Por @TomasDV55

EXCLUSIVO

Es actor y comediante, pero también músico. Tiene canciones propias, infantiles, y hoy compone música para su hija. Trabajó en la televisión argentina, en la ecuatoriana y en el cine. A tono con estos tiempos, hoy hace reír desde su cuenta de Instagram, donde lo siguen cientos de miles de personas.

A Pablo Granados se le torna imposible quedarse quieto y su ecléctica carrera le permitió despegarse del programa que le dio la popularidad en los ‘90, el histórico "VideoMatch". A pesar de su creciente éxito en las redes, Pablo volvió a las fuentes y se luce en "Peligro. Sin codificar", una rareza en la grilla televisiva, que aporta una inyección de diversión a los domingos de Telefe. "'Sin codificar' es el único nicho de humor que ha sobrevivido en la TV de aire; no hay otro programa de humor. Creo que los programas actuales, cuando tienen que armar un panel, tratan de meter a alguien que sea gracioso, depende del presupuesto que tengan, y hay gente que está muy capacitada para eso. Pero se lo usa más de relleno al humorista que valorando el género del humor", opina Granados, en diálogo con DiarioShow.com, sobre el espacio de la comedia en la pantalla chica."Hay poca apuesta de los productores. Tampoco hay directores de humor; después de Gerardo Sofovich no han quedado grandes directores del género", agregó.

No obstante, ese aire de nostalgia se esfuma cuando vuelve a hablar de su presente, en el programa que comparte con muchos ex compañeros y su hijo Migue, a quien ubica dentro de una camada de nuevos humoristas. "Migue no para. Está en un gran momento, y eso que la pasó muy mal con el fallecimiento de su madre. Yo en lo laboral no le puedo aconsejar nada porque lo lleva en la sangre, viene de una familia de televisión desde mi viejo", lo elogia.

Y es cierto que Granados hijo no para un segundo: es conductor de "Últimos cartuchos" en FM Blue; de allí sale corriendo para llegar a ESPN Redes; los fines de semana está en "Sin codificar", y además trabaja como influencer para distintas marcas, a través de sus redes sociales. Y aunque este es un medio de comunicación típico de las nuevas generaciones, papá Pablo no se queda atrás. "Hace algunos años que estoy pensando cómo volver a lo que hacía en Rosario, más artesanal. Sentí que en esta última época estaba bastante aburguesado, esperando siempre a que me contraten. Tenía que volver a autoproducirme, Instagram es una plataforma que encontré muy útil y la considero de las más importantes en las que trabajo".

Granados siente orgullo de su capacidad para adaptarse a los nuevos medios digitales y las propuestas que le llegan a través de ese ámbito son constantes y de todo tipo. "Yo intento hacer humor todos los días, y subir contenido a diario. Para mí la adaptación fue natural, y está buenísimo porque la gente compra lo que sos". La reflexión de Granados demuestra que el vínculo que tiene con la comedia, ya sea en las redes, la televisión, o en sus presentaciones con Pachu Peña, su compañero humorístico desde hace 25 años, excede el medio y persigue un fin mucho mayor: simplemente hacer reír.