@perez_daro

Si bien la península ibérica lo tiene como invitado cada vez más tiempo, Eduardo Blanco se esfuerza en explicar que está “momentáneamente” viviendo en España. “Mi casa sigue estando en Buenos Aires”, dice, obviamente porque la distancia es desarraigo, y él no quiere sentirse tan lejos, o al menos convencerse de que su paseo por el Viejo Continente, lo traerá nuevamente a su tierra natal. El actor se encuentra en Madrid filmando la segunda temporada de “Alta mar”, nueva serie de Netflix, pero el motivo por el que llegó a la Madre Patria fue una obra de teatro, “El precio”, en la que participó hasta hace poco tiempo.

Pero por desgracia, a Blanco lo veremos desde lejos un largo rato, porque en poco tiempo volverá a las tablas para presentar allí “Parque Lezama”, el éxito que hizo junto a Luis Brandoni en nuestro país. Del otro lado del teléfono, a un océano de distancia, está Eduardo, que charla con DiarioShow sobre sus proyectos y sobre su nueva película, “Cuando dejes de quererme”, también rodada y ambientada en España. “Parece que este país me llama todo el tiempo”, bromea Blanco desde el inicio sobre la coincidencia de país en todos sus aspectos. De todas formas, recuerda que esta relación viene desde hace mucho.

Es el capitán en "Alta mar". 

“Es cierto que Netflix es una plataforma que rebota y mucho, pero yo desde ‘El hijo de la novia’, en 2001, he venido con cierta frecuencia a trabajar a España. Participé de algunas películas, me invitaron a otras que no pude estar, me ofrecieron hacer teatro pero era mucho tiempo que tenía que estar acá, y 'Vientos de agua' fue otra producción que se filmaba en Buenos Aires y aquí".

En el cine

En el filme, Eduardo personifica a un padrastro que ayuda a su hija a encontrar pistas sobre la extraña muerte de su padre biológico. Haciendo un paralelismo con su vida real, otra vez aparecen las casualidades, pues su hijo vive en España hace dos años. Como en el largometraje el arco narrativo de su personaje muestra temores por lo que le pueda pasar a su hija del corazón, en la charla aparece el tema de esos temores de padre: “Los miedos a veces te hacen accionar con errores. Y el miedo relacionado al amor, mucho peor. Tengo un único hijo. Existen los miedos toda la vida para el padre aunque ya sea grande y tenga su vida. El último año que vivió en Buenos Aires, a mi hijo lo golpearon brutalmente para robarle la mochila. Me asusté mucho, y fui en su auxilio. Un mes y medio después me hicieron un secuestro virtual a mí. No me sacaron nada porque no tengo nada en mi casa, pero si hubiese tenido, me hubiesen sacado todo”.

España querida

Por esas experiencias aterradoras, y teniendo trabajo asegurado en Europa, cualquiera podría pensar en mudarse para vivir una vida más tranquila. Eduardo comenta que “nunca pensé en irme del país, por ahora. Pero no estamos viviendo bien hace muchos años”. Según él, el tema de la inseguridad y tantos otros urgentes con los que debemos lidiar tienen que ver con nuestra forma de ser: “En algún momento, cuando nos avivemos que para vivir mejor no tenemos que pelearlos entre nosotros, capaz que mejoramos. Con cualquier tema que toques, uno piensa blanco y el otro negro, y no se ve la paleta de colores. Nadie tiene la verdad absoluta de nada y yo creo que hay que volver a construir un contrato social. Y para eso hay que escuchar todas las voces, porque sino es muy difícil construir con aquellos que piensan diferente”.

El artista explica que, más que como modelo o referente, él sólo describe lo que ve “como alguien que forma parte de la sociedad, un ciudadano preocupado por lo que pasa en el país, no respondo partidariamente. Quiero a mi país y me gustaría que estemos mejor. Debemos poner un freno para cambiar lo que venimos haciendo ya que involucionamos en muchísimos temas”.

Para poner un ejemplo de esa construcción que debe derribar la mezquindad, exclama que “la corrupción existe en todos lados. Cuando vos tenés la oficina anti corrupción durante el kirchnerismo a cargo de la mujer de De Vido y en el macrismo a cargo de Laura Alonso, uno dice muchachos, nos están jodiendo? Alguna vez tenemos que pedir que no jodan más, porque nos damos cuenta”.

Ver más productos

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Me gusta la guita y la necesito

Me gusta la guita y la necesito

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Que las clases empiecen en casa

Que las clases empiecen en casa

Ver más productos