@perez_daro

Siempre introvertido, Nicolás Cabré se presta al diálogo con la prensa con recelo, acercándose de a poco. A punto de estrenar “Mi hermano es un clon” -este lunes- ficción de Pol-ka que lo tiene como protagonista, el actor charló con DiarioShow.com y se animó a cruzar un poco el umbral de la intimidad que tan seriamente resguarda. Para encarar este proyecto en televisión, Nicolás dejó “Sugar”, obra musical en la que se destacaba junto a un gran elenco.

Al respecto, declara que “a veces son decisiones que se tienen que tomar. Ya había probado el año anterior hacer las dos cosas: obra y ficción y era un esfuerzo que no podía repetir. Tenés que decidir por uno u otro. También hay planes para hacer una obra para el año que viene, así que era el momento de descansar un poco del teatro para después volver. Estoy contento con ‘Sugar’”.

Ya metido en el tema de esta nueva historia en la pantalla chica, en la que Cabré interpreta a dos personajes que, como el título lo indica, son idénticos porque uno es clon del otro, el actor expresa que “es una cosa nueva para mí porque nunca había hecho dos personajes. Es un desafío que descubrimos bien cómo hacerlo mientras lo grabamos. No es un programa fácil de hacer, no estamos acostumbrados a ciertos cambios. Hacer dos personajes es hacer el trabajo de dos personas, te lleva un tiempo y un desgaste. Cuando toqueteás a uno estás toqueteando al otro, por esta cosa de buscar similitudes y ser desparejos al mismo tiempo. Muchas cosas que hablamos, cuando las llevamos al personaje a lo mejor nos dábamos cuenta de que tal vez era pasado. También el grupo de trabajo ayuda, hay algunos compañeros que conozco hace mucho y otros que me van sorprendiendo, como Flor (Vigna), con quien nunca había trabajado. Ellos son el empujón que necesito cuando a las tres de la tarde me manco y digo ‘pará, no sé quién soy’”.

La suya es una profesión inestable, pero Cabré cuenta que “aparecen cosas todo el tiempo, no quiero ponerles el mote de ´mágico´, pero alguien ve en uno cosas que uno ni siquiera se imagina, por eso salen estas propuestas diversas. Pero no podría decir por qué me eligen. Estoy feliz de lo que me toca hacer, de las cosas que elijo. En un país en donde las cosas están complicadas, poder decir que vivís de lo que te gusta es ser un privilegiado”. Cuando la pregunta está dirigida a su visión sobre el medio, explica: “Yo no tengo idea de nada relacionado con la industria, no hago estudios de mercado, pero creo que los tiempos van cambiando, se van sumando un montón de cosas que suplantan otras. En la TV es un momento difícil para hacer ficciones”.