@Perez_daro

Es la intérprete más importante del cine nacional en los últimos años. Se la puede ver en pantalla grande casi constantemente, en diferentes registros y géneros. Mercedes Morán se hizo popular en televisión, pero desde hace tiempo se alejó de esa plataforma para dedicarse al teatro, con excelentes proyectos, y en cine, también con buen ojo para elegir dónde y cuándo trabajar.

En charla con DiarioShow.com, no da pistas sobre un presunto “secreto del éxito” -como lo percibe ella, trabajar de lo que le gusta y sentirse orgullosa de sus actuaciones-, pero sí sobre contradicciones y sentires en el mundo artístico y femenino.

“No siento ese miedo latente a no gustar. Soy la anti ‘trabajo para mi público’, siento que es demagógico y burdo ese concepto. Siempre trabajo para mí. Deseo profundamente que a la gente le guste lo que hago, y se sienta acompañada. Uno adora que se sientan cerca, pero no soy del folclore de ‘me debo a mi público’, pensando en que no puedo defraudar a alguien. ¿Qué es ‘mi público’? No soy una agencia de marketing”, admite una muy honesta Mercedes, que luego completa su pensamiento asegurando que “lo mejor que puedo hacer por mis espectadores es ofrecerles un buen trabajo, y para eso tengo que entusiasmarme, y para mí el entusiasmo implica correr riesgos, que justamente es no saber si va a funcionar. Probar algo un poco a ciegas”.

(Pablo Villán/Crónica)

Su presente la encuentra descansando tras tanto rodar, pero por esas cuestiones de desfasajes temporales, desde hace un año circula frecuentemente por la cartelera de cine: “Estuve filmando un montón. Después de ‘El amor menos pensado’ hice ‘Araña’ (filme chileno), y antes ‘Familia sumergida’. Todos re lindos proyectos. Estoy muy contenta, principalmente porque tengo mucha suerte, de haber juntado cuatro o cinco películas tan distintas y lindas, que me permiten hacer roles tan diferentes, además de vincularme con directores tan distintos, que admiro profundamente. Eso es importante para mí, no sé si trabajaría con alguien que no admiro, que no respeto ni tengo confianza”.

"Histeria” femenina

“Se están viendo muchas historias sobre las complejidades y los procesos femeninos, esos que durante años llamaron ‘histeria’. A la contradicción femenina se la llama histeria, pero a los hombres los vuelve interesantes, profundos, reflexivos. Igual que las canas, a los tipos les dan prestancia, y a las mujeres las convierten en ancianas. La contradicción siempre enriquece y es humana, y uno puede empatizar. No se va por un lado como una heroína o héroe todopoderoso”, declara la actriz, sobre muchos filmes “femeninos” estrenados en los últimos tiempos.

En el caso particular de Mercedes, se puede citar tanto a “Sueño Florianópolis, como “Familia sumergida”, ambas dirigidas por mujeres, como buenos ejemplos de estos cambios. Sobre esta evolución en las temáticas del cine, exclama que “uno se siente más incómodo. Antes de hacer conscientemente un montón de cosas, siempre obedeciendo a mi deseo como actriz de construir personajes reales, verdaderos, he tratado de correrme de lo convencional, de lo que se espera. Y estos cambios que estamos sintiendo socialmente todos, de alguna manera también rompen la convención. Siento que en mí ha sido una lucha que he llevado a cabo con otra conciencia. En mí, era perseguir la verdad, desde la actuación. Algo súper personal, individual".

"A la contradicción femenina se la llama histeria, pero a los hombres los vuelve interesantes, profundos, reflexivos. Igual que las canas, a los tipos les dan prestancia, y a las mujeres las convierten en ancianas".

"Por supuesto que ahora me siento mucho más acompañada en ese sentido, cuando siento que esto se ha hecho una causa más grande, se ha tomado conciencia, hay más miradas, se revisan algunos comportamientos femeninos con una mirada no patriarcal. El comportamiento de mis personajes, siempre tan llenos de contradicciones, por diferentes motivos”, continuó.

