King Kong es una de las criaturas más recreadas en cine, con distintos perfiles según la visión de cada realizador. Su encuentro con el titán asiático se venía palpitando desde el lanzamiento de "Godzilla" (2014) aunque durante las dos siguientes películas no parecía quedar muy claro el rumbo de esta historia. El filme que ahora nos ocupa está más ligado al espíritu de "La Isla Calavera" (2017), con los "marvelianos" Tom Hiddleston y Brie Larsson, aunque escenarios y elenco siguen la huella de "Godzilla 2: el rey de los monstruos" (2019) con la joven Millie Bobby Brown ("Stranger Things").

Todas estas aclaraciones técnicas sirven de punto de partida para comprender el camino de "humanización" que el gigante gorila tiene en este filme, que plantea un cierre del Monsterverse interesante, de cuya continuidad no hay certezas. Si Kong ya generaba empatía en su condición de víctima de la ambición y falta de escrúpulos humanos, aquí directamente nos lo querremos llevar a casa.

Han pasado 5 años desde que Godzilla derrotara a King Ghidorah, su némesis. Kong vive una vida apacible en la isla Calavera, bajo un domo controlado y monitoreado por la compañía Monarch, que busca lograr la convivencia entre la humanidad y estos titanes. Pero cuando el monstruo japonés irrumpe sorpresivamente en las costas de Hong Kong y destruye parte de las instalaciones de la empresa Apex, Kong deberá ayudar a saber qué sucede y cómo detener la violencia.

Una lucha de titanes que puebla la pantalla de acción.

Aquí entrará el viejo concepto utilizada desde antes de Julio Verne sobre la existencia de otro mundo dentro de la tierra, conocido como Tierra Hueca. Los científicos creen que Kong, Godzilla y similares provienen de las entrañas de nuestro planeta y hacía allí se dirige un equipo de Monarch con el pobre súper mono atado y sedado. Kong estableció un vínculo con Jia, una nena sorda que quedó huérfana y fue adoptada por la científica Ilene Andrews. A través del lenguaje de señas, ambos se comunican y comprenden, lo cual nos da una pauta de que sabemos cuánto sufre nuestro adorable pero fiero titán.

Alexander Skarsgard interpreta al géologo Nathan Lind, y en una entrevista se manifestó consciente de que "nadie va a ver esta película por mi personaje, claramente. Yo soy el vehículo para que la audiencia conozca a Kong, más que a Godzilla, porque estoy con Kong durante toda la película. Esto muestra un lado diferente de él, que tiene empatía. Ha vivido una vida muy solitaria en la isla Calavera sin relaciones sociales, sin familia. Y la idea de que él vuelva a conectar, o que encuentre a su familia en la Tierra Hueca, es una especie de fuerza motriz. Así que sentí que mi trabajo consistía en mostrarle a la audiencia ese lado de Kong".

Ver más productos

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Ver más productos