@Rfilighera

Una etapa superadora en varios aspectos. Florencia Peña la vive a full y hace malabares entre el mundo doméstico, su nueva maternidad, el trabajo actoral y la militancia feminista.

Es un momento de mi vida muy alto, porque el nacimiento de Felipe me volvió a poner en un estado de conexión y conciencia importante. Por otro lado, mi profesión está muy afianzada, más allá de que guste o no lo que hago, pero hago lo que me gusta”, destacó a DiarioShow.com la actriz, en la antesala de una de las funciones de “Los vecinos de arriba”.

Flor, a solas con DiarioShow.com (Hernán Nersesian - Diario Crónica)

A lo que agregó: “Todo en mi vida tiene el desafío del esfuerzo, a mí nada me sale de taquito. Trabajo desde los 7 años y no es para nada fácil mantenerse en un medio como éste. Siempre todo lo que me sucedió es producto de mucho trabajo y de tener una madre que me enseñó la cultura de la disciplina. Ella fue bailarina clásica y me dejó un legado imponente en cuanto a perseverancia. Soy una laburante, y eso es lo que me hace ser una verdadera guerrera”.

"Los Vecinos de Arriba", la obra que protagoniza Flor Peña y Diego Peretti

Sobre la revelación de haber perdido un contrato por expresarse libremente, apunta que “ser una persona auténtica tiene sus costos y a mí me gusta pagarlos para no tener que aparentar un perfil de hipocresía lamentable. Es verdad, me cancelaron una publicidad de pañales por manifestarme a favor del aborto. No me importó y lo sigo manifestando ahora. Las mujeres tenemos la obligación de levantar la voz por las que no pueden”.

Debemos imponernos sobre este sistema de creer que las mujeres somos merecedoras de maltrato, desde lo físico hasta lo psicológico. Somos las que llevamos adelante la vida. Nos diversificamos entre el trabajo, los hijos y la casa. Yo, cuando pienso en el feminismo, no pienso en perder mi esencia, de coquetería, de sensualidad, no quiero perder nada de mi feminidad. Por lo que nosotras luchamos es por la igualdad de derechos. Para que el machismo no siga provocando muertes ni tampoco generaciones de mujeres criadas en el sometimiento”, sentencia Flor con vehemencia.

(Hernán Nersesian - Diario Crónica)

En relación con el tema del acoso sexual, tan corriente durante muchos años en todos los ámbitos, la actriz confesó: “A mí me sucedieron situaciones así. Lo pude manejar de manera especial porque tenía un carácter especial y bastante fuerte. En ese entonces, todo era algo ‘natural’. Ahora hay una toma de conciencia y las mujeres sienten que llegó el momento para gritar su verdad. Y esto es muy importante, porque la causa de una sola mujer es la causa de todas las mujeres”.

La relación de su hijo Tomás (14) con Juanita (15), la hija de Marcelo Tinelli, fue una grata sorpresa para el público seguidor de la farándula: “Nosotros, los padres, no somos dueños de nuestros hijos y lo importante es que él encuentre su camino y ahí estaré yo, sorprendiéndome junto a mi hijo. Por otra parte, es muy divertido tener a Marcelo como consuegro. Es una persona muy divertida y natural”.

Flor y su hijo mayor, Toto Otero, novio de Juanita Tinelli 
Marcelo y Flor, consuegros

Sobre su rol como Bety Olave, la madre de Rodrigo, en la inminente película sobre la vida del Potro, destacó que es un gran desafío: “Mi intención no es la copia, es encontrarle la carnadura humana a este personaje, poder recorrer su historia a través del corazón”.

Florencia también es mamá de Juan (9), y su reciente maternidad fruto de su relación con el empresario Ramiro Ponce de León, la ilumina. "La peleamos mucho, perdí varios embarazos y finalmente se dio de una manera natural. Volver a ser mamá me instaló en los años dorados. No tengo dudas de que estoy viviendo la mejor etapa de mi vida", finalizó Flor.