@Perez_daro

De la calurosa alfombra natural misionera, colorada y polvorienta, al gélido e impenetrable frío escandinavo. Dos mundos opuestos que se encuentran gracias al Chango Spasiuk, que en pocos meses editará "Hielo azul, tierra roja", nuevo disco que compuso junto a músicos noruegos. Chamamé cantado en lengua nórdica. "La idea es encontrar puntos de contacto en mundos que parece que no lo tienen. Estirando la mano para buscar y el otro también la estira porque desde su lugar también está en la misma", expresó en diálogo con DiarioShow.com el reconocido acordeonista. 

La charla se extendió hasta el viejo continente y bien alto en el hemisferio norte para ilustrar la diversidad musical que maneja el Chango, que está celebrando sus 30 años con la música. Sobre su propia historia, que tendrá festejo el sábado 25 de enero las 20 en el Patio de la Ciudad Cultural Konex con un show especial, exclama que "miro un poco para atrás pero no mucho. Tampoco es que soy un artista de éxitos. No tengo 15 hits para tocar y fans que vayan a escuchar solamente eso. La música que toco ahora es producto de 30 años de búsqueda. Agradezco haber caminado 30 años, y haber podido experimentar y aprender del oficio. Y poder tocar canciones de mi último disco, como algunas melodías que aprendí a tocar a los diez años". 

Chango Spasiuk en Misiones.
Desde su tierra colorada de Misiones, conquista el mundo.

Nacido y criado en el folclore, Spasiuk comenzó su carrera con gran repercusión, pero en un momento decidió romper con los límites que imponían los géneros a la hora de crear música. "Soy como un músico bastante atípico dentro del folclore porque por más que sea un circuito donde comencé, la temporada de festivales en los '90 cambió mucho y cada vez encontraba menos espacios, dejé de tocar en muchísimos lugares en los que era habitual que toque por los cambios estéticos de mi música", explicó sobre cómo se modifica la agenda según el sendero que uno transite. "De alguna manera se cierran algunas puertas y se abren otras. Uno acepta las cosas como son. No tiene tanto que ver con una cosa, son muchos elementos. Si realmente supiera por qué se cierran las puertas, manejaría mucho mejor la góndola. Tiene que ver con una búsqueda y que mi música fue cambiando abruptamente, desarrollando nuevos proyectos y coincidentemente sucedió que los años 90 fueron una etapa en el que cambiaron muchas cosas y que muchos espacios folclóricos fueron vaciados de contenido, de festivales de cultura nativa pasaron a ser espacios de entretenimiento. Por ahí no encajaba en esos lugares porque mi música iba en otra dirección. Me tocó ir desapareciendo en un circuito y empezar a aparecer en otros. No me voy a parar en víctima, como diciendo que soy un incomprendido, no tiene nada que ver con eso. La vida está llena de contrastes y hay que transitarlos".

"En los 90 cambiaron muchas cosas. Muchos espacios folclóricos fueron vaciados de contenido, de festivales de cultura nativa pasaron a ser espacios de entretenimiento. No encajaba en esos lugares porque mi música iba en otra dirección"

Pero hablando estrictamente de su música como lenguaje, aclaró que nunca tuvo conflicto ni con la tradición a la cual pertenece ni con la forma de hacer música o su propia identidad. "Mi único conflicto siempre fue tratar de sonar como yo quería sonar. Nunca pensé en qué tenía que cambiar de lenguaje para decir lo que quería decir. Nunca he tenido conflicto con lo que se podría llamar tradición ni con los compositores con los cuales aprendí. Probar un sonido, una formación, una determinada construcción estética y después darme cuenta que no era por ahí. Y volver y arrancar de nuevo. Esa era mi problemática. Una cosa es lo que te imaginás y otra la realidad, que no tiene ni siquiera que ver con la respuesta del público, tiene que ver con una sensación tuya de decir ‘es esto’, como prueba y error. Desarrollar un lenguaje y conocer de qué se trata un solo lenguaje te lleva la vida entera. Si te la pasás cambiando de lenguaje no profundizás en ninguno"

"Eso de que el artista trae un alimento para los demás que todo el mundo lo necesita y que uno lo tiene, es un error. El que trae ese elemento lo necesita tanto como el que lo consume, solo que hay dos roles diferentes. Pero uno está tan necesitado como el otro".

