@Rfilighera

Polémico, mordaz, ácido y crítico. Tómalo o déjalo. Con él nunca hay medias tintas. Su visión de la profesión, la comunidad y la realidad cotidiana es observada desde un prisma que no admite dudas ni sensiblería alguna. ¿Es acaso el Barón Frankenstein que ha creado su propia criatura ingobernable? Tiempos de réquiem para un profesional de los medios que ahora, desde Radio Rivadavia, expone su particular estilo a suerte y verdad. DiarioShow.com tuvo una charla a fondo con Baby Etchecopar, en una especie de recorrido temático sin anestesia.

Volvió a la actividad en aquella emisora por donde han desfilado históricos del universo radial como Antonio Carrizo, Cacho Fontana y Héctor Larrea, con su programa llamado "En el medio", que transita la franja horaria de entre las 12 y las 14. Baby agradece esta experiencia: "Me siento muy a gusto con este nuevo desafío porque, además, me han recibido como un amigo de toda la vida. Es la primera vez, después de haber tenido un director general como Daniel Hadad, que me siento con la comodidad de llevar a cabo el estilo radial que yo quiero y como a mí me gusta".

Y agregó: "A la radio no hay con qué darle, podés hacerla en piyama y en pantuflas que el oyente le pone la suficiente magia para crear su propia fantasía y se convence de que la estás haciendo en un palacio de la realeza británica y con vestimenta de gala. No existe otro soporte, ni la televisión misma, que supere al medio radial en esta profundidad, en este acompañamiento fiel que le brindamos a la gente de manera cotidiana".

Charla imperdible con el periodista y actor.
Charla imperdible con el periodista y actor.

Cuando le consultamos qué legado le dejó la enseñanza de aquellos grandes maestros del éter, Baby puntualizó: "Por sobre todas las cosas, la honestidad y el amor al micrófono. Uno siempre apuesta a la creatividad del producto y, aunque no nos salga, en parecernos a esos tipos fundacionales que han marcado capítulos de oro, lo intentamos contra viento y marea".

Etchecopar puntualizó: "Mi productor es el público, aquel oyente que me acompaña siempre. La gente marca mi camino para saber lo que debo hacer y lo que no. Debemos escuchar a cualquier hijo de vecino y, si están disconformes con algo, por más que el político luego te quiera convencer, siempre hay que estar del lado del tipo que te escucha. La gente te banca al aire y es la que te permite trabajar. Por otra parte, tenemos un grado de tolerancia muy grande que, en muchas oportunidades, se subestima".

“Hoy cualquier político es decente porque contrata a cuatro trolls”.

DEBATE Y AGRESIÓN

Acerca de la discursiva política actual, sostuvo: "Yo he vivido la democracia de Raúl Alfonsín y hemos pasado el estigma del miedo, en ese entonces, con la amenaza permanente de los golpes militares. Vivimos muchas historias de esfuerzo, de ilusión y fracasos para que el país pudiera ser, finalmente, soberano. Lo que realmente me da mucha bronca es que me vengan a dar clases magistrales personas que ni habían nacido en esa época y que, además, te tildan de facho. A veces, uno se contiene y trata de aguzar una tolerancia al máximo para no darles a estos mocosos maleducados un sopapo".

En relación con el rol cada vez más omnipresente de las redes sociales, analizó: "Bien usadas, te aportan conocimiento; mal usadas, te asesinan. Son muy peligrosas en manos de los inescrupulosos y mucho más, aún, en manos de los mercenarios. Hoy cualquier político es decente porque contrata a cuatro trolls (usuario que en la web publica comentarios agresivos y maliciosos para agredir o generar polémica). Realmente, se constituyen en un arma de doble filo para engañar a la gente. A veces me envían mensajes a través de estas vías y yo les digo que no lo hagan porque no me llegan ni tampoco los recibo. Y no soy un analfabeto tecnológico, sino que simplemente me protejo, trato de no enterarme. Lo hago en beneficio mío".

En relación con las profundas divisiones que han afectado al país de manera cruel y altisonante, Baby nos dijo: "La familia está dividida y han quedado, por un lado, las divisiones de la familia y, por otro, las divisiones estériles, las estúpidas. Una cosa es la discusión en la familia y otra cosa es la supremacía del fascismo; es decir, querer imponer tu verdad a toda costa, y esto nos lleva al cadalso, porque discutir estupideces no tiene sentido. Que tengamos que polemizar ahora la dignidad de los delincuentes me parece atroz; por otra parte, uno sabe que para ser delincuente debe dejar la dignidad a un lado".

Baby Etchecopar
Actualmente conduce "Baby en el medio" por Radio Rivadavia, de lunes a viernes de 12 a 14.

