GIANINNA, EL "KUN" Y KARINA, JUNTOS EN UN BOLICHE ABOGADOS DE JODA PAMELA ANDERSON, DIOSA A LOS 45 LAS PRIMERAS SALIDAS DE LA "NUEVA" CHARLOTTE TELEFE MUEVE LA GRILLA PARA GANAR EL MES GIANINNA LIQUIDO A OJEDA OJEDA ESTALLO LUEGO DEL LIVING DE SUSANA
LOS SECRETOS DEL CINE |
  MANOS ARRIBA
10.01.2011 | 11:52 hs.

ROBOS A BANCOS: EL GUIONISTA ES LA REALIDAD

Aumentar Disminuir
Tamaño del texto
Punto límite y Por unos dólares más. Epocas distintas, mismos objetivos.
Punto límite y Por unos dólares más. Epocas distintas, mismos objetivos.

Por HORACIO FERNANDEZ. Los constantes saqueos a entidades financieras hacen pensar cómo las retrató el cine. Siempre es curioso saber cómo se “craneó” tal maquiavélico plan. Y el celuloide nos llevó muchas películas con magníficos golpes maestros.

Los robos a bancos de los últimos tiempos (Banco Provincia, Banco Río, Macro, etc), espolean la imaginación popular. Y aunque lo niegue, a más de uno le gustaría saber cómo se planifican, cómo se llevan a cabo o cómo surge la idea de asaltar una entidad bancaria, planificando así en detalle, con una logística que envidiaría cualquier grupo comando especializado.

Difícilmente haya nadie que en un rincón de su mente, no se sienta intrigado -por decirlo de alguna manera - por saber quiénes son los cerebros de estos golpes tan publicitados. Y eso que nos estamos refiriendo lisa y llanamente a un delito.

Este subgénero en sí mismo, suele fascinar a los aficionados al cine, a pesar que encontrarse con sus protagonistas en la vida real podría suponer el riesgo de quedarse sin ahorros, como lamentablemente ha ocurrido con tantos y tantos damnificados que confiaron en las entidades bancarias

Todo empezó en el Viejo Oeste

Toda la literatura al respecto, forjó la leyenda del oeste como un territorio brutal y salvaje, y debido a ello surgió el nombre de Salvaje Oeste, pero esto no era exactamente así.

En realidad solo se tiene constancia de un tiroteo que pasó a la historia. Fue un duelo legendario que ocurrió en el O.K. Corral, llevado al cine en numerosas ocasiones. El suceso ocurrió 26 de octubre de 1881, en un establo para el ganado en Tombstone, Arizona.

Los hermanos Earp, Wyatt , Morgan y Virgil, ayudados por Doc Holliday lucharon contra Billy Claiborne, Frank McLaury, Tom McLaury, Billy y Ike Clanton. Los hermanos McLaury murieron, al igual que Billy Clanton.

En aquellas tierras se utilizaban rifles y pistolas para defender la tierra y las personas, pero también para infringir la ley y las armas eran parte del atuendo habitual.

Después de la guerra civil, muchas personas violentas llegaron al oeste. Los delitos más frecuentes eran el cuatrerismo, el asalto de diligencias, de trenes, los homicidios y linchamientos. Las ciudades atraían a empresarios, comerciantes y colonos que las visitaban, pero también a pistoleros, prostitutas, proxenetas y apostadores, y los Bancos se convirtieron en el blanco favorito de los malvivientes.

Algunos bandidos del salvaje Oeste han pasado a la historia, como es el caso de Billy The Kid ( Billy el niño), que murió a la temprana edad de 21 años. Otro destacado fue Jesse James, que fue considerado como un Robin Hood moderno, aunque sus actos eran más propios de un delincuente. John Wesley Hardin, a quien se le atribuyen numerosas muertes, o Sam Bass, perseguido incesantemente por los Rangers de Texas.

Hubo también bandas criminales como la de los hermanos Dalton o la de Dodge City, que tuvo en sus filas incluso a hombres de la ley.

