@fejlima

En su primer día tras la apertura, el Festival Internacional de Cine de Cannes se concentró casi por completo en la mayor estrella del cine contemporáneo. Así fue como el director de la muestra, Thierry Frémaux, definió al inoxidable Tom Cruise. El actor de la saga cinematográfica de "Misión Imposible" tuvo una charla pública de 45 minutos, y antes de la proyección de "Top Gun: Maverick" recibió una Palma de oro honorífica.

Justo antes, cinco jets de combate de la Fuerza Aérea Francesa cruzaron el cielo de la Costa Azul y, tras una exhibición, terminaron tiñendo el cielo de azul, rojo y blanco. Todo un acierto la coincidencia de  los colores de la bandera francesa y la estadounidense.

Tanto en la propia charla como en la película se define como parte de la "vieja guardia", defiende unos valores que se niega a aceptar que se hayan perdido. Por eso no sorprende que Tom Cruise haya agradecido a los directores y compañeros de los que aprendió. Esos con los que trabajó en las películas cuyas imágenes se vieron en un montaje de 15 minutos que fue acompañado por el público con aplausos y gritos. ¿El momento más festejado? Su recordado baile en la iniciática "Negocios riesgosos".

Tom Cruise presentó "Top Gun: Maverick" en Cannes.

La idea de recuperar los valores del pasado está presente en "Top Gun: Maverick", en la que el excelente y problemático aviador vuelve a la escuela que reúne a los mejores pilotos de la fuerza aérea estadounidense, esta vez como profesor. La película opera casi como una remake en la que el protagonista cambia de rol pero no demasiado en la trama (aunque en este caso se trate de la “casi imposible” de destruir una planta de uranio enriquecido de un innominado país). Quizás el momento más emocionante es el reencuentro con “Iceman” (Val Kilmer, muy perjudicado en su salud) 36 años después. 

La película juega con la nostalgia pero construye una narrativa propia y se disfruta no sólo por el recuerdo. Fue muy buena la decisión de esperar que pasara lo peor de la pandemia para poder estrenarla en salas. Es que, como buen defensor de aquellos valores que Tom Cruise persiste en defender, sus palabras no pudieron ser más elocuentes: “Hago películas para ser vistas en la pantalla grande”.

Fernando E. Juan Lima, desde Cannes.