@Tomasdv55

Darío Barassi encontró la fórmula. Sus expresiones, modos y salidas lograron que se ganara el corazón del público y hoy este joven sanjuanino que logró vencer los temporales del cambiante mundo de nuestra farándula, es uno de los actores más convocantes. No obstante, él prefiere escindir a “Barassi” personaje de la persona que es en su intimidad.

Y cada vez más separado de esa construcción que le es familiar, el actor ahora se embarca en “Carcajada salvaje”, una obra de humor absurdo e inteligente junto a Verónica Llinás, en el Teatro Multitabarís. En diálogo con DiarioShow.com, Darío se permitió el autoanálisis y compartió sus pensamientos sobre lo que significa para él actuar y hacer comedia.

-¿Qué significa trabajar con alguien de la trayectoria de Verónica?

-Cuando me llamaron para hacer la obra, no tuve nada de lo que dudar para hacerla. Estar arriba del escenario con Verónica Llinás, que es una actriz de oficio, de entrega, de carrera, una actriz lúdica, que maneja la comedia como pocas, está siendo una experiencia enriquecedora por todos lados. Si no salgo mejor actor de esta obra, es porque me tengo que dedicar a otra cosa. Estoy chocho.

"Verónica Llinás es una actriz de oficio, de entrega, de carrera, lúdica y que maneja la comedia como pocas".

-La gente ya identifica tu forma de hacer humor. ¿Cómo manejás esto a la hora de hacer comedia?

-Yo soy Darío, y Barassi es un personaje que tengo muy cercano, que disfruto hacer, y es el personaje más público que tengo. Es el disfraz que me pongo para el laburo que elegí y entiendo que la gente lo conoce y, en cierto punto, Barassi gusta. Es ese humor llano, espontáneo, dinámico, sonoro. Adoro a ese personaje y hago de él un 70% del día. Pero a la hora de hacer una obra de teatro me entrego por completo a lo que está escrito en el texto y a lo que me va indicando la directora.

Barassi y Llinás en "Carcajada salvaje".

-¿Y ese Darío actor te pide también que te separes del humor?

-Bastante tiempo antes de hacerme conocido circulé mucho por el “off” y ahí hice clásicos y tragedias. Sí considero que tengo cierta facilidad para el humor y que la comedia me queda cercana. Hay como una cosa rítmica o de timing que aprendí y la llevo conmigo que hace que me convoquen más para eso, pero siempre estoy ansioso de que me lleguen cosas que me corran de lugares comunes. Ese es el laburo más interesante. El otro es el más efectivo, el que funciona y que también disfruto mucho.

-¿Te fijás en lo que opina el público de vos?

-Decir que no me importa lo que opina el público sería mentira. Si sos actor, estás eligiendo subirte a un escenario para generarle algo a otro. Lo que le pasa al otro con mi laburo me parece fundamental, entonces lo respeto y lo escucho. Hago de Barassi porque entiendo que gusta y eso está bueno. Me gusta gustar. Pero también me escucho a mí: este año necesitaba un cambio y darle más bola al Darío actor. Por eso tuve que cerrar la etapa de NET (“Nunca es tarde”, que conducía Germán Paoloski por Fox).

"Decir que no me importa lo que opina el público sería mentira".

-¿Quién te hace reír?

-Tengo un nivel de risa superficial en al que muchas cosas me causan gracia. Pero es muy difícil que yo genuinamente me tiente y me ría. Un buen laburo actoral y el humor inteligente de un texto me pueden hacer reír. Pero tengo un humor liviano de que si alguien se tropieza y se cae también me da gracia. Soy un público remador.

-Suele suceder que los humoristas sean personas mucho más serias y reflexivas en la intimidad, ¿te pasa?

-Todo convive. Soy un tipo sumamente profundo, sensible, racional, analítico y estratega. Por suerte mi mujer es un pilar fundamental en todo el armado de mi vida y con ella estamos todo el tiempo construyendo nuestra pareja y nuestra vida. Pero también tengo el momento de liviandad de estar comiendo un asado con amigos y cagarme de risa. Soy una persona que aprendió a disfrutar.

"Soy un tipo sumamente profundo, sensible, racional, analítico y estratega".

-¿Sos exigente con vos mismo?

-Soy mi mejor público y digo “Qué crack este gordo”, pero por otro lado soy de ver los laburos que hago y criticarlos bastante, pero siempre para mejorar.

Ping Pong

- ¿Qué vínculo tenés con tu San Juan natal?

-Ser sanjuanino me recontradefine. Soy muy cálido en los vínculos y creo que eso tiene que ver con mi cuna. Me gusta mucho volver a San Juan. Mi vieja vive en San Juan y la casa de mis abuelos sigue estando ahí, así que voy mucho y me hace bien.

-¿Y del abogado queda algo?

-Soy de una familia muy conservadora, entonces la necesidad de un título universitario era innegociable. Mi viejo era abogado, mi hermano también, y yo era bastante ñoño, entonces no me dificultaba estudiar una carrera. Al abogado lo siento muy lejos. No reniego para nada, pero si hoy me ponés en un tribunal, salgo corriendo.

-¿Vuelven con “Aladín, será genial”? Fue un gran éxito el año pasado.

-Metió 100 lucas de espectadores en tres semanas. Una locura. Así que me parece la decisión más lógica de la productora de darle un poco más, así que hacemos Semana Santa y vacaciones de invierno.

-¿Estás al tanto de la remake que va estrenarse del clásico de Disney?

-Algo sabía porque vivo en este mundo y tengo redes sociales. Mucha gente le mandó a Will Smith y le escribía a Disney diciendo que por qué no me habían elegido a mí para hacer de Genio.

Ver más productos

San Juan Carlos Comay, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Juan Carlos Comay

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos