@Rfilighera

La mujer hiperquinética, la artista que se multiplica en sus espectáculos y que se transforma en la voz, cuerpo y alma de las grandes figuras locales e internacionales, realizó, liderando la taquilla, su espectáculo "Fátima es mágica" en Mar del Plata y ahora lleva a cabo, junto a Norberto Marcos, su esposo, productor y director de sus emprendimientos, la cuarentena por el coronavirus.

Fátima Florez le comentó a DiarioShow.com cómo transcurren e impactan en su vida los tiempos de aislamiento social que recorre la sociedad argentina en todo su conjunto. "Vivo estos días con resignación, aceptando lo que no podemos cambiar por ahora. Luego, con paciencia y responsabilidad sin movernos de casa y haciendo caso a lo que ordenan las autoridades, pero también con optimismo porque todo pronto pasará y si somos inteligentes, sabremos aprender de la naturaleza, la tierra y las leyes del universo", analizó la actriz.

En relación a cómo ha organizado su vida doméstica, detalló: "No paro. Busco estar siempre ocupada. Produciendo humor para acompañar este feo momento en las redes sociales. Haciendo gimnasia para cuidar el cuerpo; leyendo, mirando series, cocinando y limpiando la casa y aprovechando esta oportunidad de estar juntos con Norberto tratando de que todo sea lo más ameno posible". Ante otra consulta, Fátima confirmó que "continúo ensayando personajes y momentos de mi último espectáculo, ya que estaba por presentar mi primer show internacional en el teatro Flamingo de la ciudad de Miami".

"El virus no diferencia entre ricos y pobres, entre negros y blancos, entre creyentes y ateos. Al virus le viene igual cualquier raza, bandera o religión" 

Fátima destacó que la dificultad económica por la suspensión de los trabajos que acabamos de citar no es prioridad: "Realmente no es tiempo de lamentaciones. Hubo gente que perdió cosas más importantes que nosotros y que ya no se podrán recuperar". A modo de declaración de fe, Florez resaltó: "Nada importa más que la salud. El virus no diferencia entre ricos y pobres, entre negros y blancos, entre creyentes y ateos. Al virus le viene igual cualquier raza, bandera o religión. Todos necesitamos de los demás y hay principios elementales del universo que no podemos ignorar o violar. Aprendemos que hay que cuidar el medio ambiente y a los animales, no destruir más los bosques ni contaminar los mares".

A lo que agregó, a modo de oración final y convicciones: "Creo en Dios y todavía quiero creer en la condición humana. Por lo tanto, me considero optimista y tengo toda la fe de que esto, pronto, será sólo un mal recuerdo".

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos