@Pérez_daro 

Manuela Pal tiene un árbol genealógico que no la obligó pero sí naturalizó la profesión que hoy tiene de actriz. Por estos días participa del éxito teatral “Los Bonobos”, comedia protagonizada por Lizy Tagliani y gran elenco.

-Empezaste el año con un éxito
-La verdad que sí, primeros en la cartelera, y sería una pena que nos afecte todo lo que sucede (el coronavirus), pero primero está la salud, por supuesto. La gente se divierte, sale contenta, sorprendida y agradecida. En este año que también es difícil para todos, con la crisis, la gente nos elige.

-¿Cómo sentís que está el clima respecto de la profesión?
-Hay muy poco trabajo realmente. Antes había más posibilidades de elegir, ahora no. Los que laburamos somos siempre los mismos, esa es la realidad y los que van entrando son la nueva generación. Los que quieren entrar a mi edad a trabajar son muy pocos.

-¿A qué edad empezaste vos?
-A los ocho meses, en brazos de mi mamá. Todo comenzó porque se ve que extrañaba a mi madre y para que esté tranquila me pusieron como su hija a “actuar”.

Manuela Pal
Tres generaciones. Manuela con su madre, Graciela y su hija, que quiere ser artista de circo.

-¿Fue natural convertir en profesión eso que mamaste?
-Sin que suene feo, siento que nunca tuve otra opción. Siempre me gustó, nunca estuvo otra posibilidad en mi cabeza. Obviamente mi mamá me dio libertad para lo que yo quiera hacer, y seguramente mi mamá habría sido mucho más feliz si yo hubiera sido médica, porque sabía que era una profesión difícil.

-¿Fue más fácil o más difícil comenzar a trabajar como actriz por el apellido?
-Tuve acceso y conocimiento a castings, porque es lo que te sirve cuando conocés gente del medio, pero a los castings los hice todos, la remé. En mi generación no entraba nadie a ningún lado si no era por casting. Antes era distinto, mi mamá sí entró por ser la hija de mi abuelo, y después la remó.

-¿Nunca sentiste el peso del apellido?
-Nunca. Siempre sentí los brazos abiertos de mis compañeros porque tuve la suerte de tener una mamá muy querida en el medio. Me preparé, tenía un terreno ganado. Aprendí más acompañando a mi mamá que en mis clases de teatro.

Manuela Pal
Le encantan las villanas clásicas como Soraya Montenegro, de “María, la del barrio”.

-Siguiendo el árbol genealógico hacia arriba...
-Tengo una hija de cuatro años que es una payasa hermosa, tiene gracia natural, aunque a veces los chicos la pierden, así que no me quiero ilusio-nar. Ella dice que que quiere ser bailarina o artista de circo.

-¿Te gusta la etiqueta de villana a la hora de actuar?
-¡Me encanta hacerlo! Lo disfruto. Aprovecho para sacar cosas que tengo adentro. También me gusta la villana tradicional tipo Soraya Montenegro, de “María la del barrio”. La mala, mala que levanta la ceja. 

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos