@SofiaAlioto

"De Intrusos” a cultora de la espiritualidad. Marcela Tauro se caracteriza por decir lo que piensa, y esta vez se animó al cuestionario de DiarioShow.com y compartió sus proyectos, sus temores y analizó la actualidad de los medios de comunicación.

Hace muchos años que es panelista en el programa que conduce Jorge Rial, y en radio forma parte de “El Club del Moro” y “No está todo dicho”, con Guido Kaczka.

-Si tuvieras que hacer un balance de tu vida, ¿dónde te encontrás ahora?

-No te puedo decir que en el mejor, porque el mejor fue el nacimiento de mi hijo, pero casi uno de los mejores. Tuve un año complicado, pero, por otro lado, hubo mucho aprendizaje personal: tengo que estar agradecida. Aprendí a tener más seguridad.

-¿Cómo desarrollás tu interior?

-Hago de todo. Soy católica, voy a la iglesia pero además me gustan otras disciplinas. Ahora estoy fascinada con un método que se llama “Grabovoi, números que sanan”.

-¿Es difícil armonizar la espiritualidad con el mundo del espectáculo?

-No lo relaciono (risas). Hago cosas con gente famosa y con gente que necesita. Trato de ayudar. Lamentablemente no siempre puedo. Por ejemplo, en la radio con Santiago Del Moro o con Guido Kaczka hablo de mi espiritualidad. La gente se engancha mucho.

-¿Qué tipos de cosas hacés para colabrorar con la gente?

-Depende; escucho, ayudo, voy a verlos. Pero prefiero no contarlo eso. No quiero dar chapa de eso. La verdad es que a la salida del canal o de la radio me viene a ver mucha gente. Porque muchas personas no son escuchadas, muchas mujeres. Yo contesto todo, hasta por Instagram. No está bueno contarlo porque la verdad que hago lo que puedo, dentro de lo que puedo.

-¿Cómo ves a los medios en la actualidad?

-Los medios no están pasando por su mejor momento, como se sabe hay menos laburo y tengo muchos colegas que están sin trabajo. Los medios gráficos y televisivos están cerrando. Yo quiero ser positiva porque, si no, no sé qué tenemos que hacer. Trato de ser positiva porque tengo una personalidad medio quejosa, por eso estoy tratando de correrme de la queja.

"Los medios no están pasando por su mejor momento, como se sabe hay menos laburo".

-¿Sentís mucha presión al estar en ciclos con tanta audiencia?

-Un poco de presión siento, pero a veces no me doy cuenta, no es que sea inconsciente sino que aprendo cosas nuevas. Por ejemplo el programa de Santiago es como un club, como el nombre lo dice, me divierto mucho y aprendo. Él es muy generoso y muy tranquilo para trabajar y con Lizy Tagliani este programa me sacó nuevamente la “nena”, me devolvió las ganas de jugar. Yo, como soy una mujer grande, no jugaba, y los veo a Lizy y a Santiago que bailan y se ríen y empecé a divertirme y a ser un poco yo. Después con Guido tambien aprendí, es otro ritmo de laburo, y puedo soltarme más. En “Intrusos”, como estoy hace tanto, ya la tengo más clara.

-Trabajás con hombres muy exitosos: Rial, Del Moro, Kaczka. ¿Qué creés que tienen ellos que les permite mantenerse en la cima?

-Tienen algo en común, que es una capacidad de laburo impresionante. Se laburan la vida. Yo los veo parecidos en muchas cosas. Esa capacidad de que cuando se prende la cámara son superprofesionales, se transforman. Tienen un común denominador en la conducción, si bien tienen distintas personalidades, están muy enamorados de su profesión. Viven trabajando.

-¿Por qué pensás que confían en vos?

-Soy una buena segunda. Eso creo. Digo lo que la gente querría decir o piensa, pero, básicamente, soy buena segunda.

"Digo lo que la gente querría decir o piensa".

-¿Creés que ya hiciste de todo o te queda algo pendiente?

-Me quedan pendiente miles de cosas. Gracias a Dios la vida me sorprende. Pero uno de ellos sería trabajar en otros programas.

-¿Serías jurado del “Bailando”?

-Sí, claro que sería jurado del “Bailando”. No sé si soy buena, pero sería una Polino femenina. A mí los desafíos me gustan, no tengo problema para eso. Soy de adaptarme a todos los laburos.

-Seguro tenés varias anécdotas divertidas…

-Tengo una que al principio lo parecía, pero después terminamos asustados. Una vez se me desmayó Daniel Gómez Rinaldi encima y pensé que me estaba haciendo una joda, y no. Se había desmayado en serio. Al principio nos reímos y cuando nos dimos cuenta, como estábamos al aire, se lo marqué a Jorge Rial y fuimos a un corte y llamaron a la ambulancia. Y fui con él para que no estuviera solo. Fue feo eso, pobre, pero por suerte terminó todo bien.

-¿Cómo es tu relación con Rial? Más de una vez discutieron al aire e incluso te fuiste del piso...

-Mi relación con él es la de siempre. Yo siempre le digo las cosas, a veces en vivo y otras fuera del aire. Él me da su postura y yo le doy la mía y después seguimos como si nada. Después de lo que pasó el año pasado lo hablamos (N. de la R: lo acusó de haberla maltratado en el pasado), yo se lo dije como para que lo supiera y lo hablamos. Por eso seguí trabajando. Si estuviera mal no habría seguido. Yo soy así desde que empecé a laburar, en todo. De pendeja era peor. Es parte de mi personalidad. De hecho se ve en vivo que no tenemos mala relación. Nos decimos las cosas, creo que por eso me respeta también.

"Mi relación con Jorge Rial es la de siempre. Yo siempre le digo las cosas, a veces en vivo y otras fuera del aire. Él me da su postura y yo le doy la mía".

-¿Te sentís juzgada por estar con un hombre 20 años más chico?

-Por un lado me acostumbré, y por el otro cada tanto me agarran las crisis. Me surgen inseguridades por la diferencia de edad. Cada tanto tengo esos fantasmas, pero los voy sorteando, porque me tengo que fijar en cómo me siento yo, y cómo es Martín conmigo. Y lo que me pasa a mí con él.

Ping - Pong

¿Te declarás feminista?

Sí. Soy defensora de las mujeres, pero debo aprender aún. Y me crié en ambientes de laburo machistas.

-¿Qué te pone de mal humor?

La injusticia.

-¿Cuál es tu mejor virtud y cuál tu peor defecto?

-Mi peor defecto es mi carácter. La mejor virtud es que soy demasiado directa, no tengo filtro.

-Qué es lo que más te cuesta aguantar como periodista?

-La mentira.

-¿Qué no cambiarías de tu vida?

-Nada, de todo aprendo.

-¿Si pudieras pedir cualquier cosa, ¿qué sería?

-Haría que mi papá viviera y conociera a mi hijo.

-¿Vivirías un poliamor?

-No, no sirvo para eso. Soy leal, fiel y celosa. No comparto.

-¿Tu actividad preferida?

-Cocinarle a mi hijo.

-¿Qué es lo más loco que siempre quisiste hacer y no te animás?

-Hacer cosas por amor. Pero me da vergüenza.

-La sociedad argentina en una palabra.

-Incertidumbre.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos