Por @rfilighera

El sol golpea fuerte y se hace sentir en toda la humanidad de los potenciales veraneantes. Las playas de Mardel se volvieron a constituir en una suerte de hormiguero humano, más allá que estemos transitando la tercera secuencia de pandemia: Ómicron, en esta oportunidad. Y las diferentes variantes de espectáculos y shows en la Ciudad Feliz se encuentran, nuevamente, en funcionamiento para ofrecer a su majestad, el público, toda la gama de posibilidades de protagonistas y rubros habidos y por haber.

Precisamente, Fátima Flórez es una de las atracciones de la presente temporada, ungida, hasta el momento, como uno de los líderes de taquilla con su puesta de “Fátima es camaleónica”, una producción musical en el que se dan cita sus emblemáticas creaciones. El histrionismo de la actriz, cantante, bailarina e imitadora no cesa un solo instante.

En la playa, mientras atendía un móvil televisivo, la gente la tuvo ahí cerquita y pudo disfrutar parte de sus venerables (e inefables) personajes. Todo un verdadero show entre sombrillas, público, equipos de mate y el mar, ahí nomás, como inmejorable postal ante aquel imprevisto esparcimiento. Más tarde, Fátima, en la pileta de la casa que habita junto con su esposo, el director y autor Norberto Marcos, charló con DiarioShow.com.

Atrás quedó la suspensión de su espectáculo por padecer esta nueva variante del covid, ya repuesta, y transitando como afirma una y otra vez ante nuestra presencia, “el mejor momento de mi carrera”.

Viví la experiencia del coronavirus de una manera amable. Fui asintomática y, en realidad, no tuve síntoma alguno. En consecuencia, me aislé y cumplí con los protocolos establecidos, los plazos y volvimos a retomar las funciones”, expresó de movida.

-Las responsabilidades individuales son prioritarias en esta etapa de la emergencia sanitaria. ¿Pensás lo mismo?

-Por supuesto. A cada persona que ingresa a la sala se le toma la temperatura y el uso del barbijo es obligatorio durante todo el espectáculo. En consecuencia, nosotros queremos cuidar al público y, nos estamos cuidando, nosotros, también, arriba del escenario.

-¿Esta creciente ola de contagios te generó alguna preocupación puntual sobre lo que podía suceder en la continuidad de la temporada?

-No, para nada, fijate que hemos trabajado en las otras temporadas acuciados por una pandemia mucho más seria que ahora y nos hemos desenvuelto muy bien. Dimos lugar, obviamente, a todos los cuidados que se deben tener en cuenta.

-¿Este nuevo espectáculo lleva tu particular impronta desde el comienzo hasta el final?

-La gente se sorprende de la variedad de personajes que se presentan en el escenario. Están mis clásicas creaciones y también se pueden apreciar a los nuevos. Por lo tanto, es una amalgama de valiosas épocas del show internacional. Están los históricos, como Cher, Madonna, Liza Minnelli y las actuales generaciones de cantantes. Traté, en lo posible, de que no quedará ninguna figura al margen.

-¿Qué disciplina especial empleás para estar, prácticamente, todo el tiempo en el escenario y cambiar, entre bambalinas, en segundos, la fi sonomía y el vestuario de los personajes?

-Ni yo lo puedo creer. Se trata de una gimnasia que me permite transformarme en otra persona y también en cuerpo, mente y alma mediante. No solamente debo mutarme en la cuestión física del personaje por abordar, sino también en su psicología y su voz. Las corridas son de cara al público, pero también detrás del telón. Todo se mueve de acuerdo con el mecanismo de una pieza de reloj. Y un paso mal dado puede generar una acción indeseada.

-En alguna medida, rendís tributo a la base fundacional del espectáculo argentino que estaba centrado en el antiguo y querido varieté...

-En realidad, nuestro objetivo ha sido transitar un conglomerado de rubros como el vodevil, la revista, el musical y el mismísimo varieté. Ahí creo que radica el interés que despierta en todas las generaciones de espectadores. Se sienten identificados con el show desde los abuelos hasta los nietos. Esto nos genera a nosotros una gratificación especial, porque somos conscientes de que estamos llevando a cabo una propuesta para toda la familia.

-Ahora bien, el ensayo, la preparación de cada uno de tus personajes debe llevarte un tiempo generoso...

