NOTAS RELACIONADAS

@Rfilighera

"Mis padres amaban el teatro y esta circunstancia es la que caló hondo en el verdadero sentido de mi vocación. Por otra parte, todavía conservo aquellos discos de vinilo y también de pasta que eran de mi viejo, como un testimonio formal de mi pasión por el jazz".

De esta manera, Karina K reflejaba, a modo de síntesis, las circunstancias que motivaron su ingreso al mundo del espectáculo. Cabe señalar que la intérprete se encuentra realizando, todos los viernes, en el teatro Maipo, la obra "MamaPunk", un eficaz y emotivo tributo a la cantante alemana Nina Hagen. Y Karina (50) lo hace acompañada de su pareja Cynthia Manzi (29), quienes, como se sabe, contrajeron matrimonio el 16 de marzo de 2015.

¿Como nació esta bella historia de amor? Precisamente se conocieron gracias a los buenos oficios de Ricky Pashkus y Juan Caballé. Estaban en obras diferentes y fueron presentadas por los celestinos en cuestión. De ahí en más se consolidó un vínculo de particular fuerza.

Confesó que "en un principio para ‘MamaPunk’ había pensado en dos personajes masculinos para que me acompañaran. Pero luego Cynthia, con su particular tesón, me convenció de que la reescribiera y así fue como se incorporó ella con su personaje".

Hace casi 14 años Cynthia dejó su Salta natal y emprendió viaje hacia esta capital para capacitarse en el apasionante y bello universo de la comedia musical. Karina K, en tanto, viene de grandes reconocimientos a nivel público y crítica. Sus creativas composiciones como Yiya Murano en "Yiya" y en la piel de Judy Garland en "A través del arco iris" la volvieron a ubicar en uno de los peldaños más importantes del mundo del show.

La artista comentó más adelante que ya fueron aprobadas las carpetas de admisión para adoptar un hijo. "Todo es un verdadero desafío para nosotras y lo hemos encarado con amor y tolerancia. Nos casamos y apostamos a la rúbrica de una etapa importantísima y estamos, en este sentido, encantadas con la posibilidad concreta de ser madres".

Una historia de amor, en definitiva, descontracturada y de importantes tomas de posición tanto en el arte como en la vida misma. Karina K, una y otra vez, destacó: "Vivimos una etapa muy especial de nuestras vidas y con la llegada de nuestro hijo, seguramente, lo mejor estará por venir".