LA GRIETA DE LA CUARENTENA

¿Se ha generado una nueva grieta con la cuarentena? Baby lo explicó en estos términos: "En esto hay que separar la paja del trigo; la cuarentena es muy necesaria debido a que es la única protección que tenemos. No podemos ser necios. Ahora bien, si la cuarentena se convierte en una situación de no poder salir de casa para poder saber qué pasa; en este sentido, ya cobra un perfil peligroso. Y lo que pasa es que el país está quebrado, se encuentra fundido, y esta realidad no la puede tapar ni (Alberto) Fernández ni (Mauricio) Macri, ni nadie. Es un país deudor, está hecho pelota y, además, han vuelto a perfeccionar a algunos delincuentes; entonces, la cuarentena se transforma en un mecanismo para callarnos y, de esta manera, no me gusta para nada. Esto ya lo viví con los milicos".

En cuanto a la continuidad de este análisis, Etchecopar agregó lo siguiente: "Si en la esquina vemos a unos chorros, no nos debemos exponer. Este es un pueblo cobarde y tranquilo, a su vez; cobarde porque afirma nos cagaron de nuevo y tranquilo porque decimos salgamos a la calle a protestar, epa..., está fresquito, hagamos una marchita de media hora y volvemos en otro momento". Es un pueblo muy raro este y, además, ¿por qué cambian de idea sobre la marcha? Primero te dicen: Che... la dictadura era buena y al rato no... con la democracia estamos mejor o a la mañana te gritan este presidente es un chorro y a la tarde, ojo... pero está haciendo cosas... Realmente no llegamos a entendernos y nos pasa, en definitiva, como a esos herederos de la estancia que saben que esa propiedad es maravillosa, pero, a la vez, se enteran de que se tienen que poner a laburar; entonces, la venden por dos mangos".

“Que tengamos que polemizar ahora la dignidad de los delincuentes me parece atroz”.

LA HIPOCRESÍA COMO REGLA

Cuando le pedimos opinión sobre la muerte del afroamericano George Floyd en Estados Unidos a manos de la policía, en un hecho que causó una rebelión civil, opinó sin filtro: "Ese tema únicamente me apena por tratarse de la muerte de un ser humano, no por toda esa andanada de especulación política que se hizo. Cuando la pelea por los derechos humanos se convierte en un panfleto berreta publicitario, no me genera sensación alguna; por otra parte, no es el único afroamericano que sufre y muere en el mundo. Es más, creo que lamentablemente los afroamericanos, pobrecitos, son nacidos para sufrir y ser marcados por el dedo. ¿Sabés qué pasa?: que acá incide, también, un enorme grado de hipocresía. Hoy somos todos afroamericanos, pero el día que te vienen a vender unos anteojos truchos, decís estos negros de mierda... o estos judíos de mierda o estos yanquis de mierda; por lo tanto, no nos hagamos los buenos por dos días". Y continuó en esta dirección: "Hoy estamos conmocionados y muy tristes por los bomberos muertos por la explosión en Villa Crespo; mañana, en cambio, vienen a venderte una rifa y les cerrás la puerta en la narices".

Le preguntamos si este cuadro de situación se podría modificar a través un recambio generacional. Baby sentenció de manera firme: "Decididamente, te digo que no. Nosotros, hoy en día, creemos que los chicos son inteligentes porque son estúpidos; lamentablemente, los pibes no están en nada, estamos generando el ansia de boludos. Hoy creemos que porque van a estudiar ciencias de la comunicación son periodistas y los sentás con un teléfono y se duermen. Hemos perdido el concepto de padres formadores y les dejamos, en consecuencia, todo al costo de la universidad. Estamos muy mal en todos los aspectos, como padres y como abuelos. Estamos malcriando a una generación a la que pensamos que le estamos haciendo un bien y la estamos destruyendo".

“Estamos malcriando a una generación como padres y como abuelos”.

SIN EUFEMISMOS

"LA NUESTRA ES UNA TELEVISIÓN BARATA, BERRETA"

¿Cómo ves la tevé actual, sin contar la situación de pandemia?

-La televisión le importa más al que está detrás de la cámara que al que la está viendo. El tipo que hace televisión se cree que es famoso y poderoso; uno los ve de manera grandilocuente, yendo de un lado para otro y, por otra parte, increpan a la gente como si fueran los dueños absolutos de la verdad. Son unos pavos, se creen que son figuras consulares, estrellas absolutas, que están por encima de todo el mundo y, en realidad, somos como payasos que estamos adelante de un culo de sifón y que con un sueldo hacemos lo que podemos. Es una televisión barata, berreta; no hacemos más programas musicales como "Casino Philips", y la ficción murió, en líneas generales. A la mañana, cuando nos levantamos, preguntamos: '¿Quién chocó?' y con esto tiramos todo el día".

Ver más productos

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Día del niño con historia

Día del niño con historia

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

Ver más productos