Por @perez_daro

Guillermo López, conocido por todos como "El Pelado", se transformó en una cara conocida y querida de la televisión argentina. Si bien se hizo famoso como notero de "CQC", en su tercera generación, ya cuenta con experiencia en radio, y en televisión encabezó un talk show, programas de entretenimientos y ciclos de entrevistas.

Consciente de su versatilidad, a pesar de haber concluido prontamente con "Las puertitas del Sr. López", que se emitía por América, ya tiene varios proyectos en marcha. "Hay que tener varios kioscos ahora, si no, no se puede subsistir. Está todo muy difícil, nada de lo que hagas en tele sabés cuánto va a durar. En los medios en general pasa. Por eso desde hace un tiempo trato de hacer varias cosas a la vez. Es la manera piola de estar tranquilo. Remar es parte del asunto, sobre todo estos últimos años".

Como hombre experimentado en la pantalla chica, reflexiona sobre la actualidad televisiva: "Está rara, hay demasiada pelea, gente que tiene una gran trayectoria queda sin trabajo, y otra gente que tiene dos tweets polémicos y un escándalo cree tener una carrera. Sería bueno que se reacomode el asunto. No me gusta dar nombres, porque tenés varios así, pero me parece que estaría bueno recuperar programas para entrevistas, charlas, y que no todo sea pelea. Está bien que haya lugar para la pelea y el chimento, pero también otro tipo de contenido. ‘Las puertitas...’ era un espacio muy lindo, los que venían la pasaban muy bien, el objetivo del programa era que la gente se divirtiera viendo a sus figuras favoritas pasándola bien, y no como suele suceder".

López acaba de comenzar una web con la gente de La 100 en la que sube contenidos digitales. Es el primer proyecto audiovisual tras el cierre de "Las puertitas del Sr. López", que estuvo al aire por tres meses. Si bien el tiempo parece corto para un ciclo, el conductor declara que "no lo siento como una decepción, porque el contrato era por trece capítulos. Podría haber seguido pero no se pudo. Mejor poco y bueno, que estirar algo y terminar haciendo algo que no te convence. El tema es que, siendo la cara, quizá me meto mucha presión, porque sabés que hay mucha gente laburando detrás tuyo, querés que todo esté bien para que haya más laburo para todos".

Entre sus referentes, Guillermo cuenta a Mario Pergolini, a pesar de que haya dejado la televisión; Badía es un gran ejemplo por amistad y profesionalismo, al igual que Jorge Guinzburg, y Marcelo Tinelli por su capacidad de improvisación. Además, recuerda a Nico Repetto, porque "es una suerte que haya vuelto. Se habló de él por lo del pasamontañas, pero para mí está bien, le quiso dar un toque original a la entrevista. Acá, si se pone el pasamontañas van a hablar porque se lo pone; si no, es porque no se animó. La gente está con muchas ganas de pelear. Supongo que tuvo la intención de generar un impacto y a lo mejor no le salió bien. Es un recurso de un conductor para que dentro de su programa haya algo original, y tener rebote en las redes sociales".

En ese caso, la pregunta obvia es: ¿todo vale como recurso? "No, todo no. Yo, como conductor, hay ciertos temas que no voy a tocar. Pero queda en cada uno poner sus límites, para otro quizá todo valga. Me ha pasado de tener de invitada a Eugenia Tobal en el momento en el que se había separado de Nicolás Cabré; después él empezó una relación con la China Suárez. Los tres vinieron a mi programa y con ninguno hablé del tema, porque todo pasó por otro lado. Es una decisión que tomo, y quizá tenga que ver con que no tengo la exigencia, pero hacer pasar un mal rato a gente que te da su tiempo, no lo veo como muy bueno".