-Es la columna vertebral. Además, soy una persona que no me tomo un día de descanso. Para mí no existen los feriados o los francos. Es que esta es la única manera de poder plasmar en un escenario este tipo de trabajo. El fruto de ese esfuerzo se traduce, lisa y llanamente, en los resultados. Puedo llegar con la labor cotidiana hasta las dos o tres de la mañana. Me nutro de cada uno de los protagonistas de la actualidad. Miro televisión y leo portales, diarios y revistas. Y para los videos de archivo recurro a Internet. No puedo dejar el menor detalle librado al azar. Lo que les pasa a los personajes y lo que le pasa a la Argentina me resulta decisivo a la hora de llevarlos al escenario. Estoy informada en el minuto a minuto. Si me duermo en los laureles, perdí. 

-¿Hay personajes que suelen ser más esquivos a la hora de realizarlos?

-Esto forma parte de una realidad de trabajo. Existen personajes más complicados y, como se dice vulgarmente, hay que buscarles la vuelta. No hay personajes fáciles. Hay que transpirar la camiseta para que un personaje salga finalmente y luego pueda brillar y ser aceptado por el público.

-Por lo que me decís, todo forma parte de una escuela en la vida y en la profesión...

-Totalmente. Yo vengo de estudiar baile y canto con Pepito Cibrián y actuación con Santiago Doria. Este tipo de escuela, en definitiva, uno después la va aplicando en la ruta cotidiana y nos sirve para enriquecer el grado de profesionalismo que debemos tener. Uno puede llegar a determinados objetivos, pero poder mantenerse en este negocio es una tarea ímproba. Es lo más difícil. Y en el espectáculo, como en otras actividades, tenemos que rendir prueba todos los días.

-¿El hecho de ser actriz te ayudó en la formación del show multigénero que abordaste posteriormente?

-Si no fuera actriz no habría podido transitar todo lo que vino después. La formación actoral derivó luego en la danza, el canto y el baile. Siempre aposté a esto y forma parte de las necesidades de un artista integral de todas las épocas, máxime en los tiempos que corren.

-Entonces, la actriz capacitada para abordar una ficción se encuentra, siempre, muy presente.

-Probablemente, haremos ficción más adelante y no descarto la posibilidad de producir mis propios emprendimientos en esta materia.

"Existen personajes más complicados y, como se dice vulgarmente, hay que buscarles la vuelta. No hay personajes fáciles"

-¿Quién fue tu referente fundamental para que decidieras encarar a la Fátima integral?

-Hubo muchos intérpretes y comediantes a lo largo y a lo ancho de toda la historia del espectáculo argentino. No obstante, estimo que Niní Marshall se encuentra en la cúspide de las grandes figuras. Fue alguien sublime y que dejó una huella imborrable. A nivel internacional, te puedo agregar la personalidad de Jim Carrey. Influyó en mi trabajo. Su aporte al humor creativo y gestual es de una importancia relevante. 

Fátima Florez: "Las mujeres logramos respeto"

La mujer actual, en todas las actividades profesionales, ha sido revalorizada. ¿Cómo analizás esta circunstancia?

-Se han dado pasos valiosos. Años atrás, lamentablemente, nosotras permitíamos cosas o naturalizábamos situaciones que, vistas hoy en día, nos agarramos la cabeza y decimos: “Cómo podíamos permitir eso. Felizmente, hemos evolucionado mucho como sociedad y las mujeres logramos tener el respeto y la consideración en cualquier área de la vida. En todo tipo de actividad".

-¿A vos te tocó ser partícipe o testigo de algunas de estas circunstancias que apuntas?

-Sí, por supuesto. Tené en cuenta que yo me inicié muy joven en el mundo del humor y las imitaciones. Se decía habitualmente que las mujeres no hacían reír o eran consideradas, únicamente, desde lo físico. Y una como recién empezaba solía bancarse todo este tipo de situaciones. Hoy en día, la cosa cambió. Ante un episodio de estas características se les dice: “Me cansé, no te banco más” y a continuación, se da el consabido y contundente portazo”.

Fátima Florez.
Fátima Florez.

"Fátima es camaleónica": humor y magia

"Fátima es camaleónica", el espectáculo protagonizado por Fátima Flórez, tiene además en su elenco como principal atracción al Mago Emanuel y el debut teatral del joven humorista e imitador Iván Ramírez.

Se le suma, por otra parte, la participación de músicos en vivo, cantantes y bailarines. De esta manera, Fátima despliega en su show un gran despliegue de escenografía, efectos especiales y luces. El nuevo show creado, escrito y dirigido por Norberto Marcos (esposo de Fátima) cuenta con dos funciones diarias en el teatro Roxy del Centro de Arte de Mar del Plata.