Según explica, estas variaciones no sólo tienen que ver con la intimidad de la mujer, sino con su comportamiento o vínculos con otras personas: amantes, hijos, padres y desconocidos: “Siempre se obedecieron mandatos, de estar con alguien, de casarse, de tener hijos y ser una buena madre, como te decían que debía ser una buena madre. Ahora todo es más personal, porque no hay fórmulas. Son roles y vínculos diferentes todo el tiempo. Yo me he separado muchas veces, he tenido varias parejas, varios hijos. Y siempre pienso cuántas cárceles nos inventamos, cuantas condenas nos impusimos. La separación se empieza a ver desde otro lugar. Se desacraliza o desdramatiza la separación, se lo corre del lugar del fracaso”.

“Siempre se obedecieron mandatos, de estar con alguien, de casarse, de tener hijos y ser una buena madre. Ahora todo es más personal, porque no hay fórmulas".

La idea de que no se hable de derrota ante la ruptura, implica para la artista un gran éxito en la evolución de la sociedad, porque “siempre es un volver a empezar. Quizás lo que nos hace sentir que fracasamos al separarnos, es la cultura, todo te indica que perdiste, como si permanecer fuese un éxito. Sea como sea tenés que aferrarte y no soltar. Si lo sentís como la pérdida de un proyecto, está bien, pero no es para frivolizar. Uno pone, apuesta, trabaja, construye y cuando uno lo vive es doloroso y si hay hijos también. Pero de ahí a considerarlo un fracaso es una diferencia enorme”.

(Pablo Villán/Crónica)

Hablando de los roles de la sociedad, imposible no pensar en los últimos papeles que realizó. En “Maracaibo”, “Familia sumergida”, “Sueño Florianópolis”, “El Ángel” y “El amor menos pensado” hace de madre, pero siempre desde un ángulo diferente.

Sobre esa etiqueta, aclara que “hace mucho que hago estos papeles. Cuando me empezaron a tocar roles de madre pensé que me iban a liberar de las otras, de las escenas sexuales, ¡pero me juntaron las dos! Al darse la capacidad del cupo laboral de directoras, ocupando roles que antes históricamente los ocupaban hombres y excepcionalmente algunas mujeres, obvio que cada directora quiere contar su historia y hay más mirada de género. Hoy me siento más acompañada socialmente pero esto es una causa que con más o menos conciencia siempre la llevé. A veces por curiosidad, por laboratorio personal, intentando darles más realidad a los personajes, haciendo mujeres de verdad, y no heroínas convencionales. Y ahora esta movida es feminista”.

"Cuando me empezaron a tocar roles de madre pensé que me iban a liberar de las otras, de las escenas sexuales, ¡pero me juntaron las dos!".

Entre esos personajes entrañables, cabe mencionar a “Roxy”, la protagonista de “Gasoleros”. Sobre ella, recuerda que “fue la primera heroína, o protagonista de un programa de horario central, familiar, que engañaba a su marido, y no era un hijo de p... era sólo un bol... Eso fue una bisagra, por la que yo luché muchísimo. Porque hay muchos miedos de correr esos riesgos, de perder la empatía de la familia, por ejemplo. Y sin embargo esa Roxy fue comprendida y amada por la gente”.

Mercedes en la piel de "Roxy" en la novela "Gasoleros".

El colectivo de actrices

A pesar de acompañar la lucha feminista, Morán indica que no pertenece al colectivo de Actrices Argentinas porque “no me gusta estar en ninguno de esos grupos. Las apoyo totalmente, sabía lo de Thelma, las chicas me contaron todo antes de que se hiciera público. Me siento súper interpelada por el tema, soy feminista y colaboro con todo lo que esté a mi alcance. Pero no pertenezco por un tema de personalidad, de que no me gusta pertenecer a ningún grupo. Soy más francotiradora. Activa, pero desde que empecé a estudiar teatro, que algunos forman grupos, hay una necesidad de protegerse armando grupos. Yo nunca me sentí cómoda formando grupos. Más allá de eso, estoy agradecida y orgullosa de estos colectivos. Estoy siempre dispuesta a colaborar con ellas”.

