Diego Reinhold vive un verano digno de un artista. Está al frente de la dirección de “Mi madre, mi novia y yo” en el Paseo La Plaza en un rol que todavía siente nuevo, lo que le despierta un interés y una frescura distinta. “La repercusión del público es mucha, estoy más que sorprendido. Todos los chistes son aplaudidos, no me imaginé tanto”, comenta sobre la obra que tiene a Graciela Tenembaun, Victoria Almeida y Sebastián Presta como sus actores. Justamente el último mencionado fue uno de los puntos que lo motivaron para estar dentro del proyecto: “Me interesó la posibilidad de seguir trabajando con él”. El artista ya dirigió “Entre ella y yo”, espectáculo que también lo tenía al comediante como protagonista junto con Soledad García.

Como si fuera poco, actúa de jueves a domingo en la temporada cordobesa con la obra “El Juego de Carlos Paz”. La comedia está inspirada en el éxito de Netflix “El Juego del Calamar” y está acompañado de figuras como Mónica Farro y Gaby González en el papel de “Rosita”. “Es algo diferente a lo que hago en Buenos Aires. Es una revista bien popular, con personajes de distintos universos que yo nunca imaginé que iban a convivir en un escenario”, detalló Reinhold sobre la diversidad de los proyectos laborales que encara a la vez.

Además, agrega sobre una de las producciones más elegidas en la ciudad que tiene mucha actividad cultural: “Provoca una sensación de extrañeza pero se empieza a ecualizar todo y en las diferencias empieza a aparecer el collage de estéticas. Nos divertimos mucho arriba del escenario”. Para su lamento, el coronavirus cobró un protagonismo notable en las cuestiones teatrales, algo que parecía poco posible en los meses de proyección de la temporada. El actor revela una particular cuestión con la que se encontró en este verano en pleno rebrote de casos: “Se busca la mayor prevención posible y, a veces, se trabaja directamente con barbijo en escena, cosa que es surrealista. Yo no puedo saber lo que está actuando el actor si tiene el barbijo. Acá no hay nada seguro, así que es un riesgo que uno tiene”.

-Actualmente trabajás como actor y como director, ¿dónde te sentís más cómodo?

-En todos los lados me siento incómodo y siento que es muy difícil de hacer lo que hay que hacer. Siempre está el vértigo de no poder responder a lo que pide la obra o lo que yo siento que hay que cumplir. Sí te puedo decir que empecé a disfrutar el rol de director, porque es muy nuevo para mí y tengo mucho para aprender.

-¿Lo mejor que encontrás al dirigir?

-El trabajo con el actor. Esto de poder encontrar qué pensamientos son los que nos sirven a nosotros para poder decir esos textos. Cómo hacer para que esos textos suenen en la dirección que se le está dando a la obra, tiene que ver con buscar los pensamientos correctos. Ese trabajo es psicológico y es interesante porque aparecen cosas que están detrás de los textos, uno puede ir a cualquier lado y hay que darle dirección.

Diego Reinhold encara dos proyectos a la par.

-¿Creés que la gente busca más entretenimiento de lo habitual en este contexto de pandemia?

-Siempre estuve muy vinculado a los espectáculos de humor y siempre fue la misma dificultad hacer una comedia o un show de entretenimiento. Siempre está la posibilidad de fallar, pero lo más importante no es si el público lo quiere recibir o no, sino cómo hacer eso que hay que hacer, cómo se hace ese arte, cuál era ese oficio.

-¿Tenés proyectos pensados para el 2022?

-No hay un gran proyecto para el 2022. Estoy escribiendo una serie con dos amigas, pero no sé cómo se sigue, porque voy a de poco y no sé qué puerta golpear. Seguramente el espectáculo de “Mi madre, mi novia y yo” funcione por bastante tiempo, así que estaré con eso. Además tengo varios negocios por fuera del teatro, mi vida también va por otros lados.

Diego Reinhold dirige "Mi madre, mi novia y yo".

PING PONG

-¿CÓMO TE DEFINIRÍAS EN POCAS PALABRAS?

-Un explorador del mundo.

-¿UNA VIRTUD?

-El sentido del humor.

-¿UN DEFECTO?

-Mi inseguridad.

-¿QUÉ TE PONE DE BUEN HUMOR?

-Encontrar gente que piensa como yo.

-¿Y DE MAL HUMOR?

-El capitalismo.

-¿UN PASATIEMPO?

-Miro videos de ovnis, ciencia, tecnología y calentamiento global.

Diego Reinhold se siente apasionado por la dirección.

-¿UN TALENTO OCULTO?

-Me gusta dibujar casas.

-¿CON QUÉ TE LUCÍS?

-Con mi visión del mundo.

-COMIDA FAVORITA.

-Algo que no tenga carne.

-¿UNA SERIE?

-No miro series.

-SI NO TE DEDICARAS A TU PROFESIÓN, ¿QUÉ HARÍAS O SERÍAS?

-Científico o astrofísico.

-¿UN ARTISTA FAVORITO?

-Salvador Dalí.

-UNA CANCIÓN.

-”Tratando de crecer”, de Juan Carlos Baglietto.

Diego Reinhold en acción en "El Juego de Carlos Paz".

-¿LO PRIMORDIAL EN LA PAREJA?

-No tengo pareja.

-ALGUIEN EN QUIEN CONFIÁS CIEGAMENTE.

-En la gente solidaria.

-¿UN MIEDO?

-La caída del bitcóin.

-LAS VACACIONES PERFECTAS...

-En un motorhome.

-UN PLACER CULPOSO.

-Helado.

-UN GUSTO EXÓTICO...

-El curry.

-UN SUPERPODER QUE TE GUSTARÍA TENER.

-Poder darle dinero a la gente.