Entrevistó a Gladys.

Por Tomás Del Val

@tomasdv55

Jey Mammon tiene un carisma muy particular. Su humor, que se destaca en sus intervenciones en el “Bailando por un sueño 2017”, generalmente se apoya en una visión consciente y relajada de sí mismo, que le permite tomarse críticas y comentarios con mucha gracia; incluso con un tema trascendente a nivel personal para él, como lo es su sexualidad.

La forma en la que desde la comedia aborda la temática de género es para Juan Martín Rago, como lo recuerda a Jey su documento de identidad, casi un deber. “No me creo abanderado de nada ni de nadie, pero teniendo la posibilidad de tener un micrófono adelante, tenés una responsabilidad. La de defender el dolor de los que la pasan mal de verdad”, explica el actor y músico que el jueves estrenó “¿Quién es Jey Mammon?”, en el teatro Ludé, con participación de Diego Reinhold.

Por eso, cuando Jey publicó una hilarante canción titulada “Los heterosexuales son personas”, en forma de respuesta a las declaraciones homofóbicas de Gladys la Bomba Tucumana, se entendía que, detrás de la humorada, existía algo de crítica que tenía por mensaje el respeto a la diversidad de género.

“Yo no la puedo juzgar a ella, no soy quién para juzgarla. Pero sí puedo entender algunas de sus reacciones y respuestas. Creo que hay que educar desde el amor”, declara el comediante sobre su colega en el certamen de baile.

En esa síntesis que encuentra Jey entre la risa y la seriedad, la liviandad y la profundidad, aprovechó la vuelta de su siempre polémico personaje, Estelita, para invitar a Gladys y su hijo Tyago Griffo, a someterse a sus picantes preguntas.

“No hablé del tema personalmente con ella, pero la presencia de Gladys y Tyago en el show da muestras de que a pesar de las diferencias que uno pueda tener, hay buena relación. Ella me dice que me ama (risas), no sé si es así, pero nos llevamos bien. Porque a pesar de que las cosas pasan en serio en el ‘Bailando’, entiendo el lugar que es y el que tiene cada uno, y que estamos todos en la misma”, aclara Mammon.

La Bomba es además “culpable” de que todos los bailes del intérprete se retrasen casi eternamente, impidiéndole presentarse. Jey se lo toma con gracia: “En el ‘Bailando’ parece que todo chiste termina en un hecho real. Paula y Pedro empezaron como una joda y ahora tienen 27 hijos (risas). Parece que yo sé que no voy a bailar y en verdad no lo sé. También entiendo que el tablero lo plantea Marcelo para que se de así, entonces me lo tomo muy bien, todo lo contrario a ponerme mal por eso”.

El alter ego de Estelita tiene muy en claro su rol en el espectáculo, y en ese rol entiende la risa como un vehículo para decir cosas que le son más importantes: “El humor también tiene solemnidad. A través del humor, por más que sea más simpático y agradable, uno también está diciendo cosas que son súper serias. A veces lo que logra es acercar más, y terminás hablándole a gente que de otra forma te hubiese puesto un freno”.