@ccgauto

"Ser madre es considerar que es mucho más noble sonar narices y lavar pañales que terminar los estudios, triunfar en una carrera o mantenerse delgada", asegura la célebre frase de Isabel Allende, escritora chilena. Se puede estar o no de acuerdo, pero es innegable que la maternidad es un mundo incomprendido por quien no lo ha transitado, maravilloso para quienes lo conocen y a la vez un “título” que iguala a todas las mujeres del mundo en un punto esencial: lo más importante son los hijos. Sobre todo si fue deseado casi una vida, como fue el caso de Fernanda Callejón quien confiesa emocionarse día a día al contemplar la dulzura en los ojos de Giovanna.

Para conmemorar el “Día de la Madre” y hacerle honor a quienes luchan, sufren, aguantan las intempestades de la vida diaria en nombre del confort de sus hijos y son felices con simples abrazos, DiarioShow dialogó a corazón abierto con la actriz, quien no se cansa de asegurar que “en la vida, gana el que sabe esperar”. En su caso se quedó con el premio mayor.

“La mirada de la maternidad es muy especial para mí, primero porque luché muchísimo para ser mamá, finalmente porque lo logré. Es todo muy nuevo para mí. Hoy con Giovanna en mi vida, con dos años recién cumplidos, es un sueño permanente. El sueño de poder haber formado una familia preciosa, el sueño de poder tener a mi 'Gio' preciosa conmigo día a día. Ella es mi milagro. La deseé tanto, tanto, casi la mitad de mi vida. Para mi la maternidad es como si fuera un título de nobleza al cual le hago honor todos los días”, inició Callejón.

Luego de tres embarazos fallidos con los que la desazón se volvía más fuerte, finalmente el 14 de agosto de 2015, minutos después del mediodía, la actriz dio a luz a su primera hija y así, junto a su marido Ricky Diotto, alcanzaba el cielo con las manos. La pequeña pesó solo 2,770 kilos, pero traía con ella una incalculable cantidad de amor. “Ella superó mis expectativas, si bien tenía muchísimas desde que me enteré que estaba embarazada, imaginate no lo podía creer, hoy todavía no puedo creer que pude ser madre. Pero superó todo, tuve un embarazo maravilloso, un equipo médico maravilloso. Mi hija es maravillosa, es sana, es feliz, es preciosa. Y tengo un marido hermoso que me acompañó en todo momento. Ellos me convirtieron en esta mamá que soy y soy una madre muy feliz y plena”, expresó Callejón al mismo tiempo que confesó haberse convertido en una mamá “pulpo” para cubrir las necesidades de su hija.

“Ahora entiendo tanto a mi madre”, admitió y citó parte de un poema que describe todo eso en pocas palabras: “Mami es ese cohete tan rápido que va por casa disparado y que está en todas partes al mismo tiempo”.

 

My girls... ❤️

Una publicación compartida de Ricky Diotto (@rickydiotto) el

Claro que no es cosa simple. En este sentido, Callejón contó: “Soy la mamá que puedo y la que Giovanna me está enseñando a ser. Ella me está construyendo como mamá. Estoy feliz transitándolo. Es una tarea muy difícil porque es muchísima la responsabilidad pero sin dudas es la más maravillosa del mundo”.

Los expertos de la salud pueden debatir entre muchas cosas, pero donde no hay discusión es en lo primordial de la lactancia. No solo como fuente principal de alimentos sino también como vía para fortalecer el vínculo. Son muchas las complicaciones que pueden surgir durante este periodo y a muchas mujeres las vence la frustración. ¿Pero qué es darse por vencido? Callejón no lo sabe y relató “que contra todos los pronósticos la lactancia fue maravillosa. Gracias a mi puericultora pude darle hasta los 5 meses, después no pude por varios motivos. Por todos mis tratamientos, por la cesárea, me decían que no iba a tener leche y por suerte pude darle y fue lo más maravilloso que me pasó en toda la vida”.

Con tanta espera, la actriz no quiere perderse momentos con su hija y aunque crece rápido y le “genera nostalgia” disfruta hasta lo más mínimo. “Con 'Gio' comparto todo, absolutamente todo, y con mi marido porque somos un equipo. Como con ella, la baño, la peino, la llevo al colegio, juego, todo. Minuto a minuto. Estoy muy agradecida a la vida, a Dios, y un poco a mi madre que fue la guía para esta búsqueda tan eterna que finalmente llegó a mi vida. Ojalá yo pudiera ser al menos el uno por ciento de lo que fue ella conmigo y con mi hermana. ¡Feliz Día para todas esas mamás a las que admiro hace mucho tiempo, a las mamás que aman a sus hijos!”, concluyó conmovida.