@TomasDV55

La tenacidad que caracterizó siempre a Laura Fidalgo permitía augurar la reinvención que ahora está transitando. Hace tres años, mientras participaba del “Bailando por un sueño” sufrió una terrible lesión en su rodilla que la dejó fuera del certamen y de su actividad como bailarina.

El vuelco que dio su vida desde ese momento le generó mucha angustia y aún lucha incansablemente por su recuperación. Pero la pasión de Fidalgo por la danza es mucho más fuerte, y aunque sigue esperando ansiosa el día en que pueda volver a las tablas, se embarcó en una nueva faceta de su carrera, como conductora de “Cualquiera puede bailar”.

Pasé por mucha angustia y todavía no puedo bailar al cien por ciento, pero gracias a mi familia, mi pareja y mis amigos, sigo adelante y no paro. Está en mi espíritu no parar”, reconoce a DiarioShow.com la animadora del nuevo reality de los domingos de América TV.

Su proceso de recuperación física tuvo más de un palo en la rueda: “El seguro me pagó poco por el tiempo que estuve sin trabajo. Pero más allá de eso, lo que me sorprendió es que por diez años fue ‘Laura, Laura, Laura’, y cuando me rompí no me llamó nadie más de la producción de ‘ ShowMatch’ para ver cómo estaba. Ni siquiera Marcelo”.

Laura Fidalgo, lesionada en la pista de ShowMatch

Fidalgo asegura que “no volvería al ‘Bailando’” luego del desinterés que sintió por parte de sus antiguos empleadores, y esa seguridad es la que busca trasladar al rumbo que está tomando su trayectoria profesional.

Proyecto familiar

Quizá sea ese el motivo por el cual la bailarina se toma este nuevo camino con mayor tranquilidad, y se permite fantasear con proyectos mucho más personales. La estabilidad que consiguió con su pareja Pablo Otero es soñada en comparación con sus relaciones anteriores, particularmente turbulentas. Por ello la idea del casamiento y la maternidad vuelven a la mesa.

Está el deseo de casarme. Antes prioricé sólo mi carrera y ahora, después de dos años, lo pienso y me dan ganas. Con Pablo lo hablamos y es un deseo compartido. Él es muy pasional, cuando nos conocimos fue eso lo que nos unió”, cuenta la empresaria y directora de varias escuelas de baile en el país.

Laura y Pablo, a puro mimo

Laura había iniciado un proceso para congelar sus óvulos el año pasado, pero con el transcurso del tiempo terminó desestimando ese método. Hoy tiene una determinación sobre su posibilidad de ser mamá: si tiene un hijo será de forma natural.

Postergué la maternidad toda mi vida por el trabajo. Lamentablemente la mujer tiene un reloj biológico, y me tengo que apurar porque si no voy a tener nietos antes que hijos. Está la idea de ambos, e incluso practicamos todos los días. El tema del tratamiento ayudó a muchas mujeres y muchas familias, pero yo lo había empezado, lo dejé y después no me volví a enganchar. Me da fiaca esperar todo el proceso. Si viene por medios naturales, bienvenido sea”, concluye Fidalgo.

Con una relación estable y su flamante trabajo, la exitosa bailarina tiene todo para cumplir su deseo y convertirse en madre por primera vez.

Ahora, es una señora conductora

El nuevo ciclo de América es, básicamente, un show de talentos que invita a todo el interesado a inscribirse y competir, independientemente de si es bailarín profesional o no. Laura está acompañada de Juan Marconi, conductor e influencer en las redes sociales.

Laura Fidalgo y Juan Marconi en Cualquiera puede bailar

Cada semana Fidalgo comparte tres coreografías en su página web, cualquierapuedebailar. com.ar, y desafía al público a divertirse, copiarlas y enviar sus videos. De todos los enviados en la semana, son seleccionadas 15 personas para audicionar frente a un jurado de notables: Maximiliano Guerra, Laura Esquivel y un tercer invitado. El ganador de cada episodio se llevará 50.000 pesos.

Si bien el programa tuvo un debut algo flojo en materia de rating -arañó 1 punto durante toda su emisión-, la producción apuesta a que con el correr de los envíos crezca el entusiasmo.