@tomasdv55

La belleza de Celeste Muriega jugó siempre un rol fundamental en su carrera. Sus comienzos como modelo y el paso repentino a las tablas con “Fortuna 2”, en donde era presentada por el mismo Ricardo Fort como “la doble de Silvina Escudero, la llevaron a ganarse un lugar en el medio, que luego tuvo que hacer valer con talento y capacidad artística.

Hoy, la actriz y bailarina se abre paso en el teatro y la televisión con seguridad renovada y una intención, no explícita pero visible, de separarse de aquel pasado, más mediático y expuesto. Su llegada a la obra “Bien argentino”, el espectáculo que ganó el oro en los premios Carlos 2018, en ese sentido, no es casualidad.

Celeste Muriega visitó nuestra redacción. (Crónica/Nahuel Ventura)

"Yo fui la última incorporación, que me acoplé este verano. Nos fue bárbaro y, a partir de los premios, más aún. Además, estoy contenta con la calidad artística que hay arriba del escenario. Son artistas de verdad y aprendo todos los días. Poder estar en un espectáculo en donde no tengo que mostrar mi cuerpo para permanecer está buenísimo, porque la gente puede ver otra faceta de mí", explica Muriega sobre su participación en el teatro.

Celeste Muriega visitó nuestra redacción. (Crónica/Nahuel Ventura)

"No reniego de mostrar mi cuerpo y no me quejo de eso. Pero está bueno el reconocimiento por lo artístico. A veces la exposición se vive como una consecuencia de mi trabajo. Hay que hacerse cargo de lo que va pasando en la vida personal de uno y explicar", agrega la morocha, que, acostumbrada a las preguntas sobre su vida privada, no esquiva el cuestionamiento sobre la reciente ruptura con Alejo Clérici, amigo íntimo de Diego Maradona y su ex pareja: "Nos separamos en Carlos Paz. Necesitábamos una charla y la tuvimos acá en Buenos Aires, cuando volví. Está todo en buenos términos, nos queremos un montón, pero mi estado actual es soltera. Yo no tenía interés de volver. Cuando nos vimos, sentimos ese cariño que nos tenemos. Mi motivo de la ruptura fue esperar más del otro. Si existe la posibilidad de volver, es cuestión de tiempo".

"Si subo una foto en la que estoy ligera de ropa, eso no significa que tenga que bancar y leer comentarios que no me gustan, porque siempre tiene que haber una cuestión de respeto del otro lado", analiza Celeste sobre el manejo que tienen muchos usuarios para expresarse en las redes sociales, y agrega: "Pero tampoco me enoja, prefiero tomármelo de otra manera. Soy de bloquear o eliminar, trato de que me resbalen las críticas".

"Creo que estamos aprendiendo un montón y estamos empezando a tener más respeto. Las personas que actuaban con impunidad lo van a tener que dejar de hacer. Las mujeres están perdiendo el miedo que antes tenían de hablar. Todas las mujeres debemos ser feministas", reconoce la joven de 28 años que se identifica sin reparos con el movimiento feminista.