La mayoría de estos personajes, entre otras tropelías, se dedicaban con entusiasmo a asaltar bancos… en pueblitos, pueblos, y ya después en ciudades.

La moda de asaltar bancos quedó reflejada en los westerns de los años ‘40, ‘50 y ‘60, hasta que evolucionó y buscó otras temáticas menos simplistas que la fueron llevando a una lenta desaparición, de la que lamentablemente resurge contadas veces.

Incluso se debe recordar que en 1903, Edwin Porter filmó El gran asalto al tren, un filme precursor sobre la orientación del cine en sus primeros años de vida.

Películas sobre robos a bancos hubo muchas, pero recordables, pocas

La Pandilla Salvaje, de Sam Peckimpah, con William Holden, Ernst Borgnine, Robert Ryan.

Gran filme del año 1969, que cuenta la historia de un grupo de malvivientes que quiere dar un golpe que ponga sus vidas a resguardo de vaivenes económicos.

Ingresan a un pueblo, se dirigen al banco local, que saben que cuenta con mucho dinero en su bóveda, y mientras realizan el atraco advierten que fueron emboscados. Tiradores estratégicamente colocados les hacen muy difícil la huída.

Espectacularmente filmada, la escena quedó como un modelo del uso de la cámara lenta, algo que por entonces era novedoso.

Cabalgata Infernal (1980/Walter Hill). Con David y Robert Carradine; James y Stacy Keach.

Este western del especialista en filmes de acción, Walter Hill, forma parte, junto con Silverado y El jinete pálido, de un grupo de exponentes tardíos del western rodados durante los años 80, que tenían por objeto revisar el género con admiración sincera, sin los guiños posmodernos, irónicos o espectaculares de producciones posteriores.

Basado en una historia llevada numerosas veces al cine, Cabalgata infernal relata las andanzas de las familias de pistoleros integrada por los hermanos Frank y Jesse James, y sus primos, los Younger, todos ellos especialistas en robar bancos, algo que el film permite corroborar ampliamente. Algunos de los asaltos son crueles y llevados a cabo con prodigiosa sangre fría.

Una verdadera curiosidad fue que las bandas en el relato estaban integradas por hermanos y primos en el reparto actoral.....y en la realidad, los actores fueron los hermanos James y Stacy Keach, los hermanos David, Keith y Robert Carradine; Denis y Randy Quaid, y Christopher y Nicholas Guest. Digna del libro Guinnes.

Butch Cassidy y Sundance Kid, (1969/George Roy Hill). Con Paul Newman, Robert Redford y Katharine Ross

Otro western muy popular sobre las andanzas de Cassidy y el Kid. Tenía abundante demostración de cómo se robaba un banco...en lo posible sin derramar sangre, pero si se las veían mal...

Claro que el filme contó además con una espectacular banda de sonido de Burt Bacharach, que contribuyó en buena medida al éxito de público que tuvo en todo el mundo.

Al cabo de los años, Cassidy huyó a Bolivia y finalizó sus correrías en el sur de nuestro país, aunque su final como ladrón permanece con un pie en la leyenda y otro en la realidad.

Por unos dólares más (1965/Sergio Leone). Con Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Gian Maria Volonté.

Tras el éxito cosechado con Por un puñado de dólares, Leone volvió a reunir a Eastwood y a Van Cleef encarnando nuevamente a dos caza recompensas que en esta ocasión unen sus fueras para asaltar un banco considerado inexpugnable, calificación que pierde durante la película.

El éxito del film hizo que poco tiempo después llegara El bueno, el malo y el feo, que cerró la llamada Trilogía del Dólar .

Otro tiempo, otros bancos, otros ladrones… llega la época contemporánea, la de los golpes perfectos....o casi

No sería muy exacto decir que son filmes de acción. O de gángsters. Ni siquiera que son películas sobre criminales. Es un género en sí mismo, formado por historias sobre seres fuera de la ley, que se dedican a un robo, una estafa, un asalto con el cuidado que gente más honesta pone en la educación de sus hijos.

Son historias sobre golpes perfectos o casi, donde abundan los planos de bóvedas, los cronómetros, las segundas intenciones, y la traición es moneda común y corriente.

