Para el que no haya visto ninguna película del francés Bruno Dumont antes, todo resultará un delirio, un lenguaje y un código diferente. Pero no por ello será complejo adentrarse en la historia de “Jeanette”, que cuenta, como su subtítulo en español lo refiere, la niñez de Juana de Arco.

Con un escenario acotado de playa y parte de un bosque, con animales como extras y pocos actores, el filme primero es una comedia un tanto absurda pero muy realista a la vez (esto último, marca registrada de Dumont) y rápidamente se convierte en un musical. Los amantes del género en versión hollywoodense quizás se encuentren con varios obstáculos para poder disfrutar de esta versión medieval, aguerrida y de fino humor europeo de musical.

Uno de los puntos más extravagantes y acertados de “Jeanette”, es que sus escenas musicalizadas son por momentos pop, por momentos rapeadas, y en gran parte rockeras y hasta metaleras, con canciones que rozan el heavy progresivo. Si dejamos de lado los anacronismos culturales, no resultará difícil relacionar la época con el musical presentado, pues es sabido que el metal como género siempre fue amante de eras históricas y guerras medievales.

Además, la energía y el mensaje de la historia, con la pequeña “Juana” forjándose como heroína desde temprana edad, encaja perfectamente con la estética enérgica y agresiva planteada.

¡Mirá el trailer!