@AnaliaCab

Cuesta destacar un personaje entre tantas estrellas -las del cielo y las de Hollywood- que reúne "No miren arriba" ("Don´t look up"), filme original de Netflix estrenado hace dos semanas en algunos cines y este 24 en la plataforma. Jennifer Lawrence, Leonardo Di Caprio, Meryl Streep, Cate Blanchett, Jonah Hill, Timothée Chalamet, Ariana Grande, Ron Perlman... los nombres son magnéticos. Pero Lawrence es, a pesar de su juventud, una veterana en el cine de alto perfil, y encuentra la manera.

Nuevamente estamos frente a la probable destrucción de nuestro planeta, a manos de un cometa que se dirige hacia aquí y nadie se había enterado. La estudiante de astronomía Kate Dibiasky (Lawrence) y su profesor, el Dr. Randall Mindy (Di Caprio) descubren durante una jornada rutinaria de observación un asteroide que orbita dentro del sistema solar. Tras la emoción original, los cálculos no dejan lugar a dudas: está a punto de colisionar con la Tierra.

El otro problema es que a nadie parece importarle. La poca atención que le dispensan las autoridades de la NASA se suman a la total incompetencia y frivolidad de la presidenta y su gabinete. La desesperación se apodera de estos científicos, sobre todo de Kate; joven e impulsiva, que parece todo el tiempo a punto de explotar, no sin razón.

"Don't look up", una carrera contra el tiempo y la desidia

Entonces, profesor y alumna se disponen a difundir por todos los medios posibles el inminente apocalipsis, con la esperanza de que el gobierno estadounidense se decida a hacer algo. Pero los medios de comunicación tienen sus agendas, que hacen un culto de lo instántaneo y fácil de digerir. ¿Cómo explicar que todos nos moriremos en unos meses?

Jonah Hill, Leo Di Caprio, Meryl Streep y Lawrence: un cast de lujo.

Las redes sociales por su parte son trincheras, en una guerra dialéctica entre agitadores y conspiranoicos. En el medio de todo esto, la joven astrónoma se debate entre parecer una loca delante del mundo o resignarse al destino que nos espera.

Lawrence, de 31 años, ya es ganadora de premios Óscar, BAFTA, Globo de Oro, SAG y mucho más. Contó hace poco que "estaba drogada" en una de las escenas que grabó junto a Meryl Streep, donde fuma marihuana ante el estrés de la situación. La actriz fumó de verdad, y con eso se ganó las bromas de todos sus compañeros.

Y aunque parezca mentira con la carrera que Jennifer tiene, admitió en una entrevista que tenía terror durante la filmación de molestar, precisamente, a Meryl. "Mi mayor preocupación era no molestar a Meryl Streep. Era mi peor pesadilla. Así es que me propuse hablarle sólo si me hablaba, y ser la persona menos molesta de la sala". 

"Mi mayor preocupación era no molestar a Meryl Streep. Era mi peor pesadilla"

El guionista y director Adam McKey acierta en mostrar cómo el fin del mundo por factores astronómicos coincide con una humanidad que casi no parece merecer este planeta. Corruptos, egoístas, superficiales, mentirosos. Somos de lo peor. ¿Cómo reacciona la gente ante esta noticia? Pues con violencia y aún más divisiones.

La crítica social del filme es lúcida y bienvenida, pero su extensión se torna innecesaria en varios momentos en un producto que encuentra en el cast su mayor atractivo.

A.C

¡Mirá el trailer de "Don't look up"!