NOTAS RELACIONADAS

Por @Rfilighera

Juventud, divino tesoro. A sus 22 años goza de la fama mediática a pleno: tevé y redes sociales conforman su tribuna con enorme convocatoria en el público femenino de su generación. Protagoniza la comedia infanto-juvenil "Marco Polo" en el escenario del histórico teatro Maipo y se apresta a una serie de importantes proyectos. Todo por hacer.

Sin embargo, Franco Masini no se deja llevar por las mieles del éxito que cubre la realidad de sus días y con posición bien firme de los pies en la tierra apuesta a un crecimiento profesional y paulatino. Así lo subrayó en todo momento en la charla que mantuvo con DiarioShow.com.

"A mí me gusta la actuación desde lo artístico y como espejo de vida. Desde chico, en la escuela, sentí esa necesidad de expresar cosas a través de mis personajes. Así lo entendí y sigo haciendo", contó el joven galán.

En este sentido, recordó que "para mí fue fundamental poder estudiar y realizar varios cursos de capacitación. Todo esto lo pude profundizar y me ayudó en la formación que fui adquiriendo, luego en los escenarios". No obstante, una y otra vez, destacó: "Un actor rinde prueba todos los días y se tiene que formar toda la vida".

Criado y educado en Vicente López, estudió en un colegio bilingüe. De ese ámbito y barrio conserva a sus grandes amigos. Precisamente debutó en un escenario alentado por su profesor de teatro, nada más ni nada menos que en la obra "Ricardo III" de William Shakespeare: "Fue una experiencia única, por la calidad del texto y por el desafío de mi personaje. La hice en inglés y realmente me encantó".

Camino a la fama

El ingreso a la popularidad se diogracias al mundo televisivo. En efecto, "Violeta", "Señales del fin del mundo", "El legado" y el "Mal menor" sirvieron de antesala para otros trabajos como "Esperanza mía" y la reciente y muy exitosa, "Amar después de amar", oportunidad en que hizo de hijo de Eleonora Wexler.

En tanto, en cine, formó parte del filme "Betibú" y fue Guillermo Puccio en la película de Pablo Trapero, "El clan".

Cuando se le pregunta si esta nueva realidad le hizo perder rutina en su privacidad respondió: "En absoluto, yo sigo viendo a mis amigos de siempre. Salimos, vamos al cine, a cenar, hacemos las cosas que siempre nos gustaron. Además soy muy consciente que la fama es algo puramente pasajero. No me preocupa para nada".

El joven está de novio con una de las chicas más influyentes del momento, Candelaria Tinelli, sobre quien comentó: "Estamos muy bien y disfrutando cada momento. Me gustan las relaciones estables, no me convence ir de chica en chica". Con ella mantiene un noviazgo de bajo perfil.

En relación a su conocidísimo suegro, manifestó que "Marcelo es muy buen tipo. Es una familia muy unida y que trata siempre de darte una mano. Me encantó haberlo conocido".

Sobre las tablas

Respecto de su actual trabajo como Marco Polo, manifestó que "es un combo de todo lo que me gusta hacer en un escenario. Estoy metido en una historia muy potente con canciones vocalmente exigidas. Además, tuve que aprender acrobacia y también algo de artes marciales. Realmente es un espectáculo que me gratifica plenamente".

El joven intérprete contó que "fue muy fuerte la enseñanza de kun-fu. Distribuye muy bien la energía y te hace adquirir profundidad y fortaleza interior".

Para Franco Masini todo hace al conjunto. "A mí me gusta combinar la parte intelectual con la disciplina física. Trato de cuidar cada detalle de mi físico. Vivo mi vida con intensidad, sin excesos", concluyó.