Son historias donde, como en la realidad, todo puede salir mal, o que a diferencia de la realidad, generalmente salen mal.

Hicimos un recorrido por las mejores películas sobre el tema, aquellas que más allá de su final - pocas veces feliz - han quedado en la memoria del espectador por su calidad.

Bonnie and Clyde (1967/Arthur Penn). Con Warren Beatty, Faye Dunaway, Gene Hackman y Gene Wilder

Basada en una historia real, muestra las correrías de una pareja de gángsters que recorre el oeste y sur de Estados Unidos durante los años de la Gran Depresión, dejando un rastro de muerte y delitos y siempre con la policía siguiéndole los pasos.

Aunque no son muy puntillosos para robar, se convierten en una pesadilla para los pequeños bancos de pacíficos pueblitos.

Las excelentes caracterizaciones de Faye Dunaway como Bonnie Parker y Warren Beatty como Clyde Barrow, lograron dos Oscars y ocho nominaciones de la Academia.

Tarde de Perros (1975/Sidney Lumet). Con Al Pacino, John Cazale, Charles Durning y Chris Sarandon

Es el mejor ejemplo de como no se roba un banco. Basada en un hecho real ocurrido en Nueva York en 1972, cuando un par de asaltantes sin experiencia, Sonny y Salvatore, deciden robar un banco en el distrito comercial para conseguir el dinero que le demanda a Sonny el cambio de sexo de León (Chris Sarandon), su pareja, pero fracasan al enterarse que el banco no tiene suficiente efectivo (allá también ocurre).

La policía, el FBI, los medios periodísticos y el público se hacen presentes cuando los asaltantes, frustrados, deciden tomar rehenes. Un trabajo excepcional de Pacino.

Butch Cassidy y Sundance Kid (1969/George Roy Hill), Con Paul Newman, Robert Redford y Katharine Ross

Un par de ladrones que se hicieron conocidos en su época por su decisión para asaltar bancos y trenes sin preocuparse demasiado de planificarlos. Cuando se ven muy apremiado por la ley huyen a Bolivia, y luego, Cassidy según la leyenda terminó sus días en el sur de nuestro país. Uno de los westerns más famosos de todos los tiempos.

Punto Límite (1991/Kathryn Bigelow). Con Patrick Swayze, Keanu Reeves, Gary Busey, Lori Petty

Una banda de asaltantes de bancos conocida como Los Ex Presidentes, por las máscaras que utilizan al asaltar bancos, es perseguida por el FBI y principalmente por un agente novato que logra infiltrarse entre los delincuentes.

Con el tiempo, más allá de sus valores, el film de Bigelow se convirtió en una película de culto, y por supuesto, tiene la devoción de todos los surfers del mundo.

Fuego contra Fuego (1995/Michael Mann). Con Robert De Niro, Al Pacino, Val Kilmer

Gran policial de Michael Mann, con un elenco espectacular y una historia donde abundan bancos, bóvedas y vehículos blindados. Dos horas y media de acción, donde además del enfrentamiento entre una banda que realiza asaltos por encargo, el público disfruta de la contienda De Niro- Pacino, en una memorable escena que transcurre entre el policía y el ladrón en un café, mesa de por medio. Y por supuesto, hay un duelo final a pistola, que nos retrotrae al género western.

Un plan perfecto (2006/Spike Lee). Con Denzel Washington, Clive Owen, Jodie Foster

Un policial bien elaborado desde la trama, que mantiene atento a sus distintas variantes que apuntan directamente a un desenlace sorpresivo. Sin dudas que el filme cobra relevancia y magnitud por el giro narrativo del final, ya que allí tienen respuestas todas las preguntas que la intriga va generando. Correcta interpretación de Denzel Washington, quien sume el protagonismo indiscutido del filme, acompañado por escasas apariciones de Jodie Foster y Clive Owen. Interesante dirección de un Spike Lee, que maneja ampulosamente las cámaras para dar esa sensación de inestabilidad propia de la naturaleza de la narración.

Relato sobre un plan perfectamente maquinado, con mucho ingenio que obviamente se dará a conocer en el final del filme para sorpresa de muchos, al no ser para nada predecible. Aunque más comercial de lo acostumbrado, el realizador reafirma su mano para dirigir actores y situaciones.

El gran golpe (2008/Roger Danaldson). Con Jason Statham y Saffron Burrows

Basada en un robo real ocurrido en pleno centro de Londres durante 1971, es considerada por la prensa en su momento como una increíble historia de asesinato, sexo y corrupción.

En setiembre de ese año, un grupo de ladrones se llevaron unas cajas de seguridad del banco de Londres, ubicado en pleno Baker Street, que contenía gran cantidad de dinero en efectivo y joyas que sumaban en total muchos millones de libras. Ninguna fue recuperada y nadie fue arrestado jamás.

La historia ocupó las primeras planas durante una semana y luego desapareció por mandato gubernamental. El film relata lo que escondían las familias acaudaladas, incluidos detalles de un escándalo sexual ligado a un clan real.

El espectador puede pensar, con razón, que los más inocentes en la historia fueron precisamente los ladrones

El Caballero oscuro (2008/Christopher Nolan). Con Christian Bale, Heath Ledger, Aaron Heckart.

Esta película del hombre murciélago revivió al personaje que venía a los tumbos. Mucho se dijo que esta película tuvo gran fama y éxito debido al lamentable deceso de Heath Ledger, pero el film se ganó a pulso sus 8 nominaciones al Oscar, ganando dos de ellos respectivamente, mejor actor de reparto por la inspirada actuación de Heath y por mejor edición de sonido llevada a cabo por el celebre Richard King.

Christian Bale llena el traje de Batman con autoridad, y es destacable el trabajo de Christopher Nolan . Pero quizás lo que mas agrado al publico fue la actuación de Heath Ledger, que causo fascinación, temor, en veces mucha risa y también momentos de reflexión. Quedó en el recuerdo, como la creación de Jack Nicholson en los ’90.

Aclaramos que la película está incluida en esta lista por un espectacular robo que el Guasón y sus compinches disfrazados de payasos cometen en un banco de Ciudad Gótica.

Enemigos Públicos
(2009/Michael Mann). Con Johnny Depp, James Russo

En 1933, cuarto año de la gran Depresión, John Dillinger se convierte en el terror de los bancos y junto a su banda es considerado el Enemigo Pùblico Nº 1.

El director del FBI, Edgar J. Hoover, pide apoyo financiero al Congreso y asigna al agente Melvin Purvis como responsable del área de Chicago. Como la tecnología de la época no funciona, Hoover le ordena el uso de coacción, métodos abusivos de interrogatorio, e incluso tortura, intimidación y chantaje.

Y a Dillinger le ocurre lo que a tantos hombres, se enamora de una tal Billie Frechette, y se aproxima a su final.

Un trabajo a la italiana (1969/Peter Collinsonn). Con Michael Caine, Noel Coward, Benny Hill, Raf Vallone

Un clásico del cine policial inglés que combina excelentes persecuciones que tienen su centro en Turín, Italia, donde un grupo de delincuentes intentarán robar un banco utilizando métodos poco ortodoxos, como por ejemplo trabar el tránsito de la ciudad para evitar la persecución policial. Claro que la Maffia y la Policía italiana tienen lo suyo para decir.

En 2003 se hizo una remake que quedó lejos de la eficacia de este primer film.

Nueve Reinas (2009/Fabian Bielinsky). Con Ricardo Darín, Gastón Pauls, Leticia Brédice, Tomás Fonzi

Excelente film de Bielinsky que incluso mereció una desangelada remake norteamericana. Cuenta la historia de dos estafadores, Juan y Marcos, quienes se unen tras conocerse en el minimercado de una estación de gas, e imprevistamente se ven metidos en un negocio de medio millón de dólares.

Aunque no hay asalto a ningún banco, cuando el dúo va a cobrar un cheque certificado al Banco Sudamericano de Crédito, se encuentra conque los once integrantes del directorio se escaparon con 135 millones de pesos. Es decir, esta vez el asaltado no fue el banco sino a sus clientes, algo que también es muy argentino.

Honorables delincuentes (1960/Bryan Forbes). Con Jack Hawkins, Nigel Patrick, Richard Athenborough.

Un teniente coronel del Ejército británico es echado luego de un cuarto de siglo de servicios. Decide cobrarse la deuda por los malos tratos recibidos por parte del Estado y, para ello, traza un ingenioso plan para robar el banco, con disciplina y precisión militar.

Contará con la ayuda de siete ex oficiales en su misma situación. Un robo elaborado con la puntualidad de un mecanismo de relojería, la convirtió en un excelente ejemplo del cine de ese género.

El escuadrón del crimen (2010/John Luessenhop). Con Matt Dillon, Hayden Christtiansen, Paul Walker.

No es una película más de ladrones de bancos y policías. Su principal característica es el tratamiento de los personajes. Nos muestra como los atracadores elaboran su trabajo con sus códigos y protocolos de acción, y se ve su mundo y los vínculos que unen a este grupo de criminales.

Pasa lo mismo con los policías, que no son los típicos héroes que se las saben todas. Es en ese aspecto donde el filme tiene su punto más alto. Por supuesto, también está la acción trepidante y el ritmo aceleradísimo...Una sorpresa.

Un plan brillante (2007/Michael Radford). Con Michael Caine, Demi Moore, Lambert Wilsona

Una apacible anciana de más de ochenta años confiesa el robo de un diamante de 168 kilates y 58 caras a una periodista que se tropieza accidentalmente con la noticia.

El golpe maestro se remonta medio siglo atrás, allá por 1960, cuando Laura Quinn es la única mujer en un mundo de hombres, todos vestidos de negro y sombrero bombín.

¿Quién iba a decir que, aliada con un viejo portero encargado de la limpieza, pudiera burlarse de una poderosa corporación bancaria?

Con un mecanismo aceitado que muestra varios suspensos paralelos, en una mirada sagaz sobre un universo gris y uniforme, un mundo estructurado y aparentemente  inexpugnable.

El botin de los valientes (1970/Brian G.Hutton). Con Clint Eastwood, Donald Sutherland, Telly Savalas, Harry Dean Stanton

Película con una mezcla extraña de humor, guerra y acción. En la Segunda Guerra Mundial un desordenado pelotón sin línea de mando logra obtener información de la ubicación de un fabuloso cargamento de oro en un banco de un pequeño pueblito; el problema: está tras las líneas Alemanas.

El gran peso lo lleva su excelente reparto, y también se destaca la musicalización de Lalo Schifrin, sobre todo el tema Burning Bridges (Puentes Ardientes).

Jamás en la historia de los robos a bancos, la puerta de una institución bancaria fue echada abajo por el impacto del cañón de 80 milímetros del temible tanque Tigre, el arma terrestre más temida de los alemanes. Solo por eso merece el recuerdo.

Se hace la salvedad que no se incluyen Oceans Eleven y sus dos continuaciones porque la victima en los tres casos son las bóvedas de varios Casinos de Las Vegas.

Lo mismo ocurre con El golpe, de George Roy Hill, porque el engaño de Paul Newman y Robert Redord está realizado contra un gángster adicto a las carreras de caballos.

Y por supuesto, Perros de la calle, el célebre film iniciático de Quentin Tarantino, donde el grupo de ladrones no asaltaba un banco sino un bunker a prueba de todo donde se guardaban diamantes.

Y en tren de hacer salvedades, la principal en éste caso es cerrar el recorrido por este grupo de películas estableciendo que la nota va quedar vieja muy pronto por dos motivos principales: porque los asaltos a bancos se convirtieron en cosa de todos los días, y porque la industria del cine, muy atenta, inmediatamente los va a llevar al celuloide.

   Twittear

Comentarios

ROBOS A BANCOS: EL GUIONISTA ES LA REALIDAD

comunidad
Del.icio.us Digg Enchilame Facebook Flenk Fresqui Google Meneame MySpace Technorati Twitthis Yahoo
Seguinos en...