Resulta extraño que un artista popular se exprese más allá de la respuesta del público. Por ello, detalló que "cuando estás componiendo no pensás qué va a sentir la gente, sino que te acercás al misterio y haciendo lo mejor que podés con tus herramientas y por supuesto que eso que le pasa al público cuando te escucha es lo mismo o parecido a lo que me pasa a mí cuando toco. Eso de que el artista trae un alimento para los demás que todo el mundo lo necesita y que uno lo tiene, es un error. El que trae ese elemento lo necesita tanto como el que lo consume, solo que hay dos roles diferentes. Pero uno está tan necesitado como el otro".

Así como existen certezas, el equilibrio del mundo parece exigir incertidumbre, y las inseguridades del Chango Spasiuk pasan por diferentes lugares: "Uno no es Mozart, tiene que aprenderlo desde temprano. Es linda la inseguridad al terminar un disco o una canción, porque eso significa que te vaciaste. Si uno no se quedara vacío, todo lo demás que uno compondría después, lo haría con el residuo que se quedó. Arrancar de cero da un poco de vértigo. Pero de alguna manera misteriosa vuelve a aparecer algo. Lo he vivido. En la música no hay nada seguro, y no hablo de términos de mercado. Todo es un regalo que uno recibe. Uno cuando cree que está haciendo la peor música, quizás, sea la que mejor está funcionando, y cuando creés que estás haciendo la mejor, en el afuera no funciona. No se puede medir con la consideración de los demás lo que uno está diciendo. La primera edición de mi música es lo que me pasa a mí con esto que estoy creando"

Siendo acordeonista, y con un gran porcentaje de composiciones musicales a lo largo de su trayectoria discográfica, cualquiera podría caer en el prejuicio de una grieta entre las canciones cantadas y las que no tienen voz. Spasiuk, que se declara gran lector de libros de todo tipo, analizó: "Me gusta la música instrumental como la música cantada. La voz es un instrumento más. Celebro que esté, me gusta la voz del hombre y de la mujer, me gusta la poesía. Hay un momento en el que la poesía encuentra sincronicidad con una idea hecha melodía. Por eso no son dos cosas aisladas, van conectadas. Es un gran cuadro que se lee simultáneamente. No siempre se puede dar, tiene que ser una gran obra"

Chango Spasiuk en Buenos Aires.
Este año editará un disco con músicos noruegos.

En las últimas semanas se conoció un nuevo tema del rapero Eminem que tiene una parte de la melodía de un tema de Pescado Rabioso, lo que llamó la atención y el orgullo de los argentinos. Sobre eso, concluyendo la entrevista, advierte que "somos más influenciados por lo de afuera, de lo que influenciamos. (Luis Alberto) Spinetta es un gran artista de la música popular argentina y por qué no pensar que podría estar en las discotecas de otros artistas del mundo. Deberíamos acostumbrarnos a pensar que tenemos una historia que vale la pena compartirla en un mundo globalizado. Hay que estar convencidos que tenemos una cultura poderosa que vale la pena compartirla en otros contextos. No deberíamos pensar con una mente colonizada, sino con una mente convencida de que nuestra cultura es valiosa".

También hizo hincapié en cómo deberíamos actuar para intentar ser embajadores de nuestra cultura: "A la hora de mostrarnos al mundo quizás debamos entender que lo que escondemos al mundo es justamente lo que el mundo quiere oír. Deberíamos mostrar más a Sixto Palavecino cantando en quichua, a Coco Marola tocando sus composiciones. Nuestra diversa música popular es muy rica. Es ignorancia y desconocimiento no conocer en profundidad la belleza de nuestra cultura. Creemos que la conocemos pero hay mucho más. Estamos alienados y confundidos, y no podemos ver la dimensión que tienen nuestros universos sonoros".

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Maximiano.

La Iglesia recuerda hoy a San Maximiano

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos