@LuisVenturaSoy 

Cuando alguien saca o pide la ficha de la doctora Ana Rosenfeld, no hace falta leer mucho para tomar conciencia de que al menos estamos frente a una personalidad controvertida en la que los temores, las cartas documento, la utilización frecuente de la palabra "ética" y las sanciones disciplinarias se encuentran a la orden del día.

Cuando escribió su única obra literaria, en la que enumera las peripecias de su profesión y las travesuras de su vida y su condición de abogada, deja muy claro que ella misma se auto-proclama como "El terror de los maridos". ¿Qué pudo haber motivado a la doctora Rosenfeld a definirse como una personalidad temible? ¿Qué extraño disfrute puede generarle a esta mujer, más odiada que querida en un medio tan voraz y caníbal como el de la Justicia, el hecho de irradiar miedos? Para Rosenfeld, este tipo de rótulos le brindan mayores seguridades porque ella sabe muy bien que hay muchos enemigos que están esperando su tropezón en medio de tantas denuncias, juicios, clientes y tantas promesas que van y vienen, y no siempre son cumplidas.

De ahí que frente a tantas exigencias, necesidades, reclamos y acercamientos a figuras famosas y generalmente con importantes patrimonios materiales, los enfrentamientos y los reproches se encuentren a cada instante, amén de las presentaciones judiciales. En este caso, la doctora Rosenfeld quedó cuestionada por un tribunal de cinco personas (cuatro mujeres y un hombre) que resolvieron que la intensa abogada fuera sancionada por algunos manejos "éticos" con respecto a su renuncia y alejamiento del patrocinio del actor Juan Darthés cuando fue denunciado por una violación en tribunales nicaragüenses después de 10 años de ocurrido el incidente denunciado por Thelma Fardin. En ese momento, la doctora hizo declaraciones sobre su ética y sobre Darthés que fueron condenadas por el Colegio de Abogados, que le aplicó una pena de un año de suspensión.

Ana Rosenfeld fue sancionada por retirarse de la defensa de Juan Darthés un día antes de la conferencia que hizo Thelma Fardín junto al Colectivo de Actrices Argentinas.

Como era de esperar, ella juró apelar la sanción, pero la realidad que esta publicación irritó a mucha gente que se cansó de callar y con sus firmes dedos índices dirigió sus atenciones hacia la abogada con diferentes cuestionamientos. Por ejemplo, la bailarina ecuatoriana May Alexander denunció que la abogada le cobró una importante suma de dinero (20.000 dólares) y nunca respondió de manera proporcional a lo que le cobró. El productor Darío Arellano, desde Guadalajara, habló pestes de la misma letrada. Moria Casán elige no hablar pero reconoció que sigue esperando dos autos y mucha plata por una causa en la que la representó. También María Eugenia Ritó está que explota con respecto al tiempo en que fue su clienta ante su ex esposo Marcelo Salinas. Su colega Juan Carlos Rey no deja de recordar todos los juzgados por los que Rosenfeld tuvo que pasar para dar explicaciones o la sanción de 80.000 pesos por haber querido cobrar aranceles en un juicio de familia en el que no se debe cobrar.

También recuerdo algún documento en el que agregaron un cero a la derecha cambiando valores de cobros. "El terror de los maridos", y quizás de otros personajes también, nunca explicó claramente por qué le gusta tanto que la llamen así, pero la realidad es que lo que muchos suponen que se equivocan porque en el ámbito personal no son pocos los que aseguran que serían muy tristes las verdaderas razones de semejante apodo. Te lo digo yo.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos