Calificación: Buena

La Liga de la Justicia es una de las películas más esperadas en todo el mundo, no sólo por los fans de los comics, sino por espectadores ajenos, incluso alejados de la temática cinematográfica. Todo esto se debe a que este grupo reunido es una congregación de los superhéroes más conocidos.

En la Liga de la Justicia veremos a Batman (Ben Affleck), encargado de reunir a la Mujer Maravilla (Gal Gadot), a Flash (Ezra Miller), Aquaman (Jason Momoa), Cyborg (Ray Fisher) y a... ¿alguien más? La película comienza con el duelo por la muerte de Superman, que sucedió en “Batman vs. Superman” y que fue mencionada en la fallida película “Escuadrón suicida”.

El relato es de un mundo sin esperanzas, pues Superman era quien representaba más fielmente ese sentimiento. El sobreviviente de esa batalla, que podía acabar con la Tierra, es Batman, que tras conocer la filosofía de su colega, entiende que no puede trabajar solo todo el tiempo y desea unirse a otros individuos con superpoderes para formar un equipo.

Por eso la primera parte de la cinta es una necesaria introducción de esos personajes, de los que se destaca Flash, como el crédito cómico y hace recordar -en odiosa comparación para los fans de DC- al Spider Man de Homecoming, la más reciente del arácnido.

El grupo no puede ni siquiera comenzar a conocerse, porque rápidamente tiene que enfrentarse a Steppenwolf, un ser todopoderoso, que reaparece tras miles de años y es un viejo conocido de la tribu de la Mujer Maravilla (Amazonas) y de los familiares de Aquaman (Atlántida), que intentará conquistar el mundo. El villano debe reunir tres cajas que le dan el poder para crear ejércitos del mal y crear el infierno en cada mundo que invade.

Esas cajas se encuentran en distintas partes de la Tierra y la tarea de la naciente Liga de la Justicia será que el invasor no llegue a juntarlas. El enfrentamiento será, como siempre en estos casos, apocalíptico, y los superhéroes deberán unir sus fuerzas para salvar a la humanidad. Pero como necesitarán un esfuerzo extra, aprovecharán una de esas cajas que tienen en su poder para “traer” a alguien que los ayudará en esa misión.

El filme parece ser más decente por jurisprudencia más que por mérito propio. El Universo DC pasó malos momentos con “Batman vs. Superman” y ni hablar de “Escuadrón suicida”, algo que mejoró con la buena apuesta de “Wonder Woman”, que dio un atisbo de esperanza a la franquicia.

En ese contexto, “Liga de la Justicia” parece ser un paso adelante en este saneamiento, aunque padece cuando se la pesa al lado de sus contrincantes de Marvel.

Al estar un paso atrás, el ingrediente cómico muy presente en “Liga de la Justicia”, a veces parece forzado porque es el esquema que Marvel convirtió en clásico para humanizar a sus protagonistas. La mezcla es, entonces, la épica casi institucional, pomposa y pedante de los héroes, con un par de gags que los bajan a la tierra, pero que no llegan a equilibrar la estructura, dejándola renga.