@perez_daro

“¿Nunca cagast... a alguien por necesidad?”, pregunta uno de los protagonistas a otro en una escena de Los Buscadores. De alguna manera, ese sería un perfecto resumen del tema de la película dirigida por Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori, que curiosamente podría trasladarse a su ópera prima y ya clásico del cine latinoamericano, “Siete cajas”.

El nuevo largometraje paraguayo que llegó a las salas argentinas el jueves, guarda una esencia similar sobre la motivación de los personajes, excluidos, criados en zonas de emergencia y que necesitan una salida urgente de esa situación. Pero a diferencia de “Siete cajas”, en donde el tono era más oscuro y policial, En “Los buscadores hay comedia, aventura y un dejo de cine fantástico.

Manu, un repartidor de diarios recibe un libro de su abuelo en cuyo interior encuentra un mapa, que él cree es para encontrar un tesoro escondido. El mito de la plata yvyguy (plata escondida) viene de los tiempos de la Guerra de la Triple Alianza, y según se comenta, por Paraguay hay varios tesoros que valen millones, esperando que alguien los descubra. Manu, junto a algunos amigos irá tras ese tesoro, pero en el camino se encontrará con demasiados obstáculos. Gracias a un excelente guión que respeta la cultura del país (el idioma es mezcla constante de español y guaraní), una buen retrato de los personajes y buen timing para narrar, el filme se transforma en parte de la gran proyección del cine paraguayo de los últimos tiempos.