rfilighera@cronica.com.ar

Disfruta de cado acto de la vida de la misma manera que su amor por el teatro. Vive desde hace algunos años en el complejo habitacional que en la década del 40 estuvo utilizado por la famosa fábrica de tallarines, cereales y harina en general, la recordada "Minetti".

Ella es Dorys del Valle, una figura muy emblemática de la comedia clásica en el género televisivo y teatral. Define su posición artística en este tramo de su carrera y analiza el cupo de la ficción argentina en la pantalla de nuestros días.

La actriz de numerosos éxitos de nuestros escenarios se apresta a realizar, próximamente, la gira que emprenderá durante todo el verano por la provincia de Córdoba, con principal epicentro, todos los viernes, en el teatro De las Artes.

Lo hará con la obra "Acaloradas", de las autoras Esther Feldman y Cristina Wargon"El casamiento, las relaciones personales, las crisis, la menopausia son los disparadores de este texto transitado, con emoción, nostalgia y mucho humor", sostiene Dorys en el comienzo de la charla.

Por otra parte, señala "que la gente me recuerde y me cite con mucho cariño a 64 años de los comienzos de mi trayectoria, es para mí una situación de enorme gratificación. Esto marca que uno está vigente y con posibilidades de seguir dando lo mejor de sí en aras de la profesión y, sobre todo, del público".

En este sentido, Dorys recuerda que, precisamente, esa primera labor en teatro fue con la obra "El hombre de mundo", del autor español Ventura de la Vega, propuesta de teatro en verso. "Cada labor representa para mí un valioso desafío. Hice de todo en el mundo del espectáculo: modelo, actriz, bailarina, vedette y cantante. Cada rol ha significado la posibilidad de presentarme en sociedad en diferentes facetas y, en este sentido, me brindó la experiencia de formarme como una artista integral".

Sin alejarnos del tema destacó que "en el Colegio Nacional Labardén junto a otros queribles compañeros como Juan Carlos Altavista y Beatriz Taibo nos formamos en el espíritu más amplio de la esencia del teatro".

En cambio, cuando se la consultó sobre Emilio Disi, quién confesó recientemente estar aquejado de una grave enfermedad, la actriz puso en su rostro un ceño mucho más adusto y su estado de ánimo se modificó invariablemente. "Lo único que voy a decirles es que ese señor ha dejado de formar parte de mi vida hace ya varios años".

Recordemos que Dorys y Emilio fueron pareja y socios artísticos durante casi 20 años en teatro y televisión, aunque la crisis que motivó su separación fue tan profunda que aún hoy permanecen (por lo menos de parte Del Valle) las heridas abiertas.

En relación al panorama de la ficción nacional y su repercusión en la pantalla, Dorys expresó: "No veo trabajar en la tevé a los actores argentinos. Hay carencias de ficciones argentinas y, en consecuencia, falta que se dictamine una ley de protección. Nuestra cultura es rica y ampliamente reconocida a nivel mundial. Actores, músicos, cantantes, directores, guionistas dan muestra de su talento a nivel internacional. Pero aquí, aún, no los protegemos como es debido".