@Rfilighera

De "chica pobre" pasando por peluquera, monologuista, actriz, panelista y hoy conductora de "El precio justo", ciclo que se emite por Telefé, el recorrido profesional y humano de Lizy Tagliani atravesó todo tipo de circunstancias y, en este sentido, su vida, no tenemos dudas, es de película. Una mujer trans que se anima a todo tipo de desafío y se confiesa ante DiarioShow.com con agenda abierta.

-¿Está en tus genes esa permanente apuesta por la superación?

-Seguramente la búsqueda por mejorar día tras día viene de mi propia familia. Ya ahí es donde se visualiza el humor como herramienta indispensable para desdramatizar los episodios que nos ha tocado vivir, en un estado de permanente ansiedad. Hay que tener en cuenta que vengo de la pobreza extrema: una sola pieza con techos de chapa y mi mamá peleando por la vida de la mejor manera posible para subsistir. Ella me llevaba al colegio y luego se iba al trabajo; muchas veces caminando 30 o 40 cuadras ya que no tenía una moneda para el colectivo. Sin embargo, nunca nos victimizamos, afrontamos la situación que se nos presentaba con la frente bien alta.

-¿Comían todos los días?

-Mi mamá hacía todo lo posible para que tuviéramos nuestro plato en la mesa. Por un lado, contábamos con un pedazo de carne, a la que le sacaba la grasa y luego la cocinaba mezclada con tostadas. Muchas veces esto se convertía en el ingrediente para esos sándwiches que degustábamos con muchas ganas. No llorábamos, salíamos adelante.

Con el humor que la caracteriza y forma parte de sus raices, Tagliani sostiene una y otra vez que: "Soy el putito más famoso de mi barrio. Desde chico, era el más querido. En la casa de una vecina iba a desayunar, en otra casa disfrutaba de la pileta y también había alguien que me facilitaba un sándwich a la tarde a modo de merienda. Estaba muy protegido, era una especie de mascotita del lugar".

-¿Qué te dejó esa experiencia?

-El hambre, la angustia y la depresión son los grandes flagelos de cualquier época. Todo lo que viví me hizo mucho más fuerte. La vida me enseñó que desde la dificultad y la incomodidad podemos aprender mucho.

Militante de género

-Como conductora estás viviendo algo muy particular.

-Es verdad. En "El precio justo", los chicos me mandan dibujitos de mí como la "Súper Lizy" con una capa, convirtiéndome en una suerte de personaje en la que ellos se ven reflejados. Y esto, en definitiva, significa cambio y como episodio personal me da una enorme responsabilidad que, muchas veces, me asusta. Por otra parte, me llena de alegría que los padres apoyen esto: sus hijos están mirando un programa conducido por una travesti y que hagan dibujitos y envíen al canal este material es algo extraordinario. Ser conscientes de esto a veces me supera.

"Me llena de alegría que los padres apoyen esto: sus hijos están mirando un programa conducido por una travesti".

A modo de declaración de principios, Lizy sostiene que "una a veces tiene la sensación de que la única chica trans a la que se le deben presentar oportunidades soy yo. Y hay muchas que luchan por sus derechos y por lo que la sociedad debería ofrecer: una apertura de mente importante, y allanarles el camino. En consecuencia, cada vida merece su oportunidad, con sus antecedentes y su propia historia".

-¿Te quita el sueño el rating?

-No, en absoluto. No me preocupo por la parte administrativa; todo lo que atañe a los números y el rating se lo derivo a la gente que entiende en la materia. Lo mío es la calidez, lo espontáneo, la buena energía. Las matemáticas que la maneje otra gente. Disfruto de mi trabajo y trato, en consecuencia, de que al público le suceda lo mismo. Descubrí que nunca más le quiero ganar al tiempo. Cuando era chico soñaba con ser mayor para asumir responsabilidades y ayudar mucho más a la familia. Un buen día mi madre se enfermó y al poco tiempo, murió. Entonces, todo lo que se planeó, se derrumbó al instante. Ahora miro las cosas de otra manera, este es el mejor momento de disfrutar el día a día.

"No me preocupo por los números y el rating, eso se lo derivo a la gente que entiende en la materia. Lo mío es la calidez, lo espontáneo, la buena energía".

-¿Te benefició la exposición que ganaste en los últimos tiempos?

