@Rfilighera

Es un hombre que no le da tregua al descanso. Trabaja de sol a sol, todos los días, y hace poco sumó a sus actividades la segunda temporada de “Polémica en el bar”. Mauro Viale charló con DiarioShow.com y pasó revista a su mundo profesional y doméstico.

Me siento muy cómodo en “Polémica...”. Con Gerardo Sofovich se recorrían los temas de otra manera, como testimonio de esa época; ahora, Mariano Iúdica le da el soporte necesario para aggiornar historias, situaciones y personajes a los tiempos que corren”, disparó en el comienzo de la nota.

El equipo de "Polémica en el bar" 2018

En esa mesa, Mauro se “suelta”, y se permite humoradas como ponerse las gafas de sol en la frente. “Yo soy eso, lo que todo el mundo observa”, dice al respecto. “Lo de los anteojos no es ningún tic puesto a propósito. Siempre lo utilizo y no solamente en el programa. Todo es espontáneo”, agrega.

Sabido es que su hijo Jonatan Viale es un duro crítico del gobierno kirchnerista, en contraposición con su actitud, de mayor cercanía con la administración anterior. Pero en lo familiar, para Mauro no hay “grieta”: “Para nada. Aclaro que si bien no soy amigo de los Kirchner, tengo una mirada más contemplativa por su búsqueda de paliar algunas necesidades sociales. Además, por una cuestión de edad, yo he visto varios gobiernos conservadores y soy muy consciente de sus planes, sus políticas y metodologías. Jony, en cambio, es politólogo. Él lo que critica es la corrupción del gobierno anterior y allí apunta los dardos”.

Jonatan y Mauro Viale

También destacó orgulloso que “mi hijo llegó a América solito con su alma, sin la menor recomendación o padrinazgo. Ahí le enseñaron todo y los resultados están a la vista. Yo no tengo dudas, más allá del vínculo sanguíneo, es Messi en su actividad”.

Para Mauro, el rol de los padres es el mismo que el de los abuelos. Tiene 3 nietos, uno de Jonatan y dos de Ivana. “El amor incondicional es para mi el vehículo motor de esta geografía afectiva. Mis nietos ocupan un lugar preponderante en mi corazón, son como dioses. Los hijos de tus hijos forman parte de una sola unidad: los afectos”.

En cuanto a si se considera adicto al trabajo, contestó: “El periodismo me apasiona desde muy joven y aquí estamos. Hace 60 años que tengo esta vida y encajo plenamente. Por más que me ofrezcan mucha plata para hacer otra cosa, no le ofrecería el mismo nivel de esfuerzo”.

En relación a aquellas declaraciones de Cacho Castaña, otrora miembro de “Polémica...”, acerca del abuso sexual, destacó “bajo ningún punto de vista voy a disculpar sus conceptos poco afortunados. Pero es importante aclarar que Cacho es un típico representante de la mesa de café. Expresa ideas y conceptos sin mala intención. Es un muchacho de 75 años marcado por la sociedad de su época”.

A modo de reflexión sobre su oficio, concluye: “El periodismo de hoy, como otras actividades experimenta cambios sustanciales en todo sentido. La tecnología y los soportes virtuales modificaron las estrategias. No obstante, el 'abc' ha sido y es el aporte de la investigación, la búsqueda en la faz informativa. En los tiempos que corren, todos comentan, analizan y opinan pero, muy pocos, o casi nadie da una primicia. Mi hijo es una “rara avis” en este sentido y maneja la primicia con la misma dinámica que la información”.