Horacio Banegas entró a la redacción de Crónica con una guitarra en una mano y el estuche en la otra. "Es mi compañera. La tengo desde el año 90 y va conmigo a todos lados. Es impresionante", explicó el músico mientras le hacía mimos con una franela naranja. 

Oriundo de Santiago del Estero, Banegas no siente tanto la diferencia entre tocar en su tierra natal y en Buenos Aires, aunque aclara que "en el interior la gente es mucho más festiva, se manifiesta de una forma diferente".  

Pero lo que sí siente es la diferencia del público latino con el europeo: "En España, Bélgica, Inglaterra, Alemania y Holanda, nos recibían bien y con curiosidad por lo étnico. Allá sólo conocen el tango pero no el folklore. Era un ámbito serio y muy formal. No había la efusividad que hay acá". 

El folklorista, a puro ensayo (Instagram)

Banegas se presentará el 18 de mayo a las 20 horas en La Trastienda (Balcarce 460, Ciudad de Buenos Aires. "Estoy muy feliz por el show. Hice varias veces en el Teatro Flores, en Vorterix, siempre tocando en teatros del rock. Para mí "La Trastienda" fue el sitio perfecto para que la gente vaya y se siente, que esté cómoda. Estoy ansioso por el encuentro con el público", explicó. 

A Banegas lo acompañan sus hijos Cristian y Enzo en el escenario y él está muy orgulloso de ellos: "Es el mejor regalo que me dio la vida. El 'barba' me preparó para esta etapa. Mis hijos son grandes músicos, no son 'hijos de' para nada". 

Banegas junto a su hijo Cristian (Instagram)

Con palabra autorizada, el músico explicó cómo es el folklore en la actualidad: "Hay una idea equivocada de lo que es el folklore. Se lo ha vendido con botas, bombacha y 'Zamba de mi esperanza', eso era lo que a uno le imponían en el colegio. Mi banda es potente, eléctrica. Yo toco mi música, no hago temas de otros. Mis tres compañeros de la banda son jóvenes y nuestra música dio un giro de 180 grados. Hoy, la gente que quiere escuchar el folklore de las botas y la bombacha no sale a ver los espectáculos, es la gente joven la que viene. La mayoría de los grupos se ha tenido que adaptar a los nuevos tiempos. Tocamos lo que nos transmitieron a nosotros pero con un sonido nuevo y fresco".