@Rfilighera

Sonata otoñal. El singular encanto de una mujer que se renueva y apuesta a los mejores años de su vida. Adriana Salgueiro con sus “jóvenes” 60 abriles no cesa en su actividad ni tampoco desatiende su mágico mundo privado. Televisión por cable, radio y teatro jalonan la actualidad de una intérprete en permanente búsqueda.

En días debutará en Mar del Plata con la comedia “Qué le digo a mi mujer”, de los autores argentinos Sergio Marcos y Martín Peña. “Se trata de una propuesta muy divertida, fina, sensible y con una vuelta de tuerca que realmente le pone un marco muy atractivo a la historia”, advierte Adriana para agregar que “acabo de cumplir 45 años con la profesión y he tenido la suerte de pasar por diferentes rubros, por el éxito y también por el fracaso. Conozco bien las características de la actividad y siempre he tratado de extraer la mejor experiencia”, contó en charla con DiarioShow.com.

"Mi vida no es el trabajo únicamente", afirma Salgueiro.  

No obstante, la artista aduce que “más allá de todo, hay una cosa que la tengo muy clara. Y está referida a que mi vida no es el trabajo únicamente. Ambas cosas están muy bien diferenciadas. Y no las mezclo. El estado de ánimo particular del momento no tiene que interferir en ninguno de los dos terrenos. Nunca me llevo los personajes a casa ni las preocupaciones al escenario. Esto es fundamental”.

Una vida rica en experiencias

Adriana Salgueiro fue Miss Argentina en 1976 y participó en una competición mundial de belleza en Inglaterra. “Era muy joven, es probable que no fuera muy consciente de todo eso, sin embargo, con el paso del tiempo lo valoré como una suerte de trabajo de embajadora de mi país”, evoca la actriz.

En otro momento de la charla, Salgueiro destaca que “mantenerte vigente en un medio que te exige estar siempre delgada, en permanente estado de juventud, bella y encantadora, se torna una exigencia totalmente alejada de cualquier contexto real. Sin embargo, no bajamos los brazos nunca y no nos dejamos llevar por este tipo de cosas, que tan mal le hacen a cualquier mortal”.

"La maternidad no es una deuda pendiente para mí"

No tiene dudas en afirmar que “la mujer se está emparejando mucho con el hombre, no es algo de ahora, son circunstancias propias del devenir del tiempo y se afianzan, en este sentido, responsabilidades comunes de ambas partes”.

Salgueiro, una diosa vigente. 

En cuanto al universo de su rutina cotidiana, Adriana confiesa que “siempre me ha gustado la cocina y estos temas los heredé desde muy joven de mi mamá. Sin embargo, en casa, mi marido es un chef de primer nivel y prepara algunos platos que son de una exquisitez absoluta, ahí es cuando yo elijo dar un paso al costado”.

Adriana Salgueiro y Alejandro Arellano, su esposo.   

En este sentido, la figura expresa que “me considero una persona independiente, lo he sido toda mi vida y no he dependido de nadie. Uno de mis fuertes precisamente es encargarme de los arreglos de la casa, sobre todo aquello referido a la electricidad. Me defiendo y lo hago bastante bien”.

Luego, la consultamos sobre si es una deuda pendiente la maternidad. Adriana Salgueiro responde en estos términos: “Soy una persona feliz y la vida me ha gratificado de esta manera. No es una cuenta pendiente, Dios me ha bendecido con lo que poseo, y todo tiene su razón de ser en el universo. Estoy muy contenta, no me puedo quejar”.