@Perez_daro

Decidida a ganarse un lugar nuevamente en el medio, Mariana Diarco volvió a la televisión, ahora como panelista de "El run run del espectáculo", que se emite los domingos a las 16 por la pantalla de Crónica HD. En charla con DiarioShow.com, habla sobre su feliz momento laboral, su estado civil y su vida como madre de Valentino.

-¿Cómo es estar del otro lado del panel? 

-Entiendo menos cómo me trataban tan mal en algunos programas. Uno invita a la gente para hacerla sentir cómoda. Quizás puedas tocar temas polémicos, y uno debe preguntarlo. Pero tratamos de que se sienta bien el entrevistado.

-¿Sentiste rechazo cuando te ofrecieron ser justamente panelista?

-No, para nada, no soy rencorosa, ni voy a dejar de dar una nota por eso. Se tienen que meter con mi hijo para que yo me sienta totalmente ofendida.

-¿Esta es una nueva oportunidad?

- Si, yo me dediqué de lleno a mi maternidad desde el día uno. Fue el acontecimiento más importante de mi vida. Pero llegué a un punto en el que tenía muchas ganas de volver, desde otro lugar. Siento que tengo un montón de cosas para dar que no son compatibles con la Mariana de cuatro años atrás. Yo me alejé de los medios antes de mi embarazo, pero porque había lugares que no quería ocupar.

-¿Cómo es la vida fuera de la tv?

-Cuando no estás por un tiempo largo, la gente piensa que desapareciste. Te puede importar o no. Yo quería que mi embarazo sea algo mío, personal, privado. Hoy claramente es un regreso, aunque no lo sienta como salida, porque regreso desde otro lado.

Mariana Diarco regresó a la televisión como panelista de "El run run del espectáculo"

-¿Cómo fue dejar a Valentino?

-Estoy en un lugar trabajando a casi tres años del nacimiento de Valentino. Me pongo a pensar en esas madres que salieron a laburar cuando tenían tres meses sus hijos. En ese sentido soy privilegiada. Pero me gusta que mi hijo vea una madre activa. Yo desde los 14 vivo sola, siempre tuve independencia económica y trabajé mucho. Me gusta mostrarle ese costado de mí. Que vea que está genial quedarse en casa con un niño, es el trabajo más difícil del mundo. Pero indirectamente le das una enseñanza de esfuerzo que es genial. Y le ponen la tele, así que me ve en el "Run Run".

-¿Con el Dipy cómo están?

-Nos separamos por amor, porque separarse también es amor, a veces. Veníamos desencontrados en aspectos de la vida y lo mejor era hacer lo que a cada uno le haga bien. Con el amor es así, a veces coincidís en todo en un momento, pero pasa el tiempo y vas creciendo, por separado, madurás de diferente forma. Entonces en algún momento te encontrás con que lo que vos querías hace cinco años no es lo mismo que lo que necesitás ahora. Nos llevamos excelente, es un gran papá, un buen compañero, nos ayudamos en todo, estamos solos con el nene, y no tenemos más que respeto por él. La idea es no darle un ejemplo equivocado del amor a nuestro hijo también.

Mariana Diarco reveló que con el Dipy se separaron por amor.

-¿Y cómo estás con la situación?

-Siempre uno tiene que tratar de estar en paz. Le agradezco a la vida que mis padres se hayan separado, porque yo vi violencia que me hubiese gustado evitar. Se separaron y a partir de ahí mi vida cambió, mejoró. A veces las parejas se quedan por los hijos. Pero les hacés peor sosteniendo una pareja de mentira. A mi edad me parece lo más sano. No tengo ni tiempo ni paciencia para lo complicado. Cuando crecés te das cuenta de lo que importa. De joven sos alocado, con las hormonas a full, importa todo menos. Ahora no, elijo, pienso. Porque lo hago por dos.

-Ya que estás en armonía, ¿mirás hacia adelante?

-Tengo proyectos, anhelos. En cinco años me gustaría hacer algo que ame, y que me dé paz. Esta es una carrera donde no tenés idea dónde vas a ir, no hay techo ni límites. Ojalá la vida me dé la oportunidad de ser madre otra vez. Uno o los que la vida quiera. Y también sueño con casarme en algún momento, con alguna ceremonia en la playa me gustaría.

-¿Estás soltera ahora?

-Sí, estoy sola. En el futuro quizás aparezca esa persona especial. Y un hermanito o hermanita para Valentino, que es el hijo más bueno del mundo. Con los padres que tiene pensé que iba a ser un terremoto, pero es obediente, amoroso, tranquilo.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos