@LuisVenturaSoy

Noches pasadas, me detuve en una entrevista que Andy Kusnetzoff le hacía a la disparada a Ulises Bueno, en su laureado programa “PH”. Y entre pregunta y pregunta del conductor surgió el tema de las adicciones del cantante cuartetero, pormenorizándose el infierno que le tocó vivir durante años de perdición y reviente. Y lo que no dejó de llamarme la atención fue la naturalidad de diálogo, con un conductor que interrogaba por debajo del cinturón y un entrevistado que jamás eludió la respuesta, como si todo estuviese bien. Lo digo porque no fueron pocas las veces que el hermano de Rodrigo Bueno objetó varias de mis notas cuando algo le hacía ruido, lo incomodaba, lo ponía en apuros o no le gustaba. Entonces ver a Ulises alegremente natural frente a temas que a mí siempre me objetó, sin poner ninguna objeción, me hizo sentir un periodista condicionado.

Al escuchar las declaraciones de Ulises, yo no podía creer todas las cosas que contaba con lujo de detalles, respecto a la patología activa y los problemas personales que la droga le ocasionó durante 7 años. No lo podía creer porque a mí siempre me cuestionó que le preguntara sobre estas cuestiones, con todos los enojos que despertaba en muchos de sus allegados, inclusive, me tildaban de amarillismo, sensacionalismos y oportunismos.

Ulises Bueno y Karina Jelinek, muy íntimos en la última edición de "PH" (Captura).

Pero Kustnetzoff con total naturalidad preguntó y preguntó sin piedad ni recato los interrogantes más comprometedores y el entrevistado jamás se sonrojó para responder lo más filoso. Algo parecido sucedió con Karina Jelinek, que viene eligiendo los programas y los entrevistadores que ella prefiere para que a la hora de las notas no la incomoden con el temor de quedar descolocada. Entonces, cuando alguien puede tener acceso a dialogar con ella, elige con qué condiciones, especialmente para que le pregunten sobre ex novios, su pareja actual y la historia del encarcelamiento de su hermano. Pero en “PH” nada le molestó.

Podría seguir con la lista de las figuritas difíciles que viven complicando las entrevistas para no ser llevadas a lugares y a circunstancias que en otros programas o con otros conductores aceptan alegremente como si todo estuviese permitido. Y ni qué hablar de aquellos que recorrieron toda una vida negando contestaciones, eludiendo interrogantes y después terminan vendiendo los derechos de sus infelicidades e infiernos a productoras que por suculentos -o no- contratos estornudan obra y milagros de todas sus vivencias existenciales que estaban guardadas bajo llaves. Hablo de las miniseries de Diego Maradona, Luis Miguel, Carlos Tevez y Rodrigo Bueno, entre otras. En algunos casos se hace por dinero, en otros, no. Te lo digo yo.

Ver más productos

Santa Inés, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Inés

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos