@Rfilighera

Vive, en la intimidad de su casa ubicada en el barrio de Constitución, momentos apacibles relacionados con sus grandes pasiones: ver mucho cine y series y leer -además de todos los diarios, algo necesario para sus clásicos monólogos- aquellos libros que hayan quedado pendientes en su atiborrada biblioteca. En consecuencia, este aislamiento obligatorio se erige para Enrique Pinti -acompañado de Roberto, su sobrino, y una asistente que se encarga de las tareas domésticas- en una circunstancia que aúna los placeres y su actividad profesional.

"En realidad no me aburro para nada; en este sentido, cuento con una colección muy importante de los clásicos VHS, ya que tengo la videocasetera en perfecto estado, y a esto le sumo mi colección de DVD. Además, aprovecho la mayoría de las ficciones que se exhiben en las diferentes plataformas de streaming. Entonces, mi grado de aislamiento no es problemático ni me genera incomodidad, tengo que admitirlo", destacó el artista en el comienzo de la charla con DiarioShow.com.

Y agregó: "Este panorama no cambió en absoluto mi agenda cotidiana de los últimos años, ya que cuando tenía funciones transitaba mi vida yendo de casa al teatro y del teatro a casa. Inclusive, ya desde diciembre pasado había dejado de ir a los restaurantes después de la función, porque me encontraba ya bastante cansado".

Enrique Pinti: “Por suerte, contamos con un presidente como Alberto Fernández, muy equilibrado y que priorizó la salud ante la circunstancia económica”

A corazón abierto.
A corazón abierto.

Enrique cuenta que, al ser una persona con problemas de diabetes y dificultad en sus piernas, así como también en el nervio ciático, "me veo obligado a ultimar ciertos cuidados, no extremos ni graves, pero cuidados al fin. Además, uno se considera un privilegiado en relación con aquellas personas que están en situaciones mucho más complejas, como no tener una casa confortable, que no tengan a nadie que los cuide o que se encuentren en un geriátrico, por ejemplo. Mi cuadro de situación, en este sentido, es todo lo contrario".

En relación, precisamente, con el inevitable tema del coronavirus, Pinti comentó: "Esta pandemia comenzó siendo una situación que provenía de la clase media alta, ya que el único factor de riesgo en cuanto a contagio estaba circunscripto a la gente que había viajado al exterior. Y yo, desde el vamos, empecé a tener mis serias dudas y a temer que cuando empezara a circular este virus, más allá del comienzo que tuvieron que ver con los viajes en avión, íbamos a estar complicados. Como detalle: la Villa 31, ubicada en el medio de la Recoleta, es un verdadero volcán en erupción. Cuando iba a Aeroparque, a través de la autopista Illia, podía ver una multitud impregnada de miseria, de falta de cloacas, de carencia de agua potable en pleno centro de la Capital, en un país como la Argentina; no hay que ser muy ducho para darse cuenta de que cualquier epidemia se iba a convertir en una verdadera caldera a punto de estallar".

Enrique Pinti: “La Villa 31 es un volcán en erupción, impregnada de miseria, falta de cloacas, de agua potable. Cualquier epidemia iba a ser un desastre”

Una y otra vez Pinti volvió con esta preocupación: "Fue lo primero que pensé, en las villas de emergencia; acá en Capital y las que están en el gran Buenos Aires; y a su vez pensé también en los geriátricos, porque cuando entraran los bichitos en estos lugares, y así sucedió, iban a caer los viejos por efecto dominó. Además, la cultura occidental ha sido, de manera sistemática, indiferente a los problemas sociales y no les ha dado bola; entonces esto que nos pasa a nosotros y también en otros lugares del mundo se debe, exclusivamente, a la inercia de los gobiernos por no solucionar a tiempo este cuadro de situación".

LA POSTGUERRA EUROPEA, UN POROTO

"NUNCA SE DIO UNA SITUACIÓN QUE PUDIERA MATAR A LA ACTIVIDAD ARTÍSTICA"

En función de comparaciones, le consultamos a Enrique Pinti si esta debacle que estamos viviendo en la actualidad encuentra algún tipo de símil con lo que se vivió en la segunda postguerra mundial. Y nos contestó: "No, en absoluto, las pérdidas, más allá de las vidas humanas, fueron materiales, edificios destruidos que tuvieron que ser construidos nuevamente. No quedó ningún virus o el riesgo inminente que se reflote por el sólo hecho de estornudar. Acá hubo dos importantes fiebres: la amarilla en 1875 -pero no había ni cines ni teatros y no existen registros vivenciales de los hechos- y la otra pandemia fue en 1918, hace ya también muchísimo tiempo. Pero lo que estamos experimentando ahora nunca sucedió".

"A modo de ejemplo, en la época de la guerra, en pleno Londres bombardeado, existía un teatro que daba funciones: el Variety, una sala dedicada al mundo del género revisteril donde la premisa marcaba que había funciones todos los días. Cuando venía el aviso de bombardeo, se apagaban todas las luces y la gente se refugiaba debajo de las butacas, esperando que pasara. Nunca se dio una situación como la de esta pandemia que, entre otros factores, pudiera matar de esta manera la actividad del espectáculo", agregó.

Enrique Pinti
Su obra récord, "Salsa Criolla", atravesó todos los momentos históricos argentinos y se convirtió en un hito del teatro.

LA ARGENTINA INEXPLICABLE

En la misma línea, el artista puntualizó: "Un país como la Argentina, que cuenta con los suficientes recursos naturales y, a su vez, con una población medianamente escasa, puede darles de comer a todos sus habitantes, sobre todo, en estos tiempos especiales. Tampoco debería estar, por otra parte, el descuido de los hospitales y de la educación. Cuando la situación es relativamente normal, sin sobresaltos, esta situación no se observa, pero cuando se genera una pandemia se ponen en evidencia las carencias que tenemos".

Ante la gravedad de estos hechos, Pinti subrayó que "nosotros, por suerte, contamos con un presidente de las características de Alberto Fernández, muy equilibrado y que priorizó la salud ante la circunstancia económica; situación inversa que se ha dado en otros países con lamentables resultados".

Y continuó: "Evidentemente, Estados Unidos e Italia fueron indiferentes; como tienen mayor desarrollo financiero, han puesto el argumento de que son el Primer Mundo y no iban a ser damnificados en nada. Se equivocaron de raíz. Nosotros, en tanto, como vivimos en una crisis congénita de la que cuesta salir y hemos atravesado esta problemática en los 90 y en el 2001, no les exigimos a los gobiernos que se ocupen como corresponde de los hospitales, los insumos y los médicos. Acá hay que tener en cuenta que tanto la salud como la educación son derechos públicos establecidos a partir de la Constitución de 1853 y después refrendados en 1949 y en todos los dogmas constitucionales".

Enrique agregó en modo comparativo: "En Estados Unidos, si no podés pagarte la salud y la educación, te podés ir bien a la mierda; en Europa, en cambio, tenés una medicina socializada, no así la educación; por esta circunstancia, seguramente, vienen a nuestro país tantos venezolanos, cubanos y colombianos, debido a que en sus respectivos países deben romperse el culo para realizar la carrera universitaria; en cambio, en nuestro país es gratuito. Gracias a nuestros próceres, que fueron visionarios y afirmaron en 1820 y, luego, sucesivamente, que estas cosas debían ser administradas por el Estado, fueron y son nuestras, aunque en los últimos 50 años han sido descuidadas de manera muy peligrosa".

PRODUCTORAS EN CUARENTENA

"LA CRISIS EN POL-KA ES ALGO CATASTRÓFICO"

Sobre la situación que viven las productoras de ficción, Enrique Pinti analizó: "Esta pandemia nos cayó como un rayo fulminante. Ya de por sí la ficción televisiva antes de esta emergencia se encontraba en un estado de plena crisis; salvo Pol-ka o Underground, no existía registro de otras productoras en actividad. Inevitablemente, hemos vivido como una especie de bombardeo que destruyó estos edificios y ahora no queda ninguno en pie. Me parece algo catastrófico, porque tanto Pol-ka como Underground, aparte de darles trabajo a los actores, crearon una parte importante de la ficción argentina con ciclos inolvidables y de gran éxito comercial y artístico".

El actor agregó: "Es un momento de luto. Es demasiada agresión la que produjo esta pandemia terrible en una industria donde la ficción necesita, invariablemente, el contacto. ¿Cómo podemos hacer, entonces, una ficción con actores envueltos en plástico? De entrada, ya artísticamente, no podemos proyectar nada al respecto hasta que no desaparezca esta pandemia, porque cualquier intento va a resultar infructuoso. Y esta no es una industria, precisamente, que puede cerrar todo y diga bueno, cuando finalice esta emergencia volvemos a abrir las persianas. Todo esto genera, en definitiva, una deuda ultramillonaria sin quebrar".

Enrique Pinti
Enrique Pinti y su mirada sobre la actualidad. (Nahuel Ventura/Crónica)

EL FUTURO INMEDIATO

Respecto de la tan ansiada reanudación de la actividad teatral, el artista aventuró: "Es probable que a partir de la temporada de verano podamos volver a trabajar. Esto no va a ser automático, de un momento para otro. Y comenzar con un espectáculo nuevo exigirá conocer los tiempos de inicio y así preparar los ensayos y, luego, disponer el alquiler de la sala. Un espectáculo de monólogo se tornará más fácil de emplazar, pero una obra de repertorio será algo mucho más complejo, ya que habrá que conseguir el elenco y, sobre todo, los derechos de esa pieza. Además, los primeros meses va a ser necesario continuar con ciertos protocolos, como la disposición de la distancia en la platea, debido a que todos nosotros vamos a tener aún esa sensación extraña e intimidante de la posible presencia del virus".

"Esto es terrible, porque sabemos cuándo empezó pero no sabemos cuándo va a terminar, y esta espera te desespera un poquito", lamentó el actor, y contó que sus últimas temporadas junto con Carlos Rottemberg no fueron buenas, ya que nunca logró llenar el teatro y, por ende, el productor "no ganó un mango".

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos