conocimiento, y por ese lado también tuve una fortuna incalculable porque se sumó al equipo un montón de gente con muchos conocimientos, pero sobre todo con un montón de humildad y sobre todo también este con la generosidad para guiarme".

"No sé si era el mejor momento del grupo cuando me fui, para mí el mejor momento fue en 2012, o 2013 quizá. Fueron una etapa preciosa de mi vida, la más importante musicalmente hablando"

Sobre los motivos por los que se alejo de Los Huayra, revela: "No sé si era el mejor momento del grupo cuando me fui, para mí el mejor momento fue en 2012, o 2013 quizá. Fueron una etapa preciosa de mi vida, la más importante musicalmente hablando. Al grupo y a toda la gente que escuchaba el grupo le debo un montón, porque hoy en día, en cada cosa que hago tengo el cariño intacto de la gente que escuchaba los Huaira y y la verdad que eso es una bendición. El hecho de poder seguir contando no solamente con el aplauso sino con el apoyo".

Pero todo decantó de forma natural según él, y no le resultó dramático apartarse: "No fue una decisión difícil irme porque yo ya la tenía tomada hace como 5 años. La venía masticando desde hacía mucho y yo se lo había dicho a los chicos hacía mucho tiempo y pero solamente estaba esperando el momento justo. Yo creo que el momento justo era ahí, por una cuestión de edad, de gusto musical, por una un montón de cuestiones. Por mi edad es el momento ideal para empezar de nuevo".

También explica que la relación entre los integrantes ya estaba desgastada. "Eso también para mí fue lo más sano, elegir este viraje y y empezar solo, y dejar como un hermoso recuerdo eso 15 años".

Una vez que decidió comenzar como solista, las cosas no fueron fáciles, por lo que tuvo que improvisar sus próximos pasos: "Yo había empezado con mi carrera de solista hacía dos meses y se cortó justo ahí. Fue muy duro, eso sí, porque había metido todas las ilusiones e inversiones que podía hacer y todo para poder salir de nuevo y arrancar. De a poco fui transformando toda esa energía que me sobraba desde todos los fines de semana y en un momento hice una guitarreada para acompañar a la gente".

Los melones se fueron acomodando con el camión en marcha, y llegó un llamado especial. "Empezaron a aparecer todas estas situaciones de la mano de Andrés Giménez que fue el primero que me llamó y me propuso ser el productor del disco. Salieron las canciones, también aparecieron algunas en el estudio de Juan Blas Caballero, otras por zoom, que era más difícil. Pero fueron llegando solas las canciones y fue una una situación muy bonita de vivir".

Para cerrar, cuenta que el resultado final de "Es con mi voz" es responsabilidad de ellos dos: "Son canciones como más digeribles. Ahí está la mano de ellos. Porque yo soy muy folclórico soy un tipo que respira folclore, vivo de una manera folclórica. Me encanta el hecho de poder compartir ideas, todos los arreglos y todas estas cosas este para que se pueda hacer aún más bonito, más fino y más musical. Fue un periodo de aprendizaje enorme también en cuanto a lo vocal también. Estuve en un proceso de analizar las canciones y de interpretarlas de una manera muy especial".