Laith Ashley De La Cruz nació varón con cuerpo de mujer. Desde muy joven supo lo que le ocurría y trabajó muy duro hasta poder adecuar su mente y cuerpo. Hoy es modelo masculino a la vez que lucha por los derechos de otras personas transexuales y la comunidad LGTB. 

"En el último año de secundaría comuniqué a mi novia que en ningún caso me sentía como lesbiana, sino como hombre heterosexual. Justo al mismo tiempo mi padre se enteró de que estaba cambiando y se enfrentó a mí. Me dijo que debía cambiar de apellido, que ya no era más su hija. Mi madre, aunque es muy religiosa, me quiere mucho, pero nunca logrará aceptar lo que soy", comentaba el modelo en entrevistas anteriores. Y lo reafirmó en una charla a corazón abierto con Susana Giménez la noche del domingo: "Para mi familia fue difìcil porque temían que la sociedad no me aceptara y me marginara".

"Yo supe desde chico que tenía algo diferente. Cuando mi mamá quería vestirme de mujer no me gustaba me sentía más cómodo siendo hombre", contó el dominicano que según expresó le gusta "abogar por los derechos de los grupos marginados. Por las mujeres y las mujeres trans, la comunidad LGTB y las personas de color que son muy discriminadas".

Por otra parte contó que si bien tiene a "una mujer transexual" como pareja lo importante es "saber que el amor es lo más importante" y que "lo íntimo no pasa por lo que se tiene entre las piernas. Cuando hay amor uno se las arregla".