@TomasDV55

Claribel Medina llegó a la Argentina casi fortuitamente. Tenía 23 años y un naciente amor con Pablo Alarcón, quien terminó siendo su esposo, la trajo al país luego de una vertiginosa carrera donde protagonizó todas las telenovelas con las que se encontró, en su Puerto Rico natal.

Su camino artístico comenzó a los 15 años y la vida intensa que tenía en ese momento la llevó a hacer cuatro novelas en un año. Desde “Apasionada”, su primer papel en la pantalla chica nacional, hasta su trabajo como conductora de “Cuestión de peso”, Claribel pasó por todos los formatos y géneros. Hizo dramas y comedias, en teatro, cine y televisión.

Medina, en su faceta como conductora

No obstante, su destacado rol como actriz se equilibra con su otra pasión: la música. La composición, la interpretación y el canto ocupan un lugar en la vida de Medina tan importan- te como las tablas o las cámaras. En conjunto con el guitarrista Esteban Morgado, la artista realiza su espectáculo “Entre tangos y boleros”, donde repasan legendarias canciones de ambos géneros acompañadas por algunas anécdotas de su vida con la música.

Hoy, luego de 27 años viviendo en el país, la intérprete se prepara para una intensa temporada teatral con la obra “Acaloradas”, que la llevará primero a Villa Carlos Paz y luego a recorrer toda la provincia de Córdoba. El nombre del espectáculo hace referencia a “las situaciones de tensión, con las peleas de familia, con las peleas entre amigas. Cuando hay algo guardado que explota”, como aclara Medina.

Las "Acaloradas": Andrea Rincón, Doris del Valle, Claribel Medina y Alejandra Rubio.   

Pero su relajada vida personal y un hermoso vínculo con sus dos hijas, Antonella (25) y Agostina (23), poco tienen que ver con la temática que aborda la trama. En medio de las preparaciones para el estreno de la obra en Córdoba, Claribel respondió las preguntas de DiarioShow.com y contó sobre su facilidad para la cocina, su constancia en el trabajo con la música y el cuidado de su privacidad en las redes sociales.

-¿Qué espacio tiene la música en tu vida?

-Es un hobby pero también es un trabajo. Tengo mi show con el que estoy presentándome constantemente y he tenido muchas bandas a lo largo de mi carrera. Toco algunos instrumentos de percusión que son muy difíciles y requieren de un trabajo constante con las manos, por lo que tengo que estar practicando todo el tiempo. No lo podés abandonar porque lo perdés.

-¿Cocinás?

-Sí, mucho y hago de todo. Por supuesto siempre estoy cocinando comida puertorriqueña. Porotos, arroz y guisos son mi especialidad. Sé hacer muy ricas ensaladas y tartas también.

-¿Tenés mascotas?

-Tres, porque se sumó un gatito a la familia. Un perro que se llama Caribe, que es un boyero. Una perra, Leia, que no sabemos de qué raza es pero es una mezcla de algo, y una gatita callejera que se llama Claire, que se metió en mi casa un día y se quedó.

Leia, una de las mascotas de Claribel. 

-¿Mirás televisión?

-Casi no veo, porque siempre estoy haciendo cosas en la calle y no hago a tiempo para sentarme y ver.

-¿Qué te gusta ver en teatro?

-Todo. Tanto obras como espectáculos. Lo último que fui a ver fue un espectáculo de Maximiliano Guerra, “Quereme así... piantao”, en honor a Horacio Ferrer, y fue increíble. ¡Me encantó!

-¿Sos de hacer actividad física?

-Sí, pero en mi casa, porque tengo una rutina de ejercicios. Detesto los lugares donde se junta mucha gente y hay música tan alta, entonces prefiero quedarme en mi casa. Trato de cuidarme lo más que puedo con la comida también.

Medina se cuida lo más que puede en las comidas y realiza actividad física para mantenerse en forma. 

-¿Cómo te llevás con las redes sociales?

-Tengo Twitter, Instagram y Facebook pero los uso principalmente para trabajar y compartir pensamientos. No uso las redes sociales para compartir mi vida privada. Sí utilizo Twitter para informarme, pero no desesperadamente. No soy adicta al teléfono.

-¿Sos de hacer las compras?

-Sí, me encanta. Porque disfruto de elegir lo que me voy a llevar a casa, pero no voy a supermercados. Prefiero las verdulerías y carnicerías de barrio, porque ya me conocen los vendedores y tengo una buena relación con ellos.