@BeluCandiaOK

Se define como “actor” antes que humorista, aunque la gente lo relaciona más con este oficio. Hace años, Chiqui Abecasis se ganó el cariño del público y se consagró como un artista arriba y abajo del escenario. En diálogo con DiarioShow se metió en la polémica sobre las denuncias por acoso a reconocidos famosos de la farándula, habló de la falta de programas cómicos en la televisión y de su presente en el teatro. Recordemos que durante este último tiempo las denuncias por acoso contra humoristas, entre ellos Tristán, Santiago Bal y Jorge Corona, estuvieron en el ojo de la tormenta.

Ante esto, señaló: “Evidentemente ahora somos nosotros, los humoristas, o el chiste, los responsables de los acosos y la violencia de género. Es una moda que va a pasar, cuando se den cuenta de que en la mente del humorista prima generar una sonrisa”.

Además, manifestó que siendo cómico no modificaría un sketch por las críticas que pueda recibir: “Hago lo que quiero. Sobre todo en un ámbito privado como el teatro. Lo que me preocupa es la cabeza del receptor”. Por otra parte, habló de la igualdad de género, algo tan buscado por las mujeres feministas: “Estoy de acuerdo pero creo que desde hace tiempo existe, lo viví en un trabajo que tenía donde mi jefa era mujer y la que me mandaba era ella. El problema está en la imposición, el tengo que pensar como el otro quiere”.

Luego, el actor reflexionó sobre la actualidad: “El problema más grave que estamos viviendo en nuestra sociedad es que cada uno le pone una intención distinta a lo que quiere”. Por otro lado, contó que a la hora de conquistar a alguien prefiere utilizar el teléfono y no las redes sociales: “Si tengo ganas de ver a una mujer, prefiero llamarla para escuchar su voz”.

Por último, se refirió al teatro en tiempos donde la gente cuida el bolsillo por los reiterados aumentos: “No siento que la gente consuma menos teatro. No sé cómo era antes porque no me gusta comparar, a mí me interesa el presente y sé que la gente viene al teatro. Antes iban a una revista para ver a una mujer desnuda o en tanga, ahora las ves por la calle”. Por último, habló de la falta de ciclos humorísticos en televisión: “Si no están es porque no hacen falta. Igualmente hoy no sería conveniente, todo se tomaría a mal”.