Desde el amplio ventanal de su living, Pepe Sacristán (83) observa la postal de un clima que da cuenta de un frío casi glacial pero alejado, por estos días, de la tormenta de nieve que azotó España de manera intempestiva y particularmente, dura. 

Pepe saluda a DiarioShow.com y se mete de lleno en la conversación: "La Filomena (temporal) esta nos ha castigado de manera impiadosa y con unas complicaciones muy duras, por cierto. Además, luchando, por otra parte, contra este bichito siniestro (covid) y como decía nuestro gran amigo Fernando Fernán (Gómez) vamos durando".

Y, en este sentido, nos agrega: "Generalmente, en tiempo de crisis, con nevadas o coronavirus, suelo aprovechar para mirar hacia atrás y revisar algunas cosas de ese pasado. No con el riesgo de darme contra la pared pero sí porque soy memoria y me gusta saber de dónde vengo para tener conocimiento en dónde estoy y hacia dónde coño puedo llegar". Y esos momentos, traen para el actor y director más que la dicha, "una cierta cordialidad, un amigo habla de reinvindicar la palabra alegría, más que la palabra felicidad. Y ahí vamos recorriendo el camino".

Esos recuerdos retrotraen, precisamente, a sus años de la infancia en el humilde pueblo de Chinchón: "Es verdad, la infancia me ha marcado a mí el origen, saber de mis raíces y el panorama que me ha tocado vivir por esos años. Saber que la vida no es fácil y es necesario aprender y, en la medida de lo posible, poder sonreír. No perder para nada el sentido del humor. Una mirada sobre uno mismo y los demás, a través del humor, se convierte en una buena terapia".

-Esta emergencia sanitaria nos puso en jaque. Probablemente, la madre naturaleza nos esté dando una lección ¿no?

-La madre naturaleza, como no tiene término de comparación, no es buena ni mala, ni sabia ni imbécil; es lo que es y en ocasiones hay que enfrentarla porque nos aniquila. La madre naturaleza es tan cruel e hija de puta como cualquiera, no obstante, es cierto que algo estamos haciendo en contra de nuestra propia naturaleza. Hay una idea del progreso que transita el camino equivocado, en consecuencia, va a ser muy difícil emplear el mecanismo de corrección. Pero, la madre naturaleza es la que nos manda los terremotos, las nevadas, las pestes, no creo en una idea de justicia o advertencia de parte de esta señora, por lo tanto, ella nos manda lo que nos manda y nosotros debemos ser, eso sí, un poco más prevenidos".

-¿Cómo observas el comportamiento de las sociedades, en líneas generales, respecto de esta pandemia?

-Como siempre hay gente responsable e irresponsable y, en muchas oportunidades, con perfiles delictivos. Yo no quisiera estar en la piel de quienes, en estos momentos, tienen que tomar decisiones de orden público o sanitario. Está claro que todo el mundo anda dando bastonazos de ciego. En cuanto al comportamiento, en general, se dan circunstancias muy emotivas en el mundo de la sanidad y otros sectores. Es emocionante comprobar cómo el ser humano es capaz de gestos y actitudes maravillosas. Y también está lo más miserable que es el que trafica con las vacunas, entre otras calamidades. En todo comportamiento humano aparece esta diversidad de la capacidad que uno tiene de ser el doctor Jeckyll o Mr. Hyde.

En 2012 recibió su primer Goya por "El muerto y ser feliz".

-Viendo nuevamente aquellos dos filmes magistrales de Vittorio de Sica: "Ladrones de bicicleta" y "Humberto D", observamos que el drama para subsistir de los jubilados, continúa tan vigente como entonces.

-Precisamente, son dos obras maestras de un gran maestro, que informan sobre una situación que, lamentablemente, no ha cambiado. Y remontándonos unos cuantos años antes, ya don Miguel Cervantes, en el "Quijote", señalaba estos comportamientos. Creo que la historia de la humanidad algo corrige aunque no lo suficiente. Yo creo que la guerra está perdida porque creo que me voy a morir y la injusticia, el atropello, la maldad , la estupidez y la necedad van a estar ahí pero, tenemos que tener en cuenta, que hay que salir cada día a librar la batalla de la dignidad con alegría y con coraje y no dejarse amilanar, en la medida de lo posible, por supuesto, el que no tiene para comer la tendrá más complicada.