-Lo mediático me hizo dar un giro de timón impresionante a mi vida. Desde lo económico hasta lo espiritual. A la popularidad, entonces, le estoy muy agradecida porque me permitió recuperar la identidad biológica, ya que si no fuera por los medios, nunca hubiera encontrado a mi verdadero padre. A partir de una foto de la infancia que di a conocer en una nota me identificaron y, de esta manera, me pude contactar con el resto de mi familia. Como verás, le estoy más que agradecida al impacto mediático.

-¿Qué significado le asignás al prejuicio?

-El prejuicio, no tenga dudas, es parte fundamental de la condición humana. Está en nuestra naturaleza desde que el mundo es mundo. Y se manifiesta como miedo ante situaciones que pensamos que no podemos modificar. Ahora bien, el prejuicio nosotros, la gente, lo perfeccionamos y le damos entidad. Lo convertimos en ideas y lo instalamos como discriminación. Imaginate, que alguien como yo que nació, se educó y tuvo su adolescencia en el grado de pobreza más extrema, ha estado siempre marcado por el prejuicio, sin embargo, siempre lo evité y nunca formó parte de mi carácter. El secreto está en poder compartir cosas con nuestros semejantes, más allá de las ideas y clase social. Debemos ser tolerantes y escuchar un poco más a nuestro vecino.

"Alguien como yo que nació, se educó y tuvo su adolescencia en el grado de pobreza más extrema, ha estado siempre marcado por el prejuicio".

SEÑORA CONDUCTORA

"El precio justo” es una de las apuestas fuertes de Telefé en la presente temporada, algo que se viene reflejando en la respuesta de audiencia. Se emite de lunes a viernes, de 11 a 13.30 y lleva, desde la conducción, toda la impronta y el carisma de Lizy. Cabe recordar que el citado ciclo está basado en el programa estadounidense “The Price is Right” y que en nuestro país se emitió entre 1999 y 2000 con la conducción de Fernando Bravo, por Canal 9. “Es una nueva instancia de mi carrera profesional y realmente se trata de un formato en donde me siento muy a gusto y trabajando en plena libertad. Por otra parte, es la primera vez que este ciclo, a nivel internacional, lo conduce una mujer trans, circunstancia que a los dueños de la marca les encantó y están contentos con el desarrollo artístico que le estoy dando hasta el momento”.

UNA HISTORIA EJEMPLAR

Lizy Tagliani nació como Edgardo Luis Rojas, en Resistencia, Chaco, el 12 de setiembre de 1970, trasladándose junto a parte de su familia, desde muy chico a la provincia de Buenos Aires. Su vida ha sido un verdadero compendio de la lucha por salir adelante y ha atravesado situaciones de gran angustia y pobreza durante su juventud, precisamente, en los años de plena formación.

A partir de su trabajo como peluquera de Viviana Canosa, su camino cambió y comenzó, posteriormente, a desarrollar un rol nunca antes pensado: monologuista y showman en el café concert. A esto le fue sumando participaciones como actriz, posteriormente, en obras de texto a nivel teatral, cómica, panelista y, actualmente conductora. También tuvo una participación en la comedia cinematográfica “Me casé con un boludo”, del realizador Juan Taratuto.

GRANDES AMORES PERROS

Las mascotas representan para Lizy Tagliani un verdadero oasis de ternura, sentimiento y acompañamiento, sobre todo, después de haber pasado por circunstancias complejas de vínculos de pareja. La actriz y conductora no tiene dudas en afirmar que se trata de compañeros de ruta inmejorables. Tina, Tati, Gerarda, Frus, Benito y Ramón son sus perritos con quienes comparte, luego de la tarea profesional, hermosos momentos de esparcimiento en la intimidad de su hogar. “Con ellos encuentro la paz necesaria para ese cable a tierra que me brindan en todo sentido. Cada uno tiene su forma de manifestarse y a mi me encanta. Son fieles amigos que no te van a defraudar nunca”, subraya Lizy y no para de emocionarse. Justo (el perrito blanco) es el más popular de sus pichichos.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a los santos Mauricio, Exuperio, Cándido.

La Iglesia recuerda a los santos Mauricio, Exuperio, Cándido

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

El 28 comenzará la campaña "Si se puede" en Barrancas de Belgrano.

Marcha del #SíSePuede, la maratón proselitista de Mauricio Macri

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos