@TomasDV55

Simpática, alegre, confiable. Las descripciones son siempre las mismas, tanto para los personajes que interpreta como para su propia personalidad. De acuerdo a la percepción del público, Mirta Wons no puede estar triste. “Es algo que me hincha bastante”, afirma ella, trabajadora incansable de la ficción argentina en todos sus formatos. “Yo estoy encasillada en la gordita simpaticona y soy buena onda y simpática, pero eso no me deja mostrarme triste. ¿Por qué no puedo estar triste?”, se pregunta. Mirta no se equivoca.

Cuando se conoció la noticia de que tras un caso de mala praxis en la operación de meñiscos que tuvo hace cinco meses, seguía dolorida, había abandonado su trabajo y se trasladaba con la ayuda de unas muletas, la prensa no supo cómo recibir la preocupación y la bronca de la actriz. Por los problemas ocasionados, Wons exige a su prepaga “una respuesta a la altura de las circunstancias” y asegura que tuvo que rechazar dos oportunidades de trabajo en televisión, cosa que la “enojó profundamente”.

Mirta Wons (Nahuel Ventura - Diario Crónica)

En una charla exclusiva con DiarioShow.com, la intérprete esquiva con facilidad el lugar común en el que dice estar encasillada y analiza su propio lugar en el medio con honestidad. “A mí me encanta trabajar en tele, el ritmo loco, correr con los horarios, puteo mucho después, pero me encanta y lo extraño mucho”, relata Mirta, que a 21 años de su debut actoral, cuenta con un soprendente número de participaciones en teatro, cine y televisión en su haber.

Tiene una cosa la tele, que es que el foco quizás no está tan puesto en el armado del personaje, sino en el resultado final, pero eso me da un training increíble. Yo siento mucha libertad creativa ahí”, agrega luego.

Mirta Wons (Nahuel Ventura - Diario Crónica)

En épocas de escasez de oferta laboral para los actores, el análisis de Wons es muy claro e identifica problemas puntuales: “Se repiten mucho los mismos actores y en algunos casos creo que las producciones no arriesgan. Vos encendés la tele y ves una novela turca y puede estar buenísima pero te habla de otra cultura, de otro contexto. Poné ‘ Simona’, ‘ 100 días para enamorarse’, que te puede gustar o no, pero te están hablando de vos, de tus costumbres y de tus problemas”.

Tampoco veo que haya un interés político en apostar a las áreas culturales y educativas. En nada en realidad. En general no me gustan las cosas que está haciendo este gobierno, me parecen políticas bastante crueles y salvajes”, reconoce, aunque prefiere no caer en una discusión que asegura despreciar. “Yo no soy anti nada. No quiero hablar desde una grieta, quiero hablar desde un puente. Quizás sea naif, pero tengo esperanzas”, dice al respecto.

"No me gustan las cosas que está haciendo este gobierno, me parecen políticas bastante crueles y salvajes"

En lo personal, el análisis sobre la merma en oportunidades de trabajo es otro. “Hubo una época en la que trabajé sin parar y hay veces que pienso que pasé de moda”, explica sin ningún tipo de falsa modestia, a lo que agrega: “Eso de ser la revelación en un momento se va. Es así y son las reglas del juego. Es algo muy común en los los actores pensar que es personal, es el síndrome del actor persecuta. Pero no es así, surgen nuevos talentos permanentemente. Como dice la Chiqui, el público se renueva y los actores también”.