-¿Cómo se instalan, entonces, movimientos racistas, ultraconservadores y neonazis en la supuesta modernidad del mundo?

-Pues mira, si tenemos en cuenta que hay 72 millones de americanos que piensan que el bueno es Donald Trump, ya es un punto de referencia. Por otra parte, estaba hace unos días leyendo "El País" y me resultaba muy curioso el nombramiento del economista Mario Dragui (nuevo primer ministro italiano). Ya que después de Matteo Salvini (ex vicepresidente y Ministro del Interior de fuertes políticas de derecha) y del antisistema se vuelve a nombrar un banquero.

-Y hablando de fuertes políticas de ultra mercado y cero participación del Estado, dirigentes de ustedes y nosotros como José María Aznar y Mauricio Macri, ¿son las dos caras de una misma moneda?

-Lo terrible de todo esto es que tenemos que reconocer el fracaso de la izquierda. El fracaso de una política de verdad que haya dado crédito a una toma de postura. Hay que reparar que esta gente, tanto Aznar como Macri no es que llegaron al poder con una ametralladora. ¿Cuántos argentinos, españoles, suecos, polacos, franceses, británicos creen en la derecha como instrumento de acción política? Todo esto es consecuencia de la voluntad de unos cuantos. En España, concretamente, la izquierda (actual) a mí no me gusta un carajo, para qué te voy a contar. Nunca voy a estar en otro sitio pero tengo que admitir que estoy en una actitud bastante crítica.

Casi argentino

"Extraño muchísimo a vuestro país y amigos, y aquí, muy cerquita, tengo como vecino a mi amigo Oscar Martínez y a Marina, su mujer y los veo con cierta frecuencia. Y sigo atendiendo los problemas y dificultades que van atravesando porque los siento como míos y a mucha honra y con mucho orgullo, en la medida que me corresponda y me lo permitan ustedes, me siento como un argentino más", subrayó Pepe Sacristán.

Y de aquellos grandes recuerdos que anidan en los afectos del actor, figura, precisamente, su paso como conductor en Radio Rivadavia. Y fue con el ciclo "Delante de las narices" y que se llevo a cabo los lunes de junio y julio de 1991. La cortina musical pertenecía al tema "De vez en cuando la vida" y el fraseo inconfundible de Joan Manuel Serrat.

El actor y la industria actual

Parte de la última producción de Pepe Sacristán en materia de ficción televisiva, estuvo centrada en las miniseries "Velvet", "Tiempos de guerra" y "Altamar", producciones que subrayaron todo su caudal interpretativo y búsqueda permanente.

En "Altamar", una superproducción española para Netflix.

Lo consultamos a Pepe si las nuevas empresas multinacionales ( Netflix, Amazon) se constituyen en un necesario aporte de fuente de trabajo para un actor de cualquier latitud. "En cuanto a 'Altamar', ha sido una miniserie de (la productora) Bambú, española y que tuvo únicamente distribución de Netflix. Yo es la primera vez que trabajo para un filme en que, de alguna manera, ha tenido participación esa firma, siempre, lo hice con propuestas que son de cosecha propia. Ahora bien, me causaba mucha gracia, ya que en ocasión del estreno me señalaban que el mismo día ya se había dado en 109 países", expresó.

"Y a mí, realmente, qué coño me importa, ya que mi relación con la gente se da cuando salgo al escenario y lo tengo al público ahí muy cerquita. En cuanto a estas empresas y contestando tu pregunta, me parece a mí que se trata de fuentes de contratación y mi relación, tanto en 'Velvet', como en 'Tiempos de guerra', fueron, puntualmente, con productoras españolas", cerró enfáticamente el actor.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos