Por @Rfilighera

"Es una bendición, un verdadero milagro de Dios lo que me ha sucedido en la vida. Estuve al borde de la muerte, en estado vegetativo, y contra todo tipo de pronóstico, voy a ser mamá por segunda vez". En su casa ubicada en Nordelta (Tigre), que comparte junto a su esposo José Fortunato (empresario del gremio de la carne) y con su adorable criaturita Lupe, de un año y medio, Mariana de Melo atiende a DiarioShow.com y recorre, como testimonio personal, un relato que conmueve e impacta desde todo punto de vista.

Mariana y su familia esperan a Zoe

En efecto, próximo a cumplirse (22 de diciembre) 10 años del terrible accidente automovilístico que la mantuvo durante un tiempo en estado gravísimo, Mariana de Melo, milagrosamente, se recuperó.

Recordemos que el auto (Peugeot 206) en que viajaba Mariana (venía de realizar un show como cantante) chocó contra un camión-cosechadora que circulaba en sentido contrario (kilómetro 343, Ruta 5, a la altura de Pehuajó). El conductor del Peugeot murió y la modelo estaba ubicada en el asiento trasero, acompañada de su representante (con ligeras lesiones).

A Mariana, la sacaron entre los hierros retorcidos y la internaron en coma farmacológico con fracturas vertebrales, contusiones pulmonares, fractura de miembro superior izquierdo y edema cerebral. También debieron extirparle el bazo, órgano que se encuentra en el costado izquierdo, por arriba del estómago y debajo de las costillas. En consecuencia, el panorama era totalmente desolador.

Cuando se recuperó, le dijeron, exámenes médicos mediante: “Marianita, estás viva, es lo más importante, pero no vas a poder ser mamá biológica”. Sin embargo, como en un cuento de hadas, Mariana de Melo fue mamá de Lupe, hermosa criatura de apenas un año y medio. 

"Qué bella la vida -acotó entre sonrisas-, estaba en el fondo de la pileta, ni se me pasaba por la mente que iba a tener una familia. Sin embargo, conocí a mi esposo, me recuperé y nos propusimos realizar diversos tratamientos para intentar la posibilidad de ser padres".

En este sentido, acotó que "el proceso que seguimos se extendió durante más de cuatro años. Varias veces se habían dado primeros síntomas de embarazo, y luego no se confirmaba. Me generaba esto un enorme desaliento y otra vez, volver a empezar. El apoyo de mi marido José y mi obstetra fue fundamental. Seguíamos insistiendo pero no conseguíamos lo que buscábamos. Hasta que, con un gran control mental y espiritual, pudimos llegar a nuestro bello objetivo y Dios nos envió un angelito del cielo. A modo de humilde ejemplo, les digo a las futuras mamis que no bajen los brazos, que no se depriman y sigan insistiendo”.

Mariana y su hijita Lupe

La felicidad de Mariana de Melo se completa ahora con su actual embarazo (4 meses y medio), esta vez de manera natural. "Será nuevamente una nena y se llamará Zoe (nombre ancestral que significa “vida”).

Mariana nos dice que "Lupe es una niña súper dulce y encantadora y está un poquitín celosa por estos días. Pero se va a acostumbrar a este nuevo mundo familiar”.

"Lo que Dios nos traiga al mundo es motivo de bendiciones. Pero no tenemos dudas de que vamos a ir, más adelante, por nuestro varoncito”, lanza Mariana. Solamente para señalar: milagros realizados.