@Rfilighera

Así en el escenario como en la vida misma. Siempre genuino, espontáneo, el actor disfruta su profesión tanto como la preparación de sabrosos fetuchinis con esa salsa especial que sólo él sabe combinar. Rodolfo Ranni, en charla con DiarioShow.com, confesó cómo se desarrollan los días de ese mundo cotidiano tan personal e íntimo. “Mi casa (en Ingeniero Maschwitz) es un verdadero refugio. Allí, la extensión de mis días ostenta un significado de descanso y placer, para mí y mi familia. Acá tengo una vida pueblerina. Voy a la zona comercial, compro el diario, hago las compras y charlo con los vecinos. Por otra parte, soy de levantarme temprano, tomo unos mates o el té y luego defino con mi señora qué preparamos de almuerzo”.

- ¿Tenés un pequeño tractor?

-Me lo regaló mi mujer, aunque no lo utilizo últimamente debido a un desperfecto que tiene y que aún no pude solucionar.

-La cocina es una de tus grandes debilidades.

-Me gusta mucho cocinar: lo hago para mi familia, mis amigos y también (risas) suelo regalarme varias exquisiteces. Cuando tengo ganas de comer mondongo, me lo cocino y no demoro demasiado la decisión. Además, las visita, siempre se llevan algo, tupper mediante, de lo que uno prepara.

-¿Tenés especialidades?

-No soy un chef internacional pero habrá que convenir que alguna variedad culinaria tengo. Hasta empanadas árabes hacemos: yo me encargo del relleno y mi señora de la masa, porque amasar nunca me sedujo demasiado.

-Si tuvieras que volcarte hacia una comida en especial, ¿cuál elegirías?

-Cuando vivía mi mamá me volcaba a los ravioles y a los capelettis; ahora lo que me encanta son las pastas secas.

-¿La salsa sigue siendo una de tus grandes manjares?

-Sin lugar a dudas. Valoro mucho mi paciencia, ser constante y particularmente, minucioso.

Rodolfo Ranni declaró que una de sus mayores pasiones es plantar verduras (Diario Crónica)

-Todo está muy lindo, pero para el resto de los mortales que no somos especializados en la cocina debe existir la preparación de una salsa rápida.

-Por supuesto. Se trata de un "tuco exprés", sin tantos elementos pero que vienen muy bien para un plato exquisito y rápido.

-¿En qué consiste esa preparación?

-¿Tenés para anotar? (risas): tomate, ajo, aceite de oliva, muchas hojas de alhabaca, un chorrito de vino tinto, sal, pimienta y lo ponemos a fuego lento. Esta salsa sirve para cualquier tipo de pasta .

-¿También te encargás del mantenimiento de la casa?

-La verdad es que no tengo ese don. Disfruto poder estar con las gallinas y en la quinta plantando verduras. Ahí encuentro uno de los grandes placeres.

-¿Tenés DVD de algunas de tus películas?

-Si, pero deben estar depositados en algún rincón de la casa. Mi señora es la que suele verlas, yo no miro nada de lo que hice en toda mi carrera, a tal punto que algunos filmes no los llegué a ver ni en su época de estreno. Miro, por supuesto, películas clásicas, del mundo y también fútbol. Pero nunca voy a volver a ver lo que ya hice. No me gusta ni me interesa.

Ver más productos

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Ver más productos