@AnaliaCab

No hay como el amor de una madre, suele decirse. Pero... en “Corre”, película estrenada por Netflix hace algunos días, asistimos a un verdadero festín de suspenso psicológico a cargo de una experta: Sarah Paulson. Si sus roles en “American Horror Story” o “Ratched” nos parecieron inquietantes, aquí logra meter miedo con apenas una mirada.

Al inicio del filme, sabemos que en el pasado Diane atravesó un parto complicado y en total soledad. Años después la encontramos viviendo una vida aparentemente feliz y normal con su hija Chloe (Kiera Allen). Eso sí: la adolescente está confinada a una silla de ruedas y padece de todo: asma, diabetes, arritmia, un desorden de hierro en la sangre y claro, la inmovilidad de sus piernas. Por eso depende las 24 horas de su madre, quien durante sus 17 años de vida no tuvo tiempo ni ojos más que para ella. Su medicación, educación, entrenamiento muscular diario; todo está en manos de esta abnegada mujer que se dedicó por completo a asistir a su hija.

Diane tiene el sufrimiento impreso en su mirada. Se la nota cansada y con razón, pero no pierde la dulzura para tratar a Chloe. Sin embargo, algunas cosas empiezan a cambiar cuando la joven se muestra muy entusiasmada con asistir a una universidad, es decir, dejar el nido. Más allá de sus impedimentos físicos ella es brillante intelectualmente y pronto advertirá que su adorable madre quizá le este jugando un poco sucio.

Llegado el momento en que Chloe comienza a preguntar demasiado, a notar cosas que no parecen adecuadas en su rutina diaria, la sonrisa de su madre se convierte en una mueca terrible, en la confirmación de ese aire siniestro que intuíamos.

La necesidad de su hija de ver el mundo exterior, ese del que estuvo completamente aislada, descoloca a esta madre obsesiva que es capaz, literalmente, de hacer cualquier cosa por mantener a su pichón bajo su ala, para siempre. Al fin y al cabo, le ha entregado todo de sí. Paulson hace un trabajo extraordinario liberando en cuotas la locura de su personaje. “La mayoría de las madres no sobreprotegen tanto a sus hijos como Diane, claro, pero en este caso se entiende por qué quiere tenerla cerca y cuidarla tanto. Se crea una simetría fantástica con el público, porque Chloe empieza a percatarse de lo que está pasando a la vez que los espectadores van teniendo sus propias sospechas. Todo ocurre de forma simultánea”, analizó la actriz.

Sarah Paulson: “Hay mucho misterio alrededor de Diane y sus motivaciones. Su hija está emocionada por marcharse de casa, pero ella tiene miedo, no concibe la vida sin Chloe”.

Y agregó: “Chloe está madurando, está emocionada por marcharse de casa, vivir en la residencia universitaria y ver qué hay ahí fuera. Quiere echar a volar pero Diana tiene miedo de que se vaya demasiado lejos. Quiere mucho a Chloe y no tiene vida más allá de la que ha creado con su hija. Diane no concibe la vida sin Chloe”.

Por A.C.

Ver más productos

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Ver más productos