@alessagus

Ella es cantante, actriz y fiel trabajadora por los Derechos Humanos. Su lema de vida alude a una canción de Fito Páez, “Dar es dar”, y a sus 60 años se constituye como una de las artistas nacionales más destacadas de la balada romántica y en Europa, de donde proviene gran parte de su familia, del tango.

Julia Trzenko, conocida como Julia Zenko, se la jugó con el cuestionario de DiarioShow.com y respondió sin tapujos.  

 -¿Cómo fue tu despertar a la música?

-Yo vengo de una familia muy musical. No son profesionales pero sí amantes del rubro, siempre fueron mucho al cine, al teatro y diversos espectáculos. Mi familia es judía y en las fiestas siempre había mucho baile y música, así que formó parte de mi vida desde que tengo uso de razón, me crié con eso. Mi gran referente en esto es mi único hermano, seis años mayor que yo, que era mi ídolo cuando yo era más chiquita. Mi mamá me llevó a una profesora de canto a los 12 años, para que empiece a dominar mi instrumento vocal.

Julia Zenko - (Fernando Perez Re - Crónica)

-¿Qué sentís cuando estás arriba del escenario?

-Yo era muy tímida y eso hoy lo venzo todos los días, voy al frente, no pienso y se pasa. El miedo, la inhibición y la vergüenza, cuando yo no tenía los elementos necesarios, me jugaban muy en contra. En los primeros años de mi carrera había algo que me faltaba para disfrutar lo que hacía, siempre había alguna contra. Eso por suerte quedó atrás hace muchos años. Hoy el escenario es el lugar donde me siento más plena, cómoda y feliz. Como cantante y como persona, siento que puedo ser yo y no molestar a nadie.

-¿Cuál creés que es la recepción del público?

-Hay un ida y vuelta muy lindo que estuvo siempre. Por suerte nunca recibí maltrato del público, con los años de profesión formé un buen feedback, salvo en un momento de mi vida cuando me comprometí con otras cuestiones y puse en exposición mis ideologías. En ese momento, unos cuantos salieron a decirme ‘sos hermosa cantando, pero ese pensamiento deja que desear’ y bueno, no se puede conformar a todos, yo soy fiel a mi.

-Padre polaco, madre uruguaya y abuelos europeos ¿Cómo te influyó todo eso?

-Desde el arte, porque mi abuelo paterno cantaba en los templos de Polonia y era actor aficionado y antes que todo, en los gustos de comida de la colectividad europea. Del lado de mi mamá, el mate. Estoy agradecida de que el universo me siga dando la posibilidad de cantar en diversos países. Ahora en febrero vuelvo a Noruega, hace poco estuve en la ópera de Berlín, de Oslo, entre otras. La arquitectura europea y la música me emocionan, y eso lo recibí de mi familia.

-También pasaste por el teatro, ¿qué recordás de tus estudios actorales?

-Arranqué en la escuela de Agustín Alezzo, tomé un par de clases y después me derivaron con Edgardo Moreira. También hice taller con Augusto Fernández y con Luis Agustoni estuve un par de años, a él lo recuerdo con mucho cariño. Lo que me dio el teatro es la posibilidad de meterme en los textos de las canciones, analizarlos e interpretarlos. El teatro es muy conveniente para una persona que canta, a mi me sumó un montón. En marzo voy a estar con microteatro y es la primera vez que voy a actuar sin cantar, tremendos nervios -risas-.

-Si te llaman para una novela, ¿aceptarías?

-¡Me encantaría! El problema es que no me llaman -risas- . Igual te confieso que le tengo pánico a la televisión, no soy muy feliz en ese ámbito.

-En relación con los Derechos Humanos, a nivel universal ¿Cuáles son los más vulnerados?

- Uff, qué buena pregunta. Tantas cosas. Mirá, yo amo a mi país y cada vez que me voy, tengo ansias de volver. Últimamente se me cruzó la idea de irme a vivir a otro lado, pero siempre que lo pienso me tiro para atrás. Son dolorosos algunos hitos que vivimos, de hecho colaboro mucho con los derechos de los nietos desaparecidos. Tengo un concuñado desaparecido en el 1978, tenía 20 años y no se lo vio más. Siento esa angustia y dolor con las personas que sufrieron los avatares de la dictadura y los malos tratos. A mí me duele la gente y todo lo que tenga que ver con la desigualdad me pega profundo. Fui a cantar en actos por el matrimonio igualitario, participé del Teatro por la Identidad, lucho por la legalización del aborto, el empoderamiento de la mujer, entre otras cosas. Estamos viviendo un momento muy delicado con todos esos puntos.

Julia Zenko - (Fernando Perez Re - Crónica)

PING PONG

-Del 1 al 10, ¿cuánto te gusta cantar en la ducha y en la via pública?

-En la ducha cero, vocalizo nada más. En la calle me encantaría cantar todo el tiempo, pero también cero porque me da vergüenza.

-¿Un momento de tu vida que quisieras repetir?

-Cantar con Mercedes Sosa en el Luna Park, sin dudas.

-Mayor debilidad y fortaleza

-Debilidad, comer y beber. Fortaleza, vencer los miedos.

-¿Qué te molesta más: la mentira, la injusticia o la falsedad?

-Las tres cosas. Me ponen muy mal

-Si te quedara un día de vida, ¿qué harías?

-Lo pasaría entero con mis hijas, sin despegarme.

-¿Cómo sos en el amor?

-Pasional.

-Frase preferida

-“Dar es dar”.

-Puntaje de 1 al 10: adicción a Netflix y el celular

-A Netflix le daría un ocho, porque veo muchas películas, aunque no recuerdo títulos, ni nombres de actores -risas- y no le doy bola a las series. En cuanto al celular, un siete.

Ver más productos

San Juan Carlos Comay, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Juan Carlos Comay

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos