A sus 40 años, está mejor que nunca.

Carolina Ardohain salió de esa zona de confort que le dio ser la cara más bonita de la Argentina, para probar suerte como notera, luego conductora, actriz y hasta jurado del "Bailando", tras haber demostrado en varias ocasiones sus cualidades para la danza.

Una mujer que siempre buscó crecer, y no duda en remarcarlo en cada oportunidad que tiene. "No me dedico a ver qué hacen otras personas, no tengo tiempo porque siempre voy para adelante", explica Pampita en charla con DiarioShow.

"No es sólo una cara bonita", reza un denigrante refrán que suele usarse para destacar alguna cualidad de una modelo. Sin embargo, en el caso de Carolina, esa belleza exterior funciona como reflejo de lo que sucede en su interior. Familiera, romántica, compañera, impetuosa y sensible, son algunas porciones de su personalidad, estructura que complementa con su versatilidad para moverse en diferentes plataformas del mundo mediático.

Por ello, el presente la encuentra con su primer protagónico al mismo tiempo que debuta en cine como Ofelia, una mujer muy sensual, en "Desearás al hombre de tu hermana". Sobre esa capacidad de llenar casilleros en diferentes profesiones, declara que "no me definiría una sola cosa. No soy sólo modelo, ni sólo conductora o actriz. Nadie es una sola cosa. Todos somos muchas cosas a la vez".

Como el filme ronda mucho el género thriller erótico, el desafío no sólo era interpretar para el séptimo arte, sino que Ardohain debió enfrentarse a un rol muy fuerte. "Fue un proyecto grande para arrancar en cine, eso era lo más entretenido y lo que más pasión me provocó. No era un bolo, o aparecer atrás, algo chiquito. Había que tomárselo con mucha responsabilidad, poner mucho el cuerpo, fuerza y entregarse. Yo audicioné para el papel de la otra hermana, pero el destino me puso en otro lugar. Una vez que me probaron como Ofelia ya no pudieron verme en otro papel. Ofelia es muy sensual y con mucho temperamento, de alguna manera manda en la relación con su hermana, así que el cambio de una a otra era enorme. Nunca dudé de participar, porque desde que leí el guión me volvió loca. Nunca vi una película así porque sé que es fresco, va a sorprender a todos".

A pocos días de producido su estreno, la película tiene dispares críticas. Acostumbrada a que su nombre se relacione con la polémica, ¿cómo reacciona la artista ante el juicio por su trabajo? "No sé si estoy preparada para lo que venga, porque es mi primer proyecto. Voy a tener que transitar lo que se diga. Si hay opiniones negativas, va a ser respetable. Por ahí a alguien le gusta y a otro no. Estoy a flor de piel. No sé si son nervios, porque estoy muy orgullosa del resultado final. Tengo experiencia lidiando con otras cosas, pero no con mi participación en el cine, así que escucharé y esperaré a ver cuál es el veredicto".

Vínculo con la prensa

Su relación con los medios viene de larga data, pues desde aquel momento en que fue descubierta por Pancho Dotto, todo fue grandilocuente en su vida pública, especialmente en temas amorosos. Primero Martín Barrantes, luego Benjamín Vicuña y hoy Juan Mónaco, todos los momentos de su vida romántica fueron retratados, se teorizó y rumoreó sobre futuros y pasados posibles, configurando verdades negadas primero y aceptadas más tarde en algunos casos.

Sobre ese vínculo tan nocivamente atractivo entre Pampita y la prensa, Carolina expresa que "mi humor para responder depende del horario en el que me agarren. Son colegas, yo eso lo entiendo. Me preguntan cosas que nunca me imagino, me sorprenden, nunca sé qué me van a decir. Si sos auténtico no tenés nada que ocultar. Pero ya estoy acostumbrada, no lo vivo con peso y no muestro algo que no soy. Siempre fui respetuosa del trabajo de los demás. Nunca dejo de dar una nota porque quiero que todos trabajen. Ahora estoy más contenta y eso me predispone de otra manera, incluso con preguntas incómodas. El problema es que atravesé momentos personales muy intensos y dolorosos, entonces no es la misma energía para responder y mostrarte. Por suerte soy muy transparente, y no es para nada una máscara la sonrisa que me ven, porque todos ya me conocen en todos mis estados. Soy yo misma, porque un personaje no lo podría mantener".

El peso de la fama

Con tanta energía por contener o desatar, el problema con la conductora sería por su exposición debido a su estatus de famosa Primera Clase. Al respecto, Carolina no reniega de la vida que eligió: "No hago nada por la fama. Tiene que ver con sentirme creativa, animarme, aprovechar las oportunidades que llegan. No elijo ser famosa, elijo hacer cosas que me gusta hacer, entrevistar a alguien, participar de una película, la fama es la consecuencia, a mí lo que me llena es volver a mi casa contenta habiendo hecho lo que me gusta, lo que tengo ganas de hacer. De todas formas, cuando te dedicás a esto, tenés que tener cuidado con muchas cosas, llevo muchos años en el medio así que lo conozco. A mí nunca me agarraron en nada porque soy muy cuidadosa con mi vida personal. Uno transita la vida con todas las vicisitudes que te tocan vivir. En la vida, si estás expuesto, se muestra ese costado también. Pero la vida la tenés que transitar igual. Altos y bajos vas a tener en lo que sea, te dediques a lo que te dediques. El tema de lo mediático es parte de esta profesión, no reniego de eso nunca y no lo vivo con malestar".

Corazón contento

Tras los malos momentos que vivió en el pasado con varios romances, sería lógico que Pampita se forme una coraza para evitar más daños. Sin embargo, ella sorprende al declarar que "nunca me cerré a nada, siempre voy a tener amor en mi vida, porque lo busco, lo provoco y lo cuido. ¡Es tan lindo estar enamorada! Agradezco que el amor haya llegado con Juan, y desde que llegó no paro de dedicarle todo y por suerte ha salido todo bien, estamos re contentos, parece que los dos tomamos decisiones acertadas para estar donde estamos hoy. Siento que muchas cosas que he logrado fue con su fuerza, muchas cosas buenas que me pasan tienen que ver con la llegada de él a mi vida".

Si bien el amor pesa más en la balanza, Ardohain recuerda haber sido muy criticada cuando hizo público su romance. "Los que hablan mal, no saben qué es estar en esta posición, no han transitado el dolor, reconstruirte tras un fracaso. A veces necesitás volver a enamorarte porque la compañía y el abrazo de alguien es tan importante, mucho más para llenar el vacío de que tus hijos no estén, porque cuando te separás hay días en los que ellos están con el padre y padecés la soledad. Muchas críticas son de mujeres y eso es lo peor, las mujeres nos tendríamos que apoyar más entre nosotras; es tan feo escuchar de alguien que podría entenderte más, cosas tan duras, hablando por desconocimiento".

Lo primero es la familia

Un tema que trata con especial delicadeza es el de Benjamín Vicuña, pues la ruptura tormentosa con el padre de sus hijos puso a la modelo en una posición muy difícil, entre la tristeza y el coraje de salir adelante por Benicio, Bautista y Beltrán. La relación que mantiene con el chileno es "con absoluto respeto y cordialidad, priorizando siempre el bienestar de nuestros hijos, que son nuestro orgullo y nuestros tesoros. A pesar de lo que pasó, no hay opción, tenés que priorizar la felicidad de tus hijos, haya pasado lo que haya pasado. En ese sentido, tanto a él como a mí no se nos ocurre tener una mala relación".

Hace pocos días, la China Suárez, actual pareja de su ex, confirmó su compromiso con Benjamín, algo que en rigor de verdad, ya había comentado anteriormente y por eso muchos creían que era algo "a propósito".

Cambiando el tono de la charla, la jurado del "Bailando" explica que no le interesa hablar del tema porque "no pienso en otras personas porque no miro lo que hacen, No tengo tiempo para otras cosas aparte de lo que hago en mi vida. Cada uno es libre de hacer lo que quiera, y yo no dejo de avanzar, es eso lo único en lo que me ocupo, tanto profesional como personalmente".