@AnaliaCab

Es un hecho: todos queremos a Ryan Reynolds. Sabemos que casi nunca habla en serio, ni con sus personajes ni en sus ocurrencias fuera de cámara en las que se ríe de sí mismo y hace imitaciones. Sus dotes para la comedia, y componer esos roles de seres casi insoportables pero queribles, le dan el beneplácito del público para ser un súperhéroe deslucido como en "Linterna verde" -película a la que apenas la salva su presencia - un antihéroe de actitud punk y mal hablado como "Deadpool" o el sofisticado ladrón de joyas que compone en "Alerta roja" ("Red notice") estrenada hace unos días en Netflix y poco antes en algunas salas de cine.

Quizá el único problema del bueno de Ryan es que empieza a repetirse y cuesta encontrar matices en sus distintos papeles. Pero todavía conserva carisma suficiente como para ser el perdedor encantador de "Free Guy" y luego ningunear a The Rock, Dwayne Johnson, en este filme que exige provisión de pochoclos.

El argumento reza: "La Interpol emite una alerta roja —la máxima orden de arresto reservada para los criminales más buscados del mundo— y John Hartley (Dwayne Johnson), el mejor perfilador del FBI, es el agente asignado al caso. Su cacería internacional lo lleva al centro de un arriesgado atraco en el que deberá hacer equipo con el mayor estafador, Nolan Booth (Ryan Reynolds), para atrapar a la ladrona de arte más buscada sobre la faz de la Tierra, conocida como 'El Alfil' (Gal Gadot). Comienza una insólita aventura de alto nivel para los tres, en la que tendrán que atravesar una pomposa pista de baile, se verán atrapados en una prisión remota, llegarán hasta la selva profunda y —para colmo de males— soportarán su mutua compañía".

Reynolds, Gadot y Johnson, amigos y colegas. (Foto: Netflix)

Así es: no estamos ante una obra que hará historia en el cine pero ofrece un viaje entretenido, con reminiscencias de "Indiana Jones" y hasta una pizca de "Arma mortal", a lo "buddies movies". Y ver a este trío de primera línea es demasiado tentador. "Dwayne y yo somos amigos hace 21 años, y a Gal la conozco hace más o menos 10. Es un poco como ir a trabajar con tus mejores amigos, y esa es la mejor manera de trabajar que se me ocurre. Realmente amé esta experiencia" comentó Reynolds en una entrevista. 

Booth es egocéntrico y no soporta saber que es el "número 2" de los ladrones de arte. Su encuentro con el agente del FBI le complicará las cosas, pero sabrá aprovechar cada situación en su favor. Eventualmente, claro, empezará a encariñarse con el grandote (otro ser de luz de Hollywwod) y considerará no estafarlo.

A lo largo de poco más de dos horas este trío peculiar se miente, se ayuda, se traiciona, desconfía y amiga de manera casi frenética. Hay un viaje (ficticio, no vinieron) a nuestra selva misionera con la conocida excusa de que hay tesoros nazis en nuestro territorio (¿cuándo se olvidarán de eso los productores y guionistas?) escenas inverosímiles pero necesarias para la acción, y buenas dosis de humor.

A.C

¡Mirá el trailer de "Alerta roja"!