"Las apoyo totalmente (al Colectivo de Actrices Argentinas), sabía lo de Thelma, las chicas me contaron todo antes de que se hiciera público. Pero no pertenezco por un tema de personalidad, de que no me gusta pertenecer a ningún grupo".

El Colectivo de Actrices Argentinas.

El conflicto entre Ricardo Darín y Valeria Bertuccelli

Valeria Bertucelli sorprendió a todos al contar en una entrevista que había sido maltratada por Ricardo Darín. Érica Rivas y otras actrices salieron a apoyar a Valeria, también de manera sorpresiva. La noticia no era menor, obviamente, por tratarse del actor más importante del país, que semanas más tarde debió encarar la promoción de su filme “El amor menos pensado”.

Si bien dio su punto de vista al respecto, el tema nunca fue esclarecido por ninguna de las partes involucradas, que sólo decían que la palabra del otro era falsa. En el medio del conflicto quedó Morán, que es amiga de Bertuccelli y Darín, además de ser la protagonista del filme que debía promocionar el actor. Ante esta circunstancia, Mercedes cuenta que “fue una situación fea e incómoda para todos, y también para mí”.

fue una situación fea e incómoda para todos, y también para mí”.

Según narra, padeció el conflicto de intereses, pero supo resolverlo. “Todos los protagonistas de la situación son amigos míos, yo hablé con cada uno de ellos del tema en forma privada porque son amigos. Entonces hablé con ellos y no hice públicas mis declaraciones porque justamente se trataba de gente que quiero. Ellos saben perfectamente lo que opino de cada uno de ellos; de cómo se manejaron, y prefiero mantenerlo así”.

"Sueño Florianópolis": un proyecto especial

Con gran trayectoria en el ambiente artístico, recién en los últimos años Mercedes Morán encontró continuidad y reconocimiento en sus trabajos en la pantalla grande. Por ello se siente cada vez más cómoda y tiene una visión muy compleja sobre el trabajo con cineastas.

No es casualidad que repita directora, Ana Katz, con quien ya había trabajado en “Los Marziano” (2011) para el filme que estrenó hace pocos días. “Sueño Florianópolis cuenta la historia de una familia que viaja al tradicional balneario brasileño en auto, a principios de los 90. Amores, separaciones, vínculos de padres/madres e hijos, se viven en esta comedia incómoda y especial.

La actriz protagoniza el filme "Sueño Florianópolis".

Sobre este nuevo trabajo, Mercedes detalla que “con Ana nos conocemos un montón, me dirigió en cine, yo la dirigí en teatro, nos entendemos un montón. Entiendo su mirada y su humor, que es tan particular y único. Me gusta mucho la mirada que ella tiene sobre los procesos femeninos. Además, tenemos un vínculo que nos permite estar un poco más juntas, por el guión, por las escenas”.

 

Lo que más le atrae de Katz es que “no tiene remates, es algo que provoca una incomodidad sustanciosa en la gente. De alguna manera, es jerarquizar al público como lector y no regalar todo, que no sea tan masticado, que quede abierto para que la gente salga con algo en la cabeza. De alguna manera está hablando de qué es la familia, qué es esta construcción que tenemos sobre lo que pensamos que es la familia”.

Ver más productos

La beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda a beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Cronishop: una manera sencilla de comprar

Cronishop: una manera sencilla de comprar

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Como atraer a los Millennials al mundo del vino?

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

Roma está poblada de aborígenes

Roma está poblada de aborígenes

Ver más productos