@Alessagus

Conocido popularmente con el seudónimo CAE, Carlos Alfredo Elías es músico, compositor y cantante. Posee una extensa trayectoria, cuyo éxito data de los años 90’, cuando conoció la fama de la mano del glam rock y su banda Bravo.

Sin embargo, en diálogo íntimo con DiarioShow.com, CAE abrió su corazón y contó que su acercamiento con el mundo artístico arrancó cuando era mucho más chico. “A los 6 años, que era un petiso, yo salía a cantar y a tocar la guitarra en la peluquería de mi abuela que queda en Floresta, y mi público eran las clientas de ahí”, rememoró entre risas.

El cantante recordó nostálgico su mapa de ruta: “Uno viene con gustos y amores ya incorporados. Hay que jugársela, tomar esa pasión y ejercitarla, desarrollarse y educarse de a poco. Yo arranqué muy chico de forma inconsciente, no sabía que en cada canción o movimiento que copiaba, daba un paso en mi formación. A los 15 años ya estaba al trote con un grupo como fue Bravo en su momento y tuve que aprender de la carrera, cómo es, los manejos, y demás. El consejo que le dejo a mi hijo siempre, que es un rockstar de 20 años es: ‘Con lo que vos traigas en vida, tomá todas las herramientas que te dan y usalas de la mejor manera’”.

Carlos fue el creador de éxitos como “Te recuerdo”, “Para vivir un dulce amor” y otros singles, con los que se lució a nivel vocal e interpretativo. Luego de Bravo, decidió lanzar su carrera como solista y logró reconocimiento en Uruguay, Paraguay, Chile y España. Incluso, ganó el primer premio del Festival de la Canción de Viña del Mar, en 1997.

Actualmente su vida le dio un giro inesperado, ya que la palabra “actor” no figuraba en sus planes. Sin embargo, la vorágine cotidiana del espectáculo es imparable y en el pequeño mundo de las tablas y las cámaras, todo puede suceder.

Ahora forma parte del musical éxito en Broadway, “Rock of Ages”, que se readaptó en Argentina y está todos los martes a las 21 en el Teatro Maipo. “Me convocó Pablo Drutman y todo su equipo. Acepté y al segundo ensayo ya me quería ir de la obra. Yo no soy actor y si bien la convocatoria me llenó de orgullo y alegría, también la tomé con respeto. Hice un trabajo a full desde cero con el director y mis compañeros me apoyaron muchísimo. Era el único que no había visto la obra y buscamos a un “Dupree” que fuera acorde a mí, que fuera orgánico, que tenga cosas que yo diría en mi vida real”, explicó sobre su rol, un cuarentón súper rockero de los 80’.

El objetivo de Dennis Dupree en la obra es salvar el “Bourbon Room”, un bar de rock & roll, por el que debe luchar junto a Lonny Barnett (Matias Mayer) y encontrar una manera de lidiar con las deudas que amenazan la continuidad del club.

CAE explicó que no le fue nada fácil construir a este personaje pero que lo ayudaron mucho sus 25 años de oficio como cantante y músico. “Reinventé a ese rockstar que yo era en los años 90’ con una mezcla de Diego Torres y Diego Peretti, traje ese espíritu y tomé esa base para arrancar. El único personaje que conocía era el de mí mismo, CAE, asi que me entregué a las manos del director y no paré de practicar los cinco meses de ensayo. Lo sufrí mucho, no conocía la obra, las canciones eran todas en inglés, pero bueno, me apoyé en el cantante para salir a flote. Una vez que se estrenó, me sentí súper seguro. Me hace muy feliz esto, es como terapia”.

Por primera vez en un elenco teatral, confesó que comen ‘hamburguesas con dulce de leche y rocklets’ tras bambalinas: “Yo soy el no millenial del elenco, soy uno de los más grandes de todo el staff. Pero es muy interesante la energía positiva que se mantuvo desde el primer día que nos juntamos en un asado hace ya más de un año, hasta hoy. De algunos soy muy amigo y nos vamos a comer casi siempre después de cada función, vienen nuestras familias. Nos divertimos muchísimo. Esa buena onda baja a la platea”. Y para cerrar, deja una reflexión: “Para mí lo mejor es mantenerse en movimiento y no parar, con esa frase me identifico. Y lo más importante: no